Saltar al contenido
Inicio » Blog » Tecnología Económica

Tecnología Económica

El objetivo inmediato de los gobiernos, frente al inicio del desarrollo de La Cuarta Revolución Industrial, es impulsar la gobernanza tecnológica. Eso requiere la creación de formas y revisión permanente de “nuevas tecnologías”, para ajustarlas, en la medida que se tratará de nuevas propuestas y que podrá requerir la participación de nuevos sectores.

Alfredo Oliveros. Egresado como Contador Público de: Universidad de la Rep. del Uruguay y Universidad de Buenos Aires (Argentina). Máster en Economía Internacional de la Universidad de Belgrano (Argentina). Docente en Economía en distintas Universidades de América Latina. Contratado como asesor por distintos Gobiernos de América y asesor de distintos programas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo).

Debe considerarse que la nueva Tecnología será el resultado de transformaciones de la combinación actualizada, especialmente de regímenes de Energía y Comunicación. Significará revolucionar los métodos tradicionales de producción de bienes y servicios. Lo que permite reconocer nuevas posibilidades para los emprendimientos, ya que permite: optimizar, procesos de producción, descubrir nuevos mercados e incluso acceder a nuevos servicios. Además, se hará en la medida que se aprovecha para superar errores del pasado y que se mantienen.

La mueva Tecnología a impulsar. descansa en un amplio reconocimiento. Si se considera, como ejemplo, lo relativo al revolucionario sistema de la impresión 3D – y que hará dejar de ser una cultura de aficionados, para convertirse en un nuevo paradigma económico – es la aparición de una infraestructura de autoproducción que dará lugar a iniciativas empresariales nuevas con una productividad y una eficiencia que nos acercarán a unos costes marginales casi nulos, en la producción y distribución de bienes y servicios, alejándonos de la era capitalista y acercándonos a la nueva era “colaborista”/( Rifkin)

La nueva Tecnología Económica no debe desarrollarse, únicamente, bajo un análisis de costos-beneficios. Ya que requieren de decisiones subjetivas a ser consideradas bajo una cantidad de interrogantes complejos, que impiden reconocer los límites del referido análisis. Algunos de esos interrogantes deberán tener que ver con la elección de indicadores apropiados de efectos potenciales negativos y positivos, ya que existirá una inclinación a privilegiar a los que den como resultado los más baratos, por una tendencia a manejar las situaciones bajo una concepción casi exclusivamente monetaria.

Especialmente, dentro de ese manejo estarán los Gobiernos, no advirtiendo los valores que se deben reconocer. Pero también existirá otra capa social de resistencia, como puede ser la de aquellos “técnico-científicos”, que, si no sale de su ámbito de investigación, las propuestas a realizar son una pérdida de tiempo. También existirán, en otras situaciones, la utilización parcial de resultados de Nueva tecnología y una apropiación indebida de los verdaderos gestores iniciales, que son desposeídos de sus trabajos por argucias jurídicas (patentes, por ejemplo).

No obstante, igual, ahora, se advierten nuevos buenos resultados en distintos campos como ser: la salud, la nanotecnología molecular, el internet, la inteligencia artificial, etc.  Son productos en su momento de avances en nuevas Tecnologías.

¡Gracias a los estudiosos de la nueva Tecnología Económica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *