SI GEORGE FLOYD HUBIERA SIDO COLOMBIANO

Nos bombardean los medios con las imágenes que nos llegan de los Estados Unidos y mucha gente no lo puede creer. En el país del orden y la ley muchachos de no más de 25 años incendian por estos días precintos de policía, queman patrullas y vandalizan todo lo que encuentran por las calles. La muerte de un afro-americano a manos de unos policías brutales de Minneapolis ha desatado una revuelta popular como no se veía en este país desde las revueltas de Los Angeles de 1992 por un caso parecido: la apaleada del joven afro Rodney King.

La reacción del país decente ante este abuso policial no se ha hecho esperar. Tan pronto la joven de 17 años Darnell Frazier subió el vídeo de 8 minutos en donde se ve al agente Derek Chauvin ahogar a George Floyd con su rodilla en el cuello de Floyd, los medios y la opinión pública estallaron. Todas las cadenas de noticias, con la excepción de Fox News, le han dado un amplio cubrimiento a la noticia, y medios escritos como el New York Times y el Washington Post se han desbordado en apoyo para que se haga justicia. Políticos, actores, gente de influencia, pundits y atletas de todo tipo, han hecho un llamado al unísono para que, esta vez, se haga justicia.
Y gracias al vídeo de Darnell Frazier, hoy los 4 policías involucrados en el homicidio han sido despedidos y, Chauvin, la bestia de la rodilla en el cuello de Floyd, enfrenta hoy cargos por homicidio en tercer grado y una condena combinada de hasta 35 años en prisión.

Ha sido tanta la presión mediática, civil y gubernamental (de senadores demócratas, no del hijo de puta de Trump), que a la policía de Minneapolis le tocó dejar que les quemaran un precinto y se soltara la masa popular por las calles. Ellos saben que la cagaron, y esa es su forma de hacer un “mea culpa”, dejar que la gente queme y destruya, y así, libere su ira.

Viendo toda esta reacción popular y todos estos acontecimientos, me puse a pensar ¿qué hubiera pasado sido George Floyd hubiera sido colombiano y una víctima de la policía colombiana?, y no pude resistirme a hacer la comparación.

Para empezar, si George Floyd hubiera sido colombiano no lo habrían asfixiado con una rodilla en la nuca. Muy seguramente lo hubiera levantado a palo entre varios policías y, luego, lo hubieran montado en un carro sin placas y sin símbolos de la policía y nunca se hubiera sabido mas de él o de su cadaver.
Casi con seguridad su cuerpo lo hubieran botado por ahí, y su muerte habría sido declarada como “un asesinato de un falsificador de dólares en Ciudad Bolivar”.

Y si alguien se hubiera atrevido a filmar la palera de los policías a nuestro Floyd, esa “Darnell Frazier” colombiana también hubiera recibido lo suyo y le hubieran decomisado el celular. Y si la “Darnell Frazier” colombiana hubiera hecho un Facebook Live y las imágenes hubieran alcanzado a salir antes de que le decomisarán el teléfono, alguien de la Policía habría llamado a alguien en el Ministerio de Defensa, quien a su vez se hubiera puesto en contacto con el gerente de Facebook en Colombia para que tumbaran el vídeo “de una” con cualquier excusa. A la “Darnell Frazier” colombiana, por su parte, le hubieran suspendido la cuenta por 7 días por publicar “material que atenta contra las normas de Facebook”, no sin que antes le hubiera caído la “Bodega de Uribe” a insultarla y tratarla de “Negra gonorrea”, o “¡mamerta malparida, ya vas a ver lo que te espera!”. El padre, la madre y los hermanos de esta hipotética “Darnell Frazier” colombiana también habrían recibido amenazas y de pronto al padre de la chica lo hubieran despedido de su trabajo. La Inteligencia de la Policía y el Ejército, esos mismos que transan con los “rastrojos” y los “Pelusos” para matar líderes sociales, enseguida meterían a nuestra Darnell Frazier en su lista negra, y en cosa de dos meses la visitarían las Aguilas Negras.
Antes de 6 meses la chica aparecería muerta con un letrero diciendo “Aquí no se aceptan sapos”.

Y los medios colombianos, con la excepción de Noticias Uno, esconderían el material y nunca hablarían de él. Y si por alguna razón la presión popular los obligara a hacer una nota del asesinato de nuestro George Floyd colombiano, “Semana” sacaría un reportaje titulado: “Las conexiones del falsificador Floyd con Gustavo Petro”. El Tiempo pondría a todos sus columnistas a darle palo a Floyd por falsificador y drogadicto, y RCN le sacaría todos los trapos sucios al pobre negro. Salud Hernández sacaría una columna titulada: “Negros Rabiosos” y María Isabel Rueda una titulada “Ahora los malos son los policías, no los criminales”.
El “Patriota”, por su parte, subiría un tweet diciendo: “Toca matar más criminales y mamertos” y Abelardo escribiría en su columna de los “Irreverentes” una nota explicando con argumentos legales chimbos que el asesinato de un hombre por la Policia no tiene nada que ver con la Justicia.
Fernando Londoño diría en su programa de radio que “ahora le salimos a deber a los bandidos” y Caracol aseguraría que Floyd hacia parte de la campaña “Petro Presidente” en Barranquilla y que tenía conexiones con las FARC. La Cabal habría dicho “¡Estudien, vagos!” y la “Mandril” Arango habría dicho “¿cuál es el problema con que ese señor haya muerto?”.

La Fiscalía, por su parte, engavetaría la denuncia y Barbosa saldría dando unas declaraciones asegurando que “existen evidencias de que el billete falso que llevaba Floyd se lo habían entregado en una de las oficinas de Gustavo Petro”, y de inmediato iniciaría una investigación contra Petro por falsificación de dólares, compulsando copias a la Corte Suprema para que se investigue al senador de la Colombia Humana.

Y para rematar la conspiración contra Floyd, al ser preguntado por el incidente, el ex-presidente Uribe diría algo como “Me es fácil ubicar a la familia de Floyd, yo sé cómo perfilarlo”, lo que de inmediato desencadenaría una matanza de media familia de George Floyd.

Duque compraría 8 tanquetas nuevas para el Esmad, dándoles la orden de “disparar a matar”, si hay revueltas, o por lo menos disparar a los ojos de los manifestantes.

Petro, por su parte, organizaría una marcha con villancicos y cacerolas para protestar por el abuso policial, protesta que no serviría para absolutamente nada y que sería disuelta rápido por el Esmad después de sacarle los ojos a 20 manifestantes y matar a tres más.

¿Y saben que es lo peor del cuento?

Nada de esto es una exageración o una maquinación estrambótica, así funciona Colombia. Si George Floyd hubiera nacido en Colombia, no sería un “afro-colombiano asesinado por un policía brutal”, sino un “negro mamerto hijueputa”.

Menos mal él moreno nació en la Yuma. Al menos su muerte va a generar un cambio real en el comportamiento de la policía y va a provocar que se emita nueva legislación para proteger los derechos de los detenidos.
Si hubiera nacido en Colombia, no se sabría siquiera en donde habrían acabado sus restos.

Ahí le dejo a la izquierda para que se den cuenta de que los Estados Unidos no es tan malo como parece. Al menos aquí pasan cosas y los abusos encuentran responsables. La justicia existe y la fiscalización de los medios también. Eso para no hablar de la opinión popular. Acá la gente pelea y defiende sus derechos. La gente no tiene miedo de salir a protestar.
En Colombia no existe, ni justicia, ni medios fiscalizadores, ni opinión pública.

Vamos a ver hasta dónde nos lleva el miedo. Vamos a ver si algún día, ni Dios lo permita, por fin adquirimos cojones.

*Las opiniones expresadas en este documento no han sido sometidas a revisión editorial, son de la exclusiva responsabilidad de los autores y pueden diferir con las del The Cartagena Post.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: