Saltar al contenido
Inicio » Blog » ¿Ahorro – Inversión – Desarrollo – Ahorro?

¿Ahorro – Inversión – Desarrollo – Ahorro?

“En las discusiones sobre desarrollo se suele escuchar que América Latina y el Caribe ahorra poco. Y  los datos están ahí para demostrarlo; la región ahorra entre 10 y 15 puntos porcentuales del producto interno bruto (PIB) menos que los países más dinámicos de Asía Emergente”  (BID-Ahorrar para desarrollarse…).

Alfredo Oliveros. Egresado como Contador Público de: Universidad de la Rep. del Uruguay y Universidad de Buenos Aires (Argentina). Master en Economía Internacional de la Universidad de Belgrano (Argentina). Docente en Economía en distintas Universidades de América Latina. Contratado como asesor por distintos Gobiernos de América y asesor de distintos programas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo)

Si se considera grave el alcance de esa falta de ahorro, lo es, ya que  puede incluir a varios sectores involucrados. Tanto sean: privado, público o empresarial. Pero además, si se analizan actividades que se vean comprometidas, la preocupación crece aún más. Puede tratarse de  carencias en materia de: estabilidad, crecimiento o desarrollo. Con lo que se afecta las determinantes económicas del consumo y la inversión.

En lo referido a  la satisfacción de necesidades del consumo, el ahorro, para la familia, puede constituirse para tres finalidades. Puede formarse para disponer de liquidez  y  adquirir de inmediato un servicio o un bien. Puede conformarse para protegerse contra determinados riesgos (enfermedad, pérdida de empleo, inflación, etc.). O se puede conformar el ahorro para acrecentar el patrimonio para poder trasmitírselo a los herederos.

Lo referido a la inversión y vinculada al sector empresarial, el destino del ahorro empresarial, tendrá que ver con la actividad de invertir, O sea: adquirir nuevos medios de producción, mejorar  rendimientos, o diversificar el origen de futuros resultados. Pero para juzgar la bondad del resultado, deberá generar una ganancia Pero ahí aparece una situación a contemplar, como son “las nuevas finanzas”. La propagación de la comercial, el surgimiento de la Bolsa, el avance de la Inversión, y el crecimiento de  los mercados  de bonos corporativos y soberanos, han permitido movilizar recursos y agrupar riesgos a una escala sin precedentes.

Hay que regular el sistema financiero, de no hacerlo, podrán surgir nuevas crisis. Para lo que se deben revisar las regulaciones financieras, incluyendo las que han sido abolidas y establecer las nuevas, pero con sentido de simplificar el sistema financiero. Evitando las complejidades que debilitan una operatoria. Además debe impulsar un sistema, que asegure el tránsito de la macroeconomía hacia la microeconomía.

“Necesitamos una completa reestructuración de la economía y de todos los engaños estadísticos, * para los cuales estamos tratando de enfrentarnos a esa abstracción llamada “la economía”. Debemos incluir todo tipo de datos de muchas otras disciplinas, incluso la psicología, la biología y la física. Los economistas deberán aprender esto, o dejarse barrer por la corriente” *

*La Política de la Edad Solar –Alternativas a la Economía- Hazel Henderson”-Fondo de Cultura Económica 1985- Primera Parte “La Política de la Reconceptualización”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *