Al menos 300 manifestantes arrestados tras asalto a edificios del Gobierno de Brasil

Los partidarios del expresidente Jair Bolsonaro asaltaron y saquearon el Palacio del Planalto, el Congreso y el Supremo Tribunal Federal en Brasilia.

Por: Bala Chambers, Sinan Dogan, Zehra Nur Duz y Aicha Sandoval Alaguna  – Anadolu

Las fuerzas de seguridad de Brasil arrestaron a 300 personas este lunes 9 de enero luego de que cientos de simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro irrumpieran y saquearan tres edificios gubernamentales en Brasilia, la capital.

“Ya hay 300 personas detenidas en el operativo de hoy. Las investigaciones avanzan hasta identificar al último integrante”, indicó en Twitter la Policía Civil del Distrito Federal (PCDF).

El domingo, los partidarios de Bolsonaro asaltaron y saquearon tres ramas del Gobierno en la capital: el Palacio del Planalto, o la oficina del presidente, el Congreso y el Supremo Tribunal Federal, hasta que finalmente fueron contenidos por las fuerzas de seguridad.

Por otra parte, la Corte Suprema de Brasil decidió alejar de su cargo por tres meses al gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha, después de los disturbios.

La medida se produjo después de la destitución del secretario de Seguridad del Distrito Federal, Anderson Torres, quien también fue ministro de Justicia durante el Gobierno de Bolsonaro.

El expresidente, por su parte, señaló en un tuit que “las manifestaciones pacíficas, en la forma de la ley, son parte de la democracia. Sin embargo, las depredaciones e invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017”, no están dentro de las reglas.

Bolsonaro, quien salió del país dos días antes del juramento de Luiz Inácio Lula da Silva para un tercer mandato como presidente el 1 de enero y vive en Orlando, Florida, Estados Unidos, escribió en Twitter que «a lo largo de mi mandato, siempre estuve dentro de las cuatro líneas de la Constitución, respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y nuestra sagrada libertad».

El líder de extrema derecha también repudió las acusaciones que se le hacen «sin pruebas, atribuidas a mí por el actual jefe del ejecutivo de Brasil».

Lula aseguró el domingo en una conferencia de prensa que el político Bolsonaro había alentado tales acciones a través de varios de sus discursos.

Después de la victoria electoral de Lula en octubre pasado, los partidarios de Bolsonaro se manifestaron, muchos bloquearon carreteras en todo el país y presionaron para que los militares intervengan contra el líder de izquierda.

Antes de la votación, Bolsonaro también puso en duda si respetaría los resultados de las elecciones y planteó preocupaciones sobre el sistema de votación electrónica de Brasil sin proporcionar pruebas.

Los líderes de los países de la región, incluidos Colombia, Chile, Argentina, Panamá, México y Perú, así como los mandatarios de Türkiye, EEUU, Canadá, Reino Unido, Francia y España.

A %d blogueros les gusta esto: