¿Quién es el ignorante?

Está circulando por redes sociales un vídeo de un candidato a la alcaldía de Magangué que en una entrevista dice de manera espontánea y coloquial “Yo no sé, pero sé quien sabe”, gracias a esta frase han convertido esa parte del vídeo en algo viral.

También han hecho memes y se han burlado de él a diestra y siniestra. Ayer cuando entré a Facebook encontré en mi muro diez publicaciones de amigos con el vídeo y la gente en los comentarios ridiculizando al candidato. Todas las burlas se reducen a decirle que es un bruto y un ignorante, por su puesto a juicio de los que opinan.

Pero en realidad quienes ciegamente actúan como ignorantes son los que comparten el vídeo y se burlan del candidato, porque Yalil Arana no dijo ninguna brutalidad.

Muchas personas a lo largo de la historia de la humanidad, filósofos, científicos y políticos han dicho lo que Arana manifestó en el vídeo. Todos esos grandes personajes han admitido que no saben todo y que no tienen porque saberlo. Simplemente hay que saber donde o en quien encontrar aquello que se desconoce.

Y es que es verdad, NADIE sabe todo y de todo, ni siquiera Albert Einstein, uno de los personajes que en su momento dijo algo en este sentido.

Personalmente, al primero que yo le descubrí una frase enfocada a la idea que expresó Yalil Arana, fue a Albert Einstein. Personaje que admiro y del que me he leído todos los libros y biografías que he podido. Sobre decir que fue una de las mentes más brillantes de la humanidad.

Mi querido Albert dijo “No necesito saberlo todo, tan sólo necesito saber donde encontrar aquello que me hace falta, cuando lo necesite”. Con esta frase él admitió y afirmó que no se debe tener todo el conocimiento de todo, simplemente saber donde buscarlo (libros o personas).

Si Einstein hubiera vivido en esta época, creo que hubiera respondido esa pregunta diciendo “no necesito saberlo todo, lo que desconozco lo busco en Google”. Albert se distinguía por ser, en ocasiones, sarcástico, irónico y divertido en sus respuestas.

Pero indagando descubrí que antes que Albert Einstein quien manifestó algo similar al respecto fue Lao Tsé, quien dijo: “Saber que no se sabe, eso es humildad. Pensar que uno sabe lo que no sabe, eso es enfermedad”.

Así que a mí juicio, Yalil Arana en su declaración hizo un acto de humildad al reconocer que no lo sabe todo y que sabiamente como dijo Séneca “En cuanto a mí, sólo sé que no sé nada”.

Y es que él como político y como cualquier político no tiene porque saberlo todo, para eso contratan asesores que saben lo que el político desconoce. El político o funcionario público debe saber contratar al que sabe.

Y para mí todos los que han compartido el vídeo de Yalil, burlándose de él por la supuesta “brutalidad” que cometió, no son más que borregos mediáticos compartiendo algo porque les parece gracioso sin detenerse a pensar un poco más allá.  Espero que mis amigos y contactos no se molesten, no es personal y cada uno asume lo que le corresponde.

El único error que Yalil cometió es que no fue un filósofo fue un político y que en el momento no recordó el nombre para citarlo, algo que le sucede a cualquier persona.

Y sí hubo alguien en la historia de Colombia que dijo textualmente lo que Yalil manifestó. Fue Guillermo León Valencia, expresidente de nuestro país, “Yo sé lo que sé, sé lo que ignoro, pero también sé quiénes saben lo que ignoro”.

Posdata: no conozco a Yalil Arara, jamás he ido a Magangué y no tengo ninguna relación política con él.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: