La lucha contra la pesca ilegal se intensifica

Por: Corresponsal de IPS

ROMA – La lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada se intensifica porque ya 100 Estados han firmado un acuerdo internacional para combatir el flagelo, señaló un reporte de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) este lunes 7.

Se estima que uno de cada cinco peces capturados cada año proviene de esa pesca ilegal, no declarada o no reglamentada, contra la que “existe un amplio reconocimiento de la necesidad de intensificar la lucha”, dijo el director general de la FAO, Qu Dongyu.

El Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto (Amerp), auspiciado por la FAO, es el primer instrumento internacional vinculante, diseñado específicamente para prevenir, desalentar y eliminar esa pesca, al negar el acceso a puerto a embarcaciones extranjeras que participen o apoyen tales prácticas.

Esa pesa ilegal no solo desencadena impactos devastadores en la sostenibilidad de las pesquerías y los medios de subsistencia de quienes dependen de ellas, sino también en la conservación de los ecosistemas marinos, recordó el informe.

Estudios de la FAO señalan que, en todo el mundo, más de 600 millones de personas dependen de la pesca para su subsistencia, en su sector primario trabajan 58,5 millones de personas y en algunos países de África occidental hasta 25 % de la población activa se dedica a la pesca.

La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada socava los esfuerzos nacionales, regionales y mundiales para lograr una pesca sostenible y su eliminación es clave para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Según una investigación de la Coalición de Transparencia Financiera, basada en Washington, los Estados pierden hasta miles de millones de dólares al año a causa de esta actividad ilícita.

Por otra parte “la creciente demanda de los consumidores y la transformación de los sistemas agroalimentarios en la pesca y la acuicultura han llevado la producción mundial de pescado a sus niveles más altos”, recordó Qu.

El más reciente “Estado mundial de la pesca y la acuicultura” de la FAO, con cifras del año 2020, registró una producción mundial, entre pesca animal y acuicultura, de 178 millones de toneladas, con un consumo humano de 20,2 kilos per cápita, más del doble de los 9,9 kilos per cápita en la década de 1960.

Para Qu “es alentador que más Estados apoyan el acuerdo Amerp, en apoyo de los ODS”.

Angola, Eritrea, Marruecos y Nigeria son los países que más recientemente han respaldado el Amerp, que entró en vigor en junio de 2016 y al que se han adherido varias de las mayores potencias pesqueras, como Estados Unidos, Indonesia, Perú, Rusia y Vietnam.

Manuel Barrange, director de la División de Pesca y acuicultura de la FAO, dijo que el progreso del Amerp “contribuirá a transformar los sistemas alimentarios acuáticos y maximizará su papel como impulsores del empleo, el crecimiento económico, el desarrollo social y la sostenibilidad ambiental”.

“Tenemos la responsabilidad de gestionar y utilizar todos los recursos acuáticos de manera sostenible”, subrayó Barrange.

La FAO lanzó recientemente un sistema mundial de intercambio de información Amerp, que recopila y comparte información oficial relacionada al cumplimiento, y enfocada en los resultados de la inspección portuaria, las medidas adoptadas y la entrada o denegación de puertos.

Junto con el Registro Mundial de Buques Pesqueros, de Transporte Refrigerados y de Suministro de la FAO, la plataforma apoya a las naciones del Amerp para combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Hasta la fecha la FAO ha ayudado a más de 50 países a revisar su legislación; fortalecer su capacidad institucional; y mejorar sus sistemas y operaciones de monitoreo, control y vigilancia, para implementar el acuerdo y cumplir con sus responsabilidades internacionales.

A-E/HM

A %d blogueros les gusta esto: