¿Por qué la prioridad de Turquía en África es el desarrollo del continente?

Tras establecer relaciones diplomáticas con casi todos los países de África, Turquía ha invertido cerca de 10 mil millones de dólares en todo el continente.

Por: Deniz İstikbal / Anadolu

El continente africano, uno de los principales centros de la historia humana, la migración, la riqueza y el comercio, presenta un panorama un tanto negativo en términos de prosperidad económica y estabilidad política. La llegada de potencias occidentales al continente y las posteriores actividades coloniales han tenido efectos devastadores en toda la zona; muchos países están configurando sus políticas hacia la región en términos de prioridades económicas y algunos Estados se concentran en oportunidades de bajo costo.

A pesar de todo este panorama negativo, el continente africano tiene un gran potencial en términos de desarrollo económico. Las inversiones en infraestructura básica atraen a muchos actores al continente. La región necesita más de USD 170 mil millones en recursos financieros adicionales anualmente y se destaca en el comercio mundial por sus recursos naturales.

Además de sus recursos naturales, África atrae a países desarrollados debido a su población capacitada y la ventaja de costos en términos de mano de obra. Aunque las inversiones de diferentes países como EEUU, China, Inglaterra, Francia, Corea del Sur, Alemania, Emiratos Árabes Unidos (EAU), India y Turquía han aumentado en todo el continente en los últimos años, las cifras muestran que África está lejos de alcanzar su máximo potencial.

Según datos de 2019, el continente africano representa menos del 3% de la economía mundial con una renta nacional de 2,6 billones de dólares.

Con un poder adquisitivo de 6,7 billones de dólares, África tiene una participación del 5% en la economía mundial. Si bien el ingreso per cápita en todo el continente es de alrededor de USD 2.000, muchas personas no tienen acceso a necesidades humanas básicas como electricidad, alimentos y agua potable.

El continente, que representa el 17% de la población mundial, recibe menos del 3% de las inversiones totales. África representa el 2,5% del comercio mundial con un volumen de comercio exterior de aproximadamente 1 billón de dólares y aún no ha alcanzado su potencial real en términos de población y desarrollo.

Países que invierten en África

El continente africano, que tiene una tasa de ahorro muy baja en términos de renta per cápita, tiene dificultades para afrontar las inversiones con sus propios recursos. Por esta razón, el financiamiento que es necesario para el desarrollo económico proviene de inversiones extranjeras. Las inversiones enfocadas en carreteras y ferrocarriles, centrales eléctricas, canales de agua y puertos están respaldadas por préstamos, ayudas y subvenciones. Según cifras de 2019, las inversiones totales en el continente se acercaron al billón de dólares.

Los inversores en África incluyen a los Países Bajos (con USD 67 mil millones), Inglaterra (con USD 65 mil millones), Francia (con USD 65 mil millones), los Estados Unidos (con USD 43 mil millones), Italia (con USD 31 mil millones), Singapur ( con USD 29 mil millones), Suiza (con USD 15 mil millones) y Turquía (con 10 mil millones de dólares). Si bien el monto total de inversión que atrajo el continente en 2020 es de 40 mil millones de dólares, se ve que la pandemia ha afectado negativamente la oferta de recursos de financiamiento.

Transporte, energía y agricultura, que son las áreas con mayor necesidad de financiamiento externo en África, son los sectores en los que la región tiene el mayor stock de inversión. Estas áreas atraen la atención de inversiones a largo plazo de diferentes actores. Por ejemplo, Corea del Sur ha arrendado grandes tierras agrícolas en Madagascar, Turquía en Sudán y China en estados sudafricanos durante los últimos 49 años.

Alemania, Corea del Sur, China y Turquía son actores que no existen en el continente solo con sus inversiones. Estos también ofrecen apoyo financiero a las áreas que necesita la región con ayudas, préstamos y subvenciones.

El préstamo de Turquía de 3.000 millones de dólares al Banco Africano de Desarrollo se encuentra entre los indicadores importantes del apoyo actual. Corea del Sur es muy activa en el sector de la salud y ayuda a los países en la formación de personal sanitario.

Alemania, mientras ayuda a las regiones con infraestructura a través de fundaciones, proporciona empleo a más de 200 mil personas con sus empresas.

China, el socio comercial más grande del continente ha invertido más de USD 370 mil millones en el continente, ha otorgado préstamos por USD 155 mil millones, ha completado proyectos por un valor de USD 541 mil millones y ha proporcionado más de USD 35 mil millones en ayuda económica.

El tema más importante que ensombrece las inversiones, préstamos, ayudas y subvenciones de China es la dependencia de Pekín y la transferencia de derechos de propiedad en caso de falta de pago de los préstamos.

¿Por qué Turquía está en África?

Las relaciones de Turquía con África, que comenzaron a desarrollarse desde principios del siglo XXI después de largos años de abandono, se encuentran hoy entre las prioridades de la política exterior de Ankara. El avance de Turquía en África vino con el desarrollo de las relaciones diplomáticas; este contribuyó significativamente al comercio exterior, la inversión y las relaciones financieras.

Tras establecer relaciones diplomáticas con casi todos los países de África, Turquía ha invertido cerca de 10 mil millones de dólares en todo el continente. Las empresas turcas, que también han completado proyectos de infraestructura por un valor de más de 65 mil millones de dólares, recibieron un gran apoyo del público.

El comercio exterior África-Turquía, que hoy se acerca a los 25.000 millones de dólares, se ha convertido en el principal eje de las relaciones. Con una participación de casi el 3% del comercio exterior total del continente, Turquía se convirtió en el actor que implementó el 1% del stock de inversión total y una parte significativa de los proyectos de infraestructura..

En el mismo período, Ankara realizó importantes aportes a la formación de la mano de obra de la región con organizaciones de ayuda pública. A través de la Agencia de Cooperación y Coordinación de Turquía (TIKA), se suplieron necesidades humanitarias como hospitales, escuelas y pozos de agua. Turquía, que es el país que más ayuda exterior proporciona en el mundo según su PIB, ha intentado contribuir al desarrollo político, económico y social de África.

Turquía transfiere su experiencia en el sector turístico a países africanos y tiene como objetivo hacer notar las bellezas naturales del continente. Turquía también da importancia al desarrollo de la región con medios financieros.

Ankara otorga importancia al procesamiento de minerales y países exportadores más que al uso de recursos naturales y enfatiza las prioridades políticas que fortalecen los lazos locales. Turquía proporciona formación a la mano de obra con formación in situ y concede importancia a la satisfacción de las necesidades básicas. Desde este punto de vista, el acceso limitado a la electricidad en todo el continente puede estar entre las nuevas prioridades para los proyectos turcos de inversión en África.

Esto se debe a que la insuficiencia de la infraestructura energética, que es el principal insumo de la producción, aumenta la dependencia del continente de los países extranjeros. Con experiencia en tipos de energía como gas natural, solar e hidroeléctrica, las inversiones de Turquía en la región son muy importantes. Las relaciones entre Turquía y África ofrecen hoy oportunidades de cooperación que abarcan muchos sectores en función de su procedencia.

Además, Turquía aboga por el desarrollo mutuo de la independencia política, económica y social.

La última visita del presidente angoleño, Joao Manuel Gonçalves Lourenço a Turquía, fue un acontecimiento importante que podría ayudar a incrementar el volumen de comercio bilateral, las inversiones y la cooperación entre Ankara y los países de la región, y llevar las relaciones de Turquía con el suroeste de África a una nueva dimensión.

En conclusión, la política africana de Turquía tiene un enfoque estratégico basado en el desarrollo y fortalecimiento de la independencia de la región. Estas prioridades también ayudan a romper la percepción negativa hacia África que no refleja de ninguna manera el verdadero potencial del continente.

*Deniz Istikbal continúa sus estudios de doctorado en la Universidad de Estambul, y trabaja como asistente de investigación en la Dirección de Economía de SETA de Turquía.

*Camilo Hernández contribuyó con la redacción de esta nota.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: