Pinceladas de la filmación de la primera película de exguerrilleros

La decisión de impulsar a hacer una película a un grupo de guerrilleros desmovilizados en Colombia a partir del acuerdo de paz de 2016 entre el Gobierno y las FARC fue, además de una apuesta inédita, una fuente de situaciones curiosas desde lo humano y lo profesional, en las que a menudo hasta se colaba el humor, según el relato del productor, el cineasta Ricardo Coral.

La reconstrucción de ese proceso, hasta el estreno de “Memorias guerrilleras”, dejó algunas reflexiones y momentos que Coral aportó en diálogo con Télam:

-“La filmación es bastante primitiva. ‘No hay primeros planos’, me dijo alguien. Pero claro, si estos chavales son exguerrileros. Un primer plano es sofisticado para ellos. La belleza está en lo que ellos cuentan”.

  • El equipo de apenas ocho profesionales llegó a La Elvira, en Cali, el 7 de agosto de 2017, y estaba previsto que el 14 el grupo hiciera entrega de sus últimas armas, así que el 8 de agosto filmar fue casi obligatorio. “Hicimos dos planos secuencias, que fue mi única participación en la película porque después nos quedábamos sin armas”, contó Coral. Para el resto de las escenas se lograron unos “fusiles” que en verdad estaban hechos de madera y que se consiguieron en Cali.

  • “Son todos muy jóvenes, de menos de 30 años, excepto Camilo, uno de 35. Y hay casos impactantes, como el de Xiomara, que tenía 29 en ese momento y estaba en la guerrilla desde los 11. 18 años ahí”.

  • “Se trató de un contacto humano que yo nunca había tenido porque mis asuntos siempre fueron muy industriales. Lo que más me tocó fue eso: lo humano. Una chica había perdido a su hermana. La habían matado los paramilitares. Desde sus 13 años que no lloraba. Y vio una escena, haciendo la claqueta (la pizarra que marca el inicio de escena), y después se fue muy rápido. Y era que hacía 20 años que no lloraba y tuvo su momento de catarsis. No pudo parar de llorar en tres días”.

  • “El proyecto de (el máximo jefe de las extinta FARC Manuel) Marulanda está en pie, pero es muy caro. Yo quiero hacer un fresco sobre la historia del conflicto. Y Marulanda abarca todo. Con dos años de escuela primaria tuvo en jaque a toda la institucionalidad colombiana, con un proyecto político. Sería un retrato de la modernidad en un país feudal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *