La columna de AlfredoOpinón

La Pobreza

La Pobreza es un fenómeno histórico y que tiene que ver con la imposibilidad de personas en obtener ingresos que cubran las necesidades básicas: comida, ropa y techo. Es la llamada pobreza extrema o absoluta. Existe otro tipo de pobreza, la de las personas que reciben ingresos, pero les alcanza solo para comida y ropa, no pudiendo acceder a la educación y la sanidad. Sería la pobreza multidimensional.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), son ocho propósitos de desarrollo humano fijados en el año 2000, que los 189 países miembros de las Naciones Unidas, acordaron conseguir para el año 2015. Lo relativo a la pobreza se establecía como: “Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas que sufren hambre y la proporción de personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar diario”.

Alfredo Oliveros. Egresado como Contador Público de: Universidad de la Rep. del Uruguay y Universidad de Buenos Aires (Argentina). Master en Economía Internacional de la Universidad de Belgrano (Argentina). Docente en Economía en distintas Universidades de América Latina. Contratado como asesor por distintos Gobiernos de América y asesor de distintos programas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo)

Según las estadísticas del Banco Mundial, publicadas en abril de 2011, acerca del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, “Dos tercios de los países en desarrollo están bien encaminados o próximos a lograr metas importantes para erradicar la extrema pobreza y aliviar el hambre.” La razón fundamental de este pronóstico,  resulta por la alta tasa de crecimiento económico registrada en los países menos desarrollados entre 2007 y 2010.

En 2015 se ha extendido la lista de objetivos, ahora llamados los objetivos de desarrollo sostenible. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), son un conjunto de 17 objetivos y 169 metas que los miembros de las Naciones Unidas han aprobado como parte de la Agenda 2030. Los ODS tienen por finalidad estimular en los próximos 15 años la acción, para poner fin a la pobreza y el hambre, proteger el planeta contra la degradación medioambiental y propiciar sociedades prósperas, pacíficas, y  justas.

CEPAL (Comisión Económica para América Latina) señala que la mayoría de la población total y de la población pobre en América Latina y el Caribe, se encuentra en los centros suburbanos. La incidencia de la pobreza extrema es mucho mayor en las zonas rurales que en las urbanas. Sin ir más allá, en 1997 más de la mitad de los hogares rurales vivía en la pobreza y cerca de un tercio en situación de pobreza extrema. A los pobres de las zonas rurales de la región se les plantean por lo menos tres problemas básicos: i); nutrición insuficiente, mala salud y servicios educativos deficientes; ii); escasas oportunidades de empleo productivo en la agricultura y en actividades no agrícolas; y iii); bajo grado de organización para promover efectivamente los intereses rurales. Centrándose la solución en tres tipos de posibilidades de acción  para generar o elevar los ingresos de los pobres de las zonas rurales: uno que se basa en el crecimiento del sector agrícola; otro que apunta al uso sostenible y la conservación de los recursos naturales, y el último basado en la importancia creciente de las actividades económicas rurales que se desarrollan fuera del predio agrícola. Hay al menos dos posibilidades más de reducción de la pobreza rural: la tradicional migración a las zonas urbanas y la asistencia destinada a las personas que necesitan tener un mínimo acceso a las redes de seguridad social.               ¿Quiénes son los responsables de que existan pobres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.