Opinón

¡Sí, bajemos la edad de jubilación!

Este es un artículo de opinión de Joseph Chamie, demógrafo, consultor independiente y exdirector de la División de Población de las Naciones Unidas.

Por Joseph Chamie

PORTLAND, Estados Unidos – ¡Sí, bajemos la edad de jubilación! Ese es el mensaje clave que los trabajadores de todo el mundo están transmitiendo a sus gobiernos.

En lugar de aumentar la edad de jubilación como proponen ahora muchos gobiernos, los hombres y mujeres de todo el mundo quieren dejar de trabajar mucho antes de llegar a la tercera edad, que es aproximadamente a los 60 años.

Después de trabajar con mucho esfuerzo durante años en fábricas, oficinas, tiendas, depósitos, vehículos, campos, etc., la mayoría de los trabajadores del mundo quieren dejar de trabajar antes de llegar a la vejez. Ese deseo se traduce en salir de la fuerza laboral y recibir una pensión del gobierno aproximadamente a los 55 años.

Los funcionarios gubernamentales, los asesores económicos, los líderes empresariales y muchos otros que piden aumentar la edad de jubilación sin duda considerarán que reducirla es absurda, al borde de la blasfemia financiera y que conduce a la perdición de una economía. Algunos han argumentado que la reducción de la edad de jubilación supone una carga inasequible e injusta para los contribuyentes.

Por el contrario, en lugar de conducir a la ruina de una economía, una edad de jubilación de 55 años puede marcar el comienzo de un «renacimiento de la jubilación» que resultará en beneficios incalculables para las sociedades de todo el mundo.

El renacimiento mejorará y extenderá la calidad de vida de los jubilados. También se espera que reduzca las tasas de desempleo, genere una mayor motivación entre los empleados más jóvenes para continuar trabajando hasta la jubilación, brinde a las empresas trabajadores jóvenes enérgicos, saludables y bien capacitados, y fomente las interacciones intergeneracionales, la recreación, los pasatiempos y las actividades culturales.

Además, este renacimiento puede contribuir a elevar los bajos niveles de fertilidad al hacer que el cuidado de los niños esté más disponible. Hoy, dos tercios de la población mundial vive en un país donde la tasa de fecundidad está por debajo del nivel de reemplazo de alrededor de 2,1 nacimientos por mujer.

El autor, Joseph Chamie
El autor, Joseph Chamie

El renacimiento de la jubilación permitirá que hombres y mujeres jubilados con hijos adultos ayuden con el cuidado de niños y actividades relacionadas. Con abuelos disponibles para el cuidado de los niños, se puede esperar que las madres y los padres jóvenes que trabajan estén más dispuestos a tener más hijos.

Las protestas, manifestaciones y objeciones en Asia, Europa, América del Norte y otros lugares reflejan la resistencia de la gente a trabajar hasta colapsar y casi morir, según afirman.

Una gran mayoría de trabajadores ha expresado claramente su oposición a las propuestas de sus respectivos gobiernos que exigen que las personas trabajen hasta bien entrada la vejez antes de tener derecho a recibir las pensiones de jubilación prometidas.

Las diversas insolvencias proyectadas de los sistemas de pensiones del gobierno, con frecuencia citadas como justificación para elevar la edad de jubilación a niveles récord, a menudo son descartadas por los trabajadores y sus partidarios como irrelevantes.

Las insolvencias, sostienen los trabajadores, son simplemente excusas financieras inventadas por funcionarios del gobierno y sus partidarios adinerados, que se oponen a pagar su parte justa de impuestos, para justificar su objetivo de aumentar la edad de jubilación y recortar los beneficios de pensión.

Además de impuestos más altos para los ricos y las grandes corporaciones, los trabajadores argumentan que los gobiernos tienen muchos recursos financieros a su disposición para permitir reducir la edad de jubilación y financiar los programas de pensiones.

Algunos sostienen que los países podrían reducir sustancialmente sus gastos de defensa y redirigir los ahorros sustanciales a los programas de pensiones de retiro.

Sin duda, es cierto que, en promedio, las personas viven más que en los últimos tiempos y la proporción de personas mayores está aumentando. Sin embargo, esos aumentos en la longevidad no se han compartido por igual entre las poblaciones.

En general, las personas con altos ingresos han experimentado ganancias en longevidad, mientras que las personas con bajos ingresos han registrado pocas ganancias en el mayor tiempo de vida. Además, los trabajadores sostienen que vivir más tiempo no debería traducirse en trabajar más tiempo y recibir beneficios de jubilación reducidos.

Tanto hombres como mujeres pasan décadas trabajando en labores que no disfrutan particularmente y para jefes que detestan.

Muchos argumentarían que parece justo y razonable tener varias décadas disponibles para los trabajadores que les permitan hacer lo que deseen antes de que eventualmente se enfrenten a la muerte.

Las personas se oponen en gran medida a trabajar hasta que estén cansadas, postradas en cama e incapaces de disfrutar los años restantes de su vida.

También se da el caso de que, en promedio, las mujeres viven varios años más que los hombres. A los 65 años, por ejemplo, a nivel mundial, las mujeres viven cerca de tres años más que los hombres.

En otros países, como Francia y Japón, se observan diferencias aún mayores en la esperanza de vida a los 65 años entre mujeres y hombres, con casi cuatro y cinco años, respectivamente (Gráfico 1).

Gráfico 1: Esperanza de vida a los 65 años para hombres y mujeres en países seleccionados – 2022. Fuente: Naciones Unidas

Teniendo en cuenta esas diferencias de género bien documentadas en la longevidad, la edad de jubilación de las mujeres podría ser varios años mayor que la de los hombres, quizás 57 y 54 años, respectivamente. Tal diferencia entre mujeres y hombres ayudaría a garantizar la igualdad de género en el número de años de jubilación.

Además, ni los hombres ni las mujeres deben ser obligados a trabajar más allá de las edades de jubilación oficiales más bajas recomendadas para hombres y mujeres. Por supuesto, se deben permitir excepciones y las edades oficiales de jubilación más bajas no deben impedir que las personas trabajen en la vejez si así lo desean.

Algunos jefes de estado, funcionarios electos, burócratas del gobierno, inversionistas, dueños de negocios, académicos, personas ricas, artistas y muchos otros eligen por razones personales trabajar más allá de la edad oficial de jubilación y parece funcionarles. Algunos jefes de estado actuales, por ejemplo, exceden la edad oficial de jubilación de sus respectivos países y pocos de sus electores se oponen (Gráfico 2).

Gráfico 2: Edad de Jefes de Estado seleccionados – 2023. Fuente: Recopilación del autor

Con un récord en la población mundial de 8.000.000.000 de personas, la cantidad de mujeres y hombres jóvenes disponibles para trabajar es la mayor de la historia. Mientras que la proporción de la población mundial entre las edades de 18 a 59 años era del 52 % en 1950 y ascendía a 1300 millones, esa proporción aumentó al 56 % en 2022 y ascendió a 4500 millones.

No se puede negar el hecho de que la población mundial es más vieja que en el pasado. Durante los últimos 70 años, la proporción de la población mundial de 60 años o más casi se ha duplicado, de 8 % en 1950 a 14 % en 2022. Sin embargo, el aumento en la proporción de personas mayores se ve compensado por la disminución en la proporción de niños menores de 18 años de edad de 40 % en 1950 a 30 % en 2022 (Gráfico 3).

Gráfico 3: Porcentaje de la población mundial según los principales grupos de edad. Fuente: Naciones Unidas

Además, algunos creen que las tecnologías que mejoran rápidamente, incluidos los robots, los androides y la inteligencia artificial, pueden complementar y ampliar la oferta laboral de un país. Se espera que esas tecnologías compensen las reducciones en el tamaño de la fuerza laboral a medida que las personas se jubilan alrededor de los 55 años.

Muchos gobiernos han promulgado o están considerando seriamente elevar la edad de jubilación. Los trabajadores ven los aumentos en las edades de jubilación actuales como nada más que recortes en los beneficios de pensión.

Los trabajadores consideran que las propuestas para aumentar la edad de jubilación se basan en análisis actuariales defectuosos de quiebra, advertencias nefastas de insolvencia de pensiones y frases pegadizas como «Vivre plus longtemps, travailler plus longtemps» («vive más, trabaja más», en francés).

Además, los funcionarios gubernamentales conservadores en general se resisten a aumentar los impuestos a las corporaciones ricas y grandes. Sin embargo, muchos de esos funcionarios están favorablemente dispuestos a elevar la edad de jubilación, lo que se traduciría en reducciones en los beneficios de las pensiones. Además, algunos funcionarios del gobierno han rechazado los llamados para regresar la edad de jubilación a los 60 años.

En resumen, además de satisfacer los deseos de miles de millones de trabajadores y trabajadoras que desean jubilarse mucho antes de llegar a la vejez, la reducción de la edad oficial de jubilación de aproximadamente 57 años para las mujeres y 54 años para los hombres puede marcar el comienzo de un “renacimiento de la jubilación” que podría generar beneficios incalculables para las sociedades de todo el mundo.

Joseph Chamie es demógrafo consultor, exdirector de la División de Población de las Naciones Unidas y autor de numerosas publicaciones sobre temas de población, incluido su libro más reciente: “Niveles, tendencias y diferenciales de la población”.

T: MLM / ED: EG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.