Una llama de amor y vida

En mi país, Colombia, en la noche de hoy 7 y madrugada de mañana 8 de diciembre se festeja el “Día de las Velitas”. En esta festividad, como su nombre lo indica, los colombianos colocamos velas en honor a la Virgen María.

Independientemente de nuestro credo o país, hoy es un hermoso día para encender una vela y desde nuestro corazón elevar una plegaria a esa maravillosa energía creadora.

Les propongo lo siguiente:

Agradecimiento

Encender una vela por todo lo que tenemos que agradecer de este 2019. Estoy segura de que cada uno de nosotros tiene motivos para dar gracias. El primero, el regalo de la vida, estamos respirando en este mundo y con esos hermosos ojos que Dios nos dio me están leyendo.

Hagamos nuestra lista de agradecimientos, a la vida y a Dios, por los momentos maravillosos y milagrosos que vivimos en este año y encendamos una vela por cada uno.

Esa vela significa que en ese instante de nuestras vidas en el que necesitamos a Dios, él encendió una luz milagrosa en nuestra existencia que nos guió, nos ayudó, nos mostró el camino, puso las personas indicadas en nuestra vida, sentimos esa llama de amor de Dios en acción en los momentos de dificultad.

Comprensión

También vivimos momentos difíciles, problemas a los que quizás aún no le encontramos solución. Necesitamos encender una vela para que la luz de la comprensión llegue a nuestras almas, podamos entender lo que nos ocurre, el aprendizaje que debemos obtener de esa dificultad, que la llama de esa vela ilumine nuestra vida y nos muestre la solución que necesitamos, y podamos con fe resolver todo aquello que nos preocupada, desde el amor y guiados por la llama de la sabiduría de Dios.

Nuestro prójimo

Encender una vela por las personas que amamos y también por aquellas que no queremos tanto. Que la luz de esa vela represente la energía de divina guiando siempre el camino de las personas que nos rodean, sea una luz de protección, de vida y de amor para cada uno de ellos.

Pero también debemos encender una vela por nuestros enemigos o por las personas con las que hemos tenido dificultades, con esa vela pedimos a Dios que ilumine sus caminos, saque de la oscuridad en la que se encuentra la relación interpersonal con nosotros. Que la llama de esa luz inunde de amor, bondad, perdón y comprensión sus corazones y todos los problemas que tengamos con ellos desaparezcan.

Perdón

Encender una vela para pedir perdón. La llama de esa vela representa la luz mágica del perdón llegando a los corazones de aquellos que por algún motivo les hicimos daño de manera consciente o inconsciente. Para que el corazón de esas personas sane y no exista rencor de ellas hacia nosotros.

También una vela que signifique que nosotros perdonamos a quien nos hizo daño, es la luz de Dios en nuestro corazón ayudándonos a sanar las heridas, limpiando nuestro corazón de rabia, odio y rencor.

Necesitamos encender una vela de auto perdón, en ocasiones podemos ser muy duros con nosotros mismos, no nos perdonamos nuestros errores, reprochamos nuestras propias equivocaciones. Hay que recordar que, para perdonar y comprender, debemos comenzar con nosotros mismos. El proceso tiene que ser de adentro hacia afuera. Todos nos equivocamos, debemos aprender de nuestros errores, ser positivos y comprender que cada tropiezo es un impulso para intentarlo de nuevo y hacerlo mejor.

Nuestra nación

Es absolutamente necesario encender una vela por nuestros países, para que los gobernantes escuchen al pueblo, para que exista concertación. Para que una llama de amor y paz se encienda en todos nosotros, podamos comprender las diferencias, respetar las distintas formas de ver el mundo.

No seguir maltratándonos entre nosotros, porque unos pensamos esto y el otro aquello, se están rompiendo amistades, familias, generando malos sentimientos.

Necesitamos la luz de Dios en nuestras vidas, para ver que al final todos queremos lo mismo, un país con paz, equidad, oportunidades y respeto para todos.

El mundo

Una vela por el planeta, que esa llama envuelva a toda la Tierra, para que salgamos de la oscuridad en la que estamos como civilización. No sólo nuestro país está en una etapa difícil, también muchos otros alrededor del mundo. Guerras, protestas, enfermedades, desastres ambientales… Hoy más que nunca nuestro mundo necesita luz de amor, paz y comprensión.

Que la noche de hoy y la madrugada de mañana sea un despertar de nuestra conciencia. Si todos encendemos una vela y elevamos una plegaria, dejará de ser una sola llama, todas las velas juntas encendidas en cada hogar y rincón del mundo se convertirán en un sol incandescente que nos sacara de la oscuridad, seremos capaces de ver el amor de Dios actuando en nuestras vidas.

Que hoy sea un día de luz para nosotros y para el mundo entero.

Un comentario en “Una llama de amor y vida

  • el 26/12/2019 a las 7:53 am
    Permalink

    Fiesta que es exclusiva de Colombia inventada para que los fabricantes de velas no quebraran pero el ocho de diciembre se celebra la concepción de la virgen, Lo que no entiendo es que si quedo en embarazo un 8 de diciembre ¿ Jesús nació en Septiembre? Próximo a las fiestas de los tabernáculos?

    Respuesta

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: