Saltar al contenido
Inicio » Blog » Las políticas económicas las carga el diablo

Las políticas económicas las carga el diablo

Las políticas económicas resultan fundamentalmente de la suma de las políticas cambiaria y monetaria. Están desarrolladas por el Banco Central (BC) correspondiente, generando expectativas en factores económicos, a través –respectivamente- de la fijación de los tipos de interés y la  determinación del precio de la moneda extranjera (tipo de cambio). El BC cumple, además, otras funciones, que se analizarán en futuros trabajos.

Alfredo Oliveros. Egresado como Contador Público de: Universidad de la Rep. del Uruguay y Universidad de Buenos Aires (Argentina). Master en Economía Internacional de la Universidad de Belgrano (Argentina). Docente en Economía en distintas Universidades de América Latina. Contratado como asesor por distintos Gobiernos de América y asesor de distintos programas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo)

Sin embargo, el universo supuestamente cubierto por el análisis de “tasas de interés” y “tipo de cambio”, no resulta suficiente para explicar el porqué de los fenómenos industriales o sociales, lo que ha llevado a introducir en el análisis correspondiente “la inflación”. Se supone que viene a ser como el corrector de las imperfecciones existentes en la toma de datos para las dos políticas, que no recogen las nuevas situaciones que se dan en los sistemas socio-económicos, especialmente en lo referido al desarrollo económico… Para hacer más creíble el futuro de los “datos económicos”, se agrega el uso de la denominación “real”, pero es más de lo mismo….

El manejo del dinero, impulsado por los sistemas electrónicos, genera bastante confusión, en la recopilación de información, para considerar las “realidades” de los hechos económicos. Se necesitan enfoques totalmente nuevos que acaso no sean siquiera económicos.  Los enfoques macroeconómicos-administrativos de la política nacional erran mucho. Y el problema está en los datos económicos que se usan y que no tienen mucho valor, por el desorden. Uno de los problemas, por ejemplo, es que no se reconoce como medir la salud y fuerza de la sociedad. (H.Henderson).

Un ejemplo: Todos los países se han sentido tentados en devaluar la moneda para ayudar a amortiguar sus economías de vez en cuando. Dicho esto, las devaluaciones de China podrían suponer un problema para la economía mundial. Dado que China es el mayor exportador del mundo y su segunda economía, cualquier cambio que haga una entidad tan grande en el panorama macroeconómico tiende a tener repercusiones notorias. Con el abaratamiento de los productos chinos, es posible que se reduzcan los ingresos comerciales de muchas economías pequeñas y medianas impulsadas por las exportaciones chinas. Y si estos países están endeudados y tienen una gran dependencia de las exportaciones, sus economías podrían recibir un impacto severo.

La economía es un argumento político. No es, y nunca podrá ser, una ciencia. En la economía no existen verdades objetivas, que pueden ser establecidas independientemente de los juicios políticos y a menudo morales… El argumento de la filtración descendente, por ejemplo, depende en gran medida del supuesto de que, cuando se les concede una porción más grande de la producción nacional, los ricos la utilizan para realizar más inversiones. Supuesto que jamás ha sido corroborado por la realidad. (Ha-Joon Chang)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *