Saltar al contenido
Inicio » Blog » Primera batería cargada con energía de las frecuencias radiales

Primera batería cargada con energía de las frecuencias radiales

Se trata de la primera cosecha de energía del espectro radioeléctrico, es decir el de las emisoras de amplitud modulada (AM) y frecuencia modulada (FM) y la televisión digital terrestre (tdt).

BOGOTÁ D. C. — Agencia de Noticias UN-

La carga, que tardó tres meses, fue obtenida por ingenieros de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) a partir de las nubes de tormenta.

“Estas nubes tienen la capacidad de almacenar cantidades importantes de carga eléctrica y generan campos con dicha propiedad física durante su actividad. Tales acumulaciones hacen que exista una diferencia de potencial entre la nube y la superficie terrestre (gradiente), fenómeno que permite generar corrientes eléctricas denominadas corona, principio en el cual se basan las investigaciones que hemos adelantado”, afirma el profesor Francisco Román, director del Grupo de Investigación en Compatibilidad Electromagnética de la U.N. (EMC-UNC), pionero en estos estudios.

Con respecto a la carga, el ingeniero Carlos Rivera, quien adelanta la Maestría en Ingeniería Eléctrica en la U.N., señala que a partir de mediciones realizadas entre octubre y diciembre de 2016, y enero y marzo del presente año, comprobaron que para cargar una batería de 800 miliamperios/hora (mAh) se requieren tres meses, con un promedio mensual estimado en 255 mAh.

“Si se hubieran hecho registros durante los eventos de tormenta de finales de marzo en Bogotá, quizá se habría registrado una reducción considerable de los tiempos de carga”, precisa el magíster.

En 2012, uno de los hallazgos del trabajo adelantado por el profesor Román y el magíster David Ariza fue que los electrodos corona –al funcionar como antenas de banda ancha que se comportan como un sistema de almacenamiento independiente de las condiciones climáticas– no solo capturan la energía proveniente de estas nubes, sino que además atrapan la del espectro radioeléctrico –AM, FM y televisión digital terrestre (tdt)–, aunque la potencia es mucho más baja.

A través de unos diodos de radiofrecuencia y un circuito regulador de carga, la energía se transforma en señal continua, de tal manera que carga una batería de ion de litio utilizada en sistemas electrónicos de bajo consumo, como por ejemplo memorias de almacenamiento de mp3, relojes y marcapasos.

“Teniendo en cuenta que las estaciones de radio suelen transmitir las 24 horas del día, una de las ventajas de estas fuentes de energía no convencional es la de ser mucho más constante que la que se puede obtener de una nube de tormenta”, concluye el ingeniero Rivera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *