Medio AmbienteNoticias

Micorrizas optimizan cultivos de café

Estos hongos, que funcionan como abono biológico, facilitan tanto la absorción de fosfato como el aumento del crecimiento de plantas de café de las variedades Castillo Tambo, Castillo Naranjal y Tabi, según un estudio que sugiere potenciar su uso en la caficultura.

Las micorrizas utilizadas en el experimento fueron las Rhizo glomus fasciculatm, hongos nativos del suelo que hacen simbiosis con las raíces de las plantas, es decir que las benefician al facilitarles la absorción de nutrientes y de agua. Además les brindan tolerancia a las enfermedades.

El objetivo de la investigación fue analizar la “dependencia micorrizal”, un concepto que relaciona el nivel de necesidad de las plantas a las micorrizas, el cual se mide en aspectos como el crecimiento, la masa seca aérea (peso de las hojas y tallos secos) y la masa seca radical (peso de las raíces secas). Las diferencias están determinadas por el nivel de fosfato en el suelo.

Esto se evidenció después de un experimento realizado con 180 plantas almacenadas en bolsas de almácigo, de un kilo cada una, a las que se le agregaron concentraciones de 0,02, 0,1 y 0,2 miligramos de fósforo por litro, aunque también hubo plantas a las que no se les puso este nutriente.

La prueba tardó 144 días con las variedades Castillo Naranjal, Castillo Tambo y Tabi, que son las que actualmente implementa la Federación Nacional de Cafeteros.

Las plantas de estas variedades que utilizaron 0,02 miligramos por litro lograron incrementos del 90, 93 y 83 %, respectivamente, en el crecimiento de hojas, tallos, y de raíces. Las que usaron 0,1 miligramos por litro tuvieron aumentos de 22, 25 y 22 %, y en las de 0,2 miligramos por litro no hubo incrementos significativos, expone el ingeniero agrónomo Johan Cuervo Correa, magíster en Geomorfología y Suelos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín e integrante del Grupo de Investigación Microbiología de Suelos, liderado por el profesor Walter Osorio.

En su trabajo de grado, el ingeniero explica que el fósforo es uno de los nutrientes esenciales pero también el más limitante para la producción de cultivos, ya que puede estar retenido en varios suelos, por lo que hacer la fertilización con él puede ser menos eficiente que con las micorrizas.

“Utilizar fertilizantes químicos en grandes cantidades puede causar contaminación porque pueden llegar a las fuentes hídricas a través de la lluvia. Con el uso de las micorrizas se podría optimizar la aplicación de fertilizantes fosforados, por ser más efectivas en cantidades moderadas”, afirma el magíster Cuervo Correa, quien destaca que estas también son una alternativa más económica para los caficultores.

Dependencia micorrizal

En su trabajo de grado el magíster explica que si bien las variedades Castillo Naranjal y Castillo Tambo son altamente dependientes a las micorrizas, la Tabi, lo es mucho más todavía.

“Por lo general la recomendación de las dosis de micorrizas se hacen sin discriminar las variedades de una misma especie vegetal. Por ejemplo para café se sugiere aplicar unos 20 gramos por planta en vivero, pero con la investigación se dan pistas de que hay un comportamiento diferencial entre variedades”, asegura.

Con estos resultados, los caficultores pueden conocer qué cantidad de micorrizas aplicar y en qué variedades podrían tener un mejor desempeño.

El estudio del investigador es novedoso porque analiza variedades nuevas y completa estudios anteriores que tradicionalmente se han hecho con otras como Colombia, Caturra y Típica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.