PORRO: LA VERDADERA MÚSICA DE COLOMBIA

Esta semana me pasó algo bastante inusual. Por acá por Facebook varios amigos compartieron vídeos de porros famosos y, a través del Messager, me mandaron otro par, sin que yo pudiera explicar inteligentemente por qué estaba siendo bombardeado por porros.
Es curioso que esto me haya pasado esta semana porque nunca me había pasado con ningún otro tipo de música, ni siquiera con el rock/pop anglo, que es lo que más oigo.

Pero a mi me gusta el porro, y mucho, quizá porque mi familia materna es de la región de donde el porro es originario y quizá porque crecí oyendo mucho porro de niño. La primera canción que yo recuerdo haber bailado la bailé con mi abuela, una tarde en Sincelejo que me enseñó los pasos de los diferentes ritmos, llámese cumbia, danzón, porro. Saber bailar siempre ha sido importante en la Costa Caribe, y el que no aprende se “estanca” con las peladas así que, había que saber bailar.
Nunca se me olvidará la canción: “El Conejo”, un viejo porro con más de 100 años que por ese entonces Juan Piña había reciclado en uno de sus discos. La letra iba así:
“Toda la noche cazando y por la mañana, conejo;
Animal que no se come, déjalo morir, de viejo..”.

Y, ya más grande, cuando ya empezaba a ir a fiestas, parrandié mucho con música de banda en las fiestas del pueblo de donde es mi madre. Recuerdo un par de fiestas de corralejas con “La Banda 19
De Marzo de Laguneta”, y otras tantas con la “Banda Juvenil de Chocho”, ambas, muy buenas bandas de porros.

Personalmente, considero el porro la mejor y más acabada música de Colombia, no solo por la orquestación, el número de instrumentos, sino por su sobriedad y facilidad para bailar. Celia Cruz dijo alguna vez que la música que más la había influenciado de pelada, creciendo en La Cuba de los 1940s, habían sido los porros de Lucho Bermúdez y Pedro Laza, y ya con eso creo que queda dicho todo.
Además, no existe mejor música para bailar “amacizado”, que el porro. Tal como dice el porro “Pepe”, “Y no es que Pepe no apriete, sino que sabe apretar”. “Apretar” bailando porro es una de las grandes invenciones colombianas para el mundo, y pocas cosas son más sabrosas que bailar un porro amacizado.

Y como homenaje al porro, que me hace recordar tanto a mi querida abuela, aquí les dejo el Top-20 del Porro de todos los tiempos, “Priast’s choice”. Como siempre, saldrán los que dirán que “este si”, “que se te quedó por fuera este”, “que ese no”, pero estos son los míos. Aquí no entran vallenatos, cumbias o merecumbés, solo porros. Mi lista es muy de clarinete, el instrumento que a mi más me gusta y el que me parece el más colombiano. El acordeón está sobrevalorado, yo soy un “clarinetista” consumado y algún día voy a fundar un “Club del Clarinete” para darle el lugar que se merece a este instrumento.
Aquí les van mis 20 del porro de todos los tiempos y yo de esto algo sé:

  1. Sonia – Antolín Lenes
  2. El Chicharrón Peluo – Pedro Laza
  3. Pepe – Anónimo
  4. Carmen de Bolívar – Lucho Bermúdez
  5. El Arrancateta – Lidió García
  6. Fiesta en Turbaco
  7. La Múcura – Pedro Laza
  8. El Teto – Pedro Laza
  9. Maria Varilla – Miguel Emiro Naranjo
  10. Fiesta en Corraleja
  11. Ayapel
  12. Arturo Garcia – Lucho Bermúdez
  13. El Sincelejano – Juancho Torres
  14. Porro Sabanero – Lucho Bermúdez
  15. El Río Sinú
  16. Tolú – Lucho Bermúdez
  17. Valledupar
  18. El Toro Negro – Pello Torres
  19. Montería
  20. La Luna de Barranquilla – Estercita Forero

La ñapa es “El Guayabo en la Ye”.

Y las mejores orquestas de porros que han existido son: “La Billo’s Caraca’s Boys”, la Orquesta de Lucho Bermúdez, y la “Maxima de Mañungo”.
Aquí les dejo “Montería”, uno de mis porros favoritos.

Pasen una buena tarde oyendo estos porros, que esta es la “créme de la créme” de la música colombiana…

*Las opiniones expresadas en este documento no han sido sometidas a revisión editorial, son de la exclusiva responsabilidad de los autores y pueden diferir con las del The Cartagena Post.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: