Unas mil millones de personas con discapacidades se benefician con tecnología de asistencia

Alrededor de mil millones de personas en todo el mundo se benefician con tecnología de asistencia para ayudar a superar discapacidades y se estima que para 2030 esa cifra se duplique a medida que la población envejezca, informó hoy la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Después de un crecimiento medio cercano al 20% en los últimos años en el sector de la llamada tecnología de asistencia, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, con sede en Ginebra, señaló que estas tecnologías se están abriendo camino cada vez más en las aplicaciones de consumo masivo, indicó el sitio de noticias de la ONU.

«Actualmente, se estima que mil millones de personas en todo el mundo se benefician de una tecnología de asistencia. Se espera que esa cifra se duplique para 2030 a medida que la población envejezca», dijo Marco Alemán, subdirector general de Propiedad Intelectual e Innovaciones del Sector de Ecosistemas.

Además de las mejoras en los productos existentes, incluidos los asientos para sillas de ruedas, las alarmas ambientales y los dispositivos habilitados para el sistema Braille, la agencia de la ONU dijo que los dispositivos de «asistencia emergentes» crecieron tres veces más rápido entre 2013-2017, con un crecimiento medio del 17% anual.

El organismo indicó que más de 1.000 millones de personas, el 15 % de la población mundial, tienen alguna forma de discapacidad.

Los productos de este sector incluyen robots de asistencia para el hogar, productos portátiles para personas con discapacidad visual y gafas inteligentes según el Informe de tendencias tecnológicas de la OMPI para 2021 «Tecnologías de asistencia».

Otras novedades que se esperan incluyen ayudas avanzadas para caminar, como asistencia para el equilibrio y bastones «inteligentes», prótesis mejoradas, incluidas neuroprótesis, prótesis inteligentes e impresas en 3D, y «trajes de exoesqueleto» portátiles para la parte inferior y superior del cuerpo, para ayudar con tareas de elevación del cuerpo y mejorar la movilidad de las personas.

«La tecnología de asistencia provino de las aplicaciones militares y ahora vemos cada vez más aplicaciones en la fabricación y la industria, por lo que ayuda a las personas a mejorar su fuerza», señaló Irene Kitsara, oficial de información de la OMPI.

Para 2030, Kitsara sostuvo que «será una realidad ver más avances en la interfaz cerebro-máquina que nos permitan controlar diferentes dispositivos como computadoras y teléfonos móviles».

Además, agregó que la ayuda también está mucho más disponible que antes para las personas con dificultades auditivas, gracias a los avances tecnológicos recientes en «audífonos que controlan el entorno controlados con la mente, y los implantes cocleares que representan casi la mitad de las solicitudes de patente».

Las áreas de mayor crecimiento en la audición son los dispositivos de conducción ósea no invasivos, con un 31% de crecimiento anual, según indicó la OMPI.

«Ahora vemos audífonos de venta libre aprobados por la FDA (el regulador de salud de Estados Unidos)», manifestó Kitsara.

La OMPI añadió que la transformación de los productos convencionales en dispositivos «inteligentes» también llegará al sector del cuidado de la salud personal, con innovaciones que incluyen «pañales inteligentes y robots auxiliares de alimentación».

China, Estados Unidos, Alemania, Japón y Corea del Sur son los cinco principales países en la innovación en tecnología de asistencia, según indican las solicitudes de datos de patentes.

«Cuando se trata de universidades y centros públicos de investigación, las universidades chinas dominan la cima», dijo Alemán.

«Si tomamos los 100 mejores solicitantes entre las 25 universidades y centros de investigación, 20 son chinos, dos estadounidenses, uno coreano, uno de la Federación Rusa y uno de Japón», concluyó.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: