Entiendo a Petro

Esta semana debido a los mensajes de Petro en Twitter, medio mundo le ha caído encima, tildándolo de apoyar a Maduro, de respaldar una dictadura, rechazar la democracia y demás.

He leído con detenimiento todos los trinos recientes de Petro sobre Venezuela, debo decir que lo entiendo y estoy de acuerdo.

Evidentemente, debido a las imágenes y vídeos, se puede ver que hay una Venezuela dividida. Miles de miles salen a las calles a pedir que Nicolás Maduro deje el poder. Su clamor es válido, correcto, todos queremos que ese hombre salga de Venezuela, para que se acabe el hambre, la miseria, la violencia y el abuso, entre muchas otras cosas.

Pero también hay miles de venezolanos que salieron a las calles a apoyar a Maduro. Miles con la camiseta roja gritando arengas a favor de Nicolás Maduro. No entiendo las razones por las cuales lo apoyan. Veo miles d venezolanos huyendo del hambre, dejando sus hogares para vivir en Colombia casi en la indigencia, prefieren eso a seguir pasando hambre y violencia en su país.

Así que no entiendo cómo hay miles de ciudadanos venezolanos que respaldan a Maduro. Que como una ola roja salieron a la calle a apoyarlo. No eran unos tres gatos, eran miles, tantos como los que salieron a pedir que se vaya Maduro.

Claramente Venezuela es un país dividido entre quienes apoyan a ese presidente criminal y quienes claman que se vaya.

Y a eso se refiere Gustavo Petro. La solución no es una guerra, no es una intervención militar gringa apoyada por nuestro país. Por la experiencia en medio oriente, los estadounidenses cuando invaden un país lo destrozan hasta su base.

No es una ola de sangre, muerte y destrucción lo que Venezuela necesita. La guerra nunca es la solución. Tenemos miles de ejemplos que nos dicen a gritos, la guerra no es el camino. Algunos quizás desconozcan la historia de la humanidad, otros aplican amnesia selectiva para olvidar y hacerse los locos.

Muchos de los colombianos que claman una intervención militar a Venezuela no saben que es un conflicto armado. No han estado en un fuego cruzado. No les han asesinado a sus padres, hermanos o hijos en un enfrentamiento.

No conocen el horror de la guerra o de la violencia armada. Claman guerra desde el sillón de su casa, tomándose una Coca Cola y volviéndose en redes sociales unos defensores de la democracia, apoyando el derramamiento de sangre.

De sangre que quizás no le va a doler. Aunque uno no sabe, es posible que una guerra entre ambos países obligue a muchos de reserva, a salir al frente armado. O que bombardeen nuestras ciudades ¿Quién sabe que pueda pasar? Pero seguramente nada bueno.

Petro llama al diálogo. Definitivamente no puede ser el mismo tipo de diálogo que se ha llevado hasta el momento. Pero tienen que existir otras maneras de sacar a ese hombre del poder sin necesidad de entrar en un conflicto armado, en el que a demás se involucraría nuestro país.

Esto es lo que Petro quiere decir con sus trinos o por lo menos es lo que yo entiendo de su mensaje y estoy totalmente de acuerdo con él.

Posdata: es necesario aclara que no soy petrista o de izquierda, en realidad no tendría que hacer la aclaración, pero posiblemente al hacerla evite los aburridos comentarios y señalamientos de comunista y demás.

Cuéntanos lo que piensas