Rema mar adentro

Y echad vuestras redes para la pesca le dijo Jesús a Simón quien respondió: “maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos recogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes”.  Amigo lector, estamos frente a una de las  tantas inseguridades o negaciones que el ser humano profesa cuando vive en un mundo sin convicciones, ideales y sin fe. Esta negación como muchas que Pedro tuvo al lado de Jesús nos invita a reconquistar la  fe bajo un  largo y difícil proceso que hay que iniciar y que solo es posible cuando esclareces  que el motor de la vida es lo sublime del corazón, ese que  está por encima  del deseo, interés, fantasía, apariencia, venganza y vanidad. Le sucedió a Pedro en su formación, hoy  guardián de los cielos, y  esa como tantas parábolas y enseñanzas  están escritas como herramientas a utilizar para bien de  la familia y  ciudad  si remamos mar adentro.

César Pión. Concejal del Distrito de Cartagena de Indias. Bacteriologo, magíster en Dirección de Empresas Turísticas, especialista en Gerencia en Salud y estudios superiores en Administración Pública y Planeación.

Actualmente todo lo que se plantea y se planifica para la ciudad está marcado con el tinte de la desconfianza. Situación que no exime sectores y podría decirse que es el resultado acumulado del aprovechamiento, desconocimiento y premeditación del interés, pero, como Pedro hay que remar mar adentro, sobre todo en este momento en donde el señor alcalde no se debe al ejercicio político, financiero y popular y lo que resta de estos diez meses lleno de fe y decisión podría dejar matrices administrativas para los próximos mandatarios. Señor Alcalde, con respeto le sugiero  sentarse para definir las pequeñas cosas que engrandecen la ciudad; proceso sostenible para la cultura ciudadana. Una Cartagena que sonría, que sea amable que le dé prioridad a los niños, adultos y embarazadas, proveer el número de empleados que exige la ley en  discapacidad no olvidando los  traductores y personal  carentes de la  audición y lenguaje tradicional, hermanos que limitamos  y excluimos   conduciéndolos  a un despeñadero afectivo y social.

Sentar a los  alcaldes locales a cantarles la cartilla para que gobiernen en su territorio y que dirijan coordinado con los funcionarios competentes el espacio público, las construcciones, uso bien habido de parques y zonas públicas, paraderos para  taxis y busetas que  recogen y dejan pasajeros  donde les da la gana. No Permitir a los niños en las esquinas trabajar en los semáforos sin que las personas competentes se acerquen a prohibir y sancionar a quienes les manipulen.

Reglamentar los parqueaderos que cobran a su antojo, efectuar las acciones inmediatas y de fondo para salvar el estrangulamiento del caño Juan Angola y cuerpos de agua. La isla de los pájaros es una clara arbitrariedad de la explotación ilegal con daño a la flora y fauna sin que ningún alcalde haya tomado medidas de fondo. Alcalde, gremios, a despojarnos de prevención y convocar a una mesa para los temas puntuales y proyectos a presentar en marzo, porque hay que remar mar adentro.

Cuéntanos lo que piensas