Murió un anciano sobreviviente del holocausto nazi que se decía «el hombre más feliz del mundo»

El sobreviviente del holocausto nazi Eddie Jaku, quien se definía como «el hombre más feliz del mundo» y militó por muchos años contra el odio pese a su pasado de sufrimiento, murió hoy en Sídney, Australia, a los 101 años, informaron sus familiares.

«Eddie Jaku fue un faro de luz y esperanza no solo para nuestra comunidad, sino para el mundo», ponderó el director ejecutivo de la Junta de Diputados Judíos del estado de Nueva Gales del Sur, Darren Bark, en un comunicado.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue prisionero en cuatro campos de concentración y logró una cinematográfica huida a bordo de un tren en medio de una «marcha de la muerte», sobreviviendo por varios días solo en un bosque.

Después de todos estos pesares decidió dedicar el resto de su vida a apoyar la paz y la amabilidad.

«No odio a nadie. El odio es una enfermedad que puede destruir a tu enemigo, pero te destruirá también a ti», solía siempre repetir.

Para celebrar su centésimo cumpleaños, el año pasado, publicó su autobiografía titulada «The Happiest Man on Earth» (El hombre más feliz del mundo).

«Viví por un siglo y vi el mal en la cara», escribió en su libro de memorias.

Jaku contó haber visto «lo peor de la humanidad, los horrores de los campos de exterminio, los intentos nazis de exterminar vidas».

Pero su afán exculpatorio y la militancia contra el odio lo llevó a afirmar: «Ahora me considero el hombre más feliz de la Tierra».

Nacido en la ciudad alemana de Leipzig, en 1920, Jaku vivía en Australia desde 1950.

Deja a su esposa de 75 años, Flore, sus hijos Michael y Andre, cuatro nietos y cinco bisnietos, refirió la agencia de noticias ANSA.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: