La manera más práctica de escuchar la música favorita en el coche

Por Fabian Hoberg (dpa)

Quien viaje mucho en su coche no debería renunciar de ninguna manera a su propia playlist. Porque si se confía en que siempre hallará una emisora radial que se adapte al trayecto y a su ánimo se verá bastante decepcionado.

Una manera clásica de llevar la música favorita de cada uno en el coche es digitalizar en la computadora la colección de CDs. “Quien tenga muchos CDs, tarde o temprano tendrá que transformar su bibiolteca musical”, opina Michael Zeitler, especialista en equipos de audio para coches, quien dirige una tienda especializada en Colonia, Alemania.

“Muchos dispositivos nuevos aún tienen reproductores de CDs y DVDs, y muchas veces también conexiones para tarjetas SD o memorias USB, pero no tienen cargador múltiple de CDs”, añade.

Llévese la memoria USB

Lo más sencillo es llevar los archivos musicales en una memoria USB (pen drive). Los de más capacidad con hasta 64 gigabyte (GB) pueden almacenar miles de canciones.

En ese caso, los archivos musicales se pueden trasladar también directamente a un almacenamiento en línea (nube). Y es que incluso en los coches ya muchas veces la música viene directamente a través de Internet. “A la larga, toda la música estará almacenada en una nube o se descargará de servicios de streaming”, sostiene Zeitler.

ILUSTRACIÓN – Muchas funciones del móvil se pueden manejar a través de la radio de los autos modernos. El teléfono debería permanecer en su soporte durante la marcha. Foto: Zacharie Scheurer/dpa-tmn

Hay que tener en cuenta que existen diferencias de calidad de sonido entre los diferentes formatos de archivo musicales. Éstas se pueden configurar en la digitalización, lo que se conoce como “ripear”, dependiendo del programa.

“Los más melómanos, que valoren la máxima calidad en su colección de música, los archivan en formato FLAC”, dice Zeitler. FLAC son las siglas de Free Lossless Audio Codec, un formato con alta calidad de sonido que comprime la música de modo diferente a, por ejemplo, los formatos MP3 o AAC.

Sin soporte adecuado nada funciona

Quien ya esté abonado a un servicio de música, lógicamente lo puede usar en streaming en su coche, siempre y cuando cuente con un soporte estable y alimentación eléctrica para su teléfono móvil. Según Zeitler, es secundario si la conexión a la radio del coche se hace a través de un cable USB o de Bluetooth.

Quien deba limitar la utilización de su volumen mensual de datos, debería aprovechar las funciones online de la app de música y descargar los contenidos ya en casa a través de una conexión wi-fi.

Matthias Wagner, miembro de la junta directiva del grupo de tiendas especializadas Car Akustik, utiliza otra manera de escuchar música a través de su teléfono móvil. En el coche, recurre a canciones que él mismo almacenó en su celular: “Siempre tengo el teléfono conmigo y en él tengo guardadas todas mis canciones preferidas”. También en este caso provienen de su colección de CDs digitalizada.

Es especialmente importante el soporte para el teléfono dentro del vehículo. Y es que está establecido por ley que mientras se conduce no se puede sostener el teléfono en la mano. Sólo está permitido echarle un vistazo para manejarlo y darle indicaciones en las condiciones de tráfico adecuadas.

No debería ser una discoteca rodante

Aun cuando escuchar música en el coche pueda ser divertido, no hay que exagerar. Una discoteca rodante no sólo puede dañar los oídos, sino que también puede ser peligrosa para los demás usuarios de la carretera.

Pero, ¿qué sería un volumen demasiado elevado? No está regulado qué tan fuerte pueden oír la música las personas en sus coches. Pero el conductor es responsable de que su vista y su oído no se vean perturbados por las demás personas que ocupan el coche, animales, la carga, dispositivos o el estado del vehículo.

ILUSTRACIÓN – La música ayuda a mantener el buen humor al volante. Foto: Christin Klose/dpa-tmn

“Los conductores siempre deben garantizar que mientras conducen y escuchan música pueden serguir percibiendo acústicamente el tráfico, es decir, las bocinas de otros vehículos, las sirenas de los vehículos de emergencia y los timbres de las bicicletas”, recomienda Kay Schulte, especialista en prevención de accidentes.

Los auriculares en el coche están prohibidos

“No hay una cantidad exacta de decibeles”, señala Schulte. Cuando conductor y acompañante pueden conversar sin gritar, el volumen en general es aceptable. “Lo importante es que el conductor pueda seguir percibiendo sonidos secundarios más allá de su vehículo”.

Schulte advierte que en ningún caso se deberían utilizar auriculares en el coche, porque el conductor quedaría así más o menos aislado de los sonidos exteriores, especialmente en el caso de los “in ear”, que son acústicamente más cerrados, y lógicamente en el de los que cuentan con el sistema de “noise cancelling”, es decir, que suprimen activamente el ruido exterior.

Así actúa la música en la psiquis del conductor

¿Puede ser molesto o incluso peligroso escuchar música en el coche? El psicólogo Ralf Buchstaller considera que escuchar música en el coche no es especialmente pertubador. “Pero siempre depende del estado del tránsito, de la situación psicológica del conductor y de si eligió él mismo la música o no”, observa Buchstaller.

El profesional añade que la música suele relajar más bien si la situación general es relajada. En situaciones estresantes, por ejemplo, cuando uno busca un recorrido en una ciudad que no conoce, la música puede ser molesta. “Pero no podemos hacer una diferencia de acuerdo al género músical. La mayoría de los conductores de todas maneras eligen más bien una música que los tranquilice”, comenta.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: