Saltar al contenido
Inicio » Blog » POBREZAS Y CARENCIAS (II)

POBREZAS Y CARENCIAS (II)

Los agricultores no son descuidados, de serlo; no habrían sobrevivido. Conocen bien su establecimiento. Conocen el olor de la tormenta que se avecina. Saben cuándo empieza la estación seca. Pero lo que saben, es una ínfima fracción de lo que deberían saber. Como por ejemplo: técnicas básicas de agricultura, crianza de animales  y manejo de insumos fundamentales (tierra, agua y nutrientes básicos).Esas diferencias son las que les mantiene en la pobreza. Es una categoría inicial y que tiene su expresión en algunas zonas geográficas del mundo, a veces llamadas “subdesarrolladas” o algún otro nombre parecido. Pero por situación geográfica, se les identifica dentro de algunos lugares del África.

Alfredo Oliveros. Egresado como Contador Público de: Universidad de la Rep. del Uruguay y Universidad de Buenos Aires (Argentina). Master en Economía Internacional de la Universidad de Belgrano (Argentina). Docente en Economía en distintas Universidades de América Latina. Contratado como asesor por distintos Gobiernos de América y asesor de distintos programas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo)

Dado que no se logró el objetivo que se buscaba alcanzar para el 2015, se plantea, poner fin a la pobreza para el 2025, siguiendo algunas propuestas, como las planteadas además de las referidas para los pobres indicados al comienzo de esta columna., existen como propuesta de recomendaciones (objetivos) como las detalladas en el libro de Jeffrey Sachs “El Fin de la Pobreza”. Se usarán dos de las mismas.

Objetivo primero: Acabar con la pobreza extrema (o absoluta). Es en la que las familias no pueden hacer frente a las necesidades básicas para sobrevivir. Sufren de: hambre crónica. No cuentan con asistencia médica. No tienen acceso a servicios de aguas potable, ni a saneamiento. No pueden costear la educación de algunos o de ninguno de sus hijos. No tienen elementos básicos: para proteger su vivienda y sus cuerpos de lluvias, humos, frio y calores excesivos.

El premio Nobel de la Economía del 1998, Amartya Sen lo recibió “por haber devuelto una dimensión ética al debate sobre problemas económicos vitales”. Agregando “Ser pobre es tener un nivel de ingresos insuficiente para poder desarrollar determinadas funciones básicas, tomando en cuenta las circunstancias y requerimientos sociales del entorno…”  Agregando “El análisis de la pobreza debe estar enfocado en las posibilidades que tiene un individuo de funcionar, más que en los resultados que se obtienen de ese funcionamiento”

b) Objetivo segundo: Los pobres no pueden esperar a que los ricos formulen el llamamiento a la justicia. Ha llegado el momento que ciertas democracias (Brasil, la India, Nigeria, Senegal, Sudáfrica, etc.) y otras decenas más -se unan para proclamar el llamamiento a la acción, a través de cajas de resonancia como: el G3 (Brasil, la India y Sudáfrica).

Es necesario recuperar el FMI y el Banco Mundial, ya que  cuentan con la experiencia necesaria para buscar acabar con la pobreza en el mundo. Ha llegado el momento de fortalecer con criterios del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, de la Organización Mundial de la Salud, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.etc. El objetivo será ayudar a los más pobres a que utilicen la ciencia y la tecnología, para superar la trampa de la pobreza.

A ese efecto aún cuando la pobreza extrema desaparezca, habrá que abordar incluso la degradación medioambiental, derivada de la contaminación industrial y el cambio climático a largo plazo asociado al uso masivo de combustibles.

 

La próxima entrega versará sobre: Alimentos y Despilfarros (III)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *