POE Y LOVECRAFT: MAESTROS DEL TIEMPO

Edgar Allan Poe y Howard Phillips Lovecraft, fueron algo más que unos extraordinarios escritores de terror, mi cabeza concibe la idea de que viajaron a través del tiempo…Pero ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Por qué?

Previo a explorar las líneas atemporales marcadas en ciertas partes de sus manuscritos, quiero manifestar mi fascinación por ellos, a tal grado que les considero literariamente mi padre (Poe) y hermano (Lovecraft). Son mis mentores ¡carajo!

Bueno saliendo ya de mi atmósfera imaginativamente terrorífica de escritura y apartando la tundra descollante de sus misterios, es deber hablar de quienes fueron estos hermosos seres, antes de adentrarnos en sus inéditas visiones.

Ignota Andrómeda

Poe que nació transcurridos 19 días del mes de enero del año 1809 en Baltimore, Estados Unidos, murió un 7 de octubre de 1849 L. Destaco la fecha que conmemora su deceso, puesto que resulta indispensable a la hora de evocar su premonición más evidente. Mi querido cuervo es reconocido generalmente por su contribución en la narrativa de terror, no por nada es recordado como uno de los maestros universales del relato corto, renovador de la novela gótica, precursor del género emergente de la ciencia ficción, e inventor del relato detectivesco. Su impronta quedó perpetuamente plasmada en cada una de sus letras. Todo un genio ¿no?

Por otro lado, mi hermanito Howard, contrario a su seudónimo no era un H.P. sino un visionario, un erudito absorto con un sesgo de ocultismo que le hacen delicioso al leer. Todo un innovador del cuento de terror, aportante de una mitología propia, una obra que constituye un clásico de terror cósmico y que al sol de hoy sigue vigente y desarrollándose por la colaboración de otros autores (y yo que me quiero sumar a esa cofradía). Asimismo, cultivó ensayos, poesías a través de una literatura epistolar. Nacido en Rhode Island (gringo también) el 20 de agosto de 1890, feneció el 15 de marzo de 1937, mucho, mucho tiempo después que existiera su espectacular presentimiento.

Ahora sí, vamos a ello: sus predicciones.

Los últimos días de Edgar Allan pasaron extraños, invocaba el nombre de un tal Reynolds, el cual nadie supo quién era, traía consigo ropas ajenas y sucias antes de ser llevado al hospital donde finalmente murió, la causa de su muerte sigue siendo un enigma. Como el de su obra: “La narración de Arthur Gordon Pym” su única novela publicada en el 1838. He aquí un pedazo de la obra:

“Cuando todos nos hubimos tranquilizado, nos pusimos a mirar la nave que se alejaba, hasta que se perdió de vista. El tiempo empeoraba y soplaba un ligero viento. En el preciso momento en que el buque desapareció en el horizonte, Parker se volvió hacia mí con una expresión en la cara que me dio escalofríos. Tenía un aire de seguridad y entereza que nunca le había observado. Antes de que despegara los labios, yo tenía el pálpito de lo que iba a decirme. En una palabra, insinuó que uno de nosotros debía morir con el fin de salvar a los demás.”

La narración de Arthur Gordon Pym

Para resumir, esta novela cuenta la historia de una tripulación de un barco perdida en altamar, que al quedarse sin provisiones optan por el canibalismo como método de supervivencia, el infortunio lo dejan al azar, con tal mala suerte que el que lo propuso salió desfavorecido, el joven Richard Parker.

Pasaron 46 años después de la publicación de la novela, alrededor del año 1884, cuatro hombres que zarparon en su yate se encuentran a la deriva en pleno mar abierto, luego del hundimiento del navío, con escasez de alimento deciden comerse a uno de ellos, el desafortunado fue un chico de 17 años llamado… si, Richard Parker.

No sólo está inquietante historia, hace meditar sobre si Poe era viajero en el tiempo, ya que en 1848 publicó su ensayo filosófico: “Eureka” , en el que describe a cabalidad un universo en expansión que comenzó en un flash instantáneo y desde una única partícula primordial, además responde el tema base de la paradoja de Olbers, el cual afirma que en un universo estático e infinito el cielo debería estar colmado de estrellas brillantes sin regiones oscuras o desprovistas de luz. Habla también sobre la velocidad de la luz, explicando que la luz de un universo en expansión no siempre llega súbitamente a nuestro sistema solar. Ochenta años más tarde la ciencia elaboraría la teoría del Big Bang, que refiere un universo no estático que se expandió a partir de un estado extremadamente denso y que sigue expandiéndose en el día de hoy.

En el texto “El hombre de negocios” relata la historia de un narrador sin nombre en cuya infancia sufrió una lesión severa en su cabeza que lo destina a un futuro violento con tendencia sociópata.   Publicación realizada en 1840, ocho años después, en 1848 a un trabajador ferroviario se le atravesó en el cráneo un pico de hierro le ocasionó un crónico daño cerebral, lo que incitó a drásticos cambios en su conducta. Después de la observación del caso se entendió la importancia del lóbulo frontal en el comportamiento social del individuo.

Simplemente increíble, ahora comprendo la profundidad real de su frase:

Mi vida ha sido capricho, impulso, pasión, un deseo de soledad, un desdén hacia todo lo presente, en fervoroso deseo del futuro”.

Te amo padre, el presente suele estar jodido, así que mejor que rastrear al futuro en señal de esperanza. Pasemos a mi hermano…

Quién conoce el trabajo Lovecraftniano sabe a la perfección, el nacimiento de su personaje cumbre: Cthulhu. La llamada del Cthulhu es un relato corto en estructura de novelette, en el que describe a una criatura marina, con cabeza de pulpo (mi animal marino favorito) o calamar con el cuerpo hinchado y un hambre voraz, por atragantarse con lo que encuentre a su paso. Descubierto por un oficial de barco que nota una ciudad emergida en la superficie del océano Pacífico, emergió porque «las estrellas eran propicias» y el tiempo para el despertar de  Cthulhu y sus engendros había llegado. Narración publicada en 1926, casi cien años más tarde un grupo de científicos, liderados por Imran Rahman y Jeffrey Thompson, descubrieron un fósil, en una increíble conservación, permitiendo así obtener nuevos conocimientos sobre la evolución temprana de los Holothuroidea (como los pepinos de mar). Los expertos recrearon mediante computadoras 3D la reconstrucción del fósil que aproximadamente tiene unos 430 millones de años de antigüedad, los expertos señalan que se trata de una nueva especie a la que bautizaron Sollasina cthulhu debido a su parecido con los monstruos del universo de Cthulhu, creado por mi brillante y misterioso hermanito Howard. Se percataron de que tenía tentáculos los cuales usaba para atraer la comida la cual se llevaba al fondo del mar, muy parecido a nuestra hermosa criatura marina. Ya ven no es tan mitológica cómo se pensó, y bueno es que Lovecraft mantenía un secretismo que lo hacía único, cómo de otra y todas las eras.

Esta consigna suya de dos frases emite cierto aire revelador:

«El océano es más antiguo que las montañas y está cargado con los recuerdos y los sueños del tiempo».

«A mi parecer, no hay nada más misericordioso en el mundo que la incapacidad del cerebro humano de correlacionar todos sus contenidos. Vivimos en una plácida isla de ignorancia en medio de mares negros e infinitos, pero no fue concebido que debiéramos llegar muy lejos».

Las gélidas praderas de mi corazón ya galopaban en latidos sin retorno ante la opulencia sublime de ambos, antes de conocer la grandeza que radicaba en sus mentes, siempre supuse que eran unas piezas diferentes y vaya que lo fueron, aún lo son, pueden estar entre nosotros (Desearía verlos), quizá se conozcan y se trasladen juntos por todos los bordes cúbicos de la tetradimensión. ♥️

Ya pasando demasiado al ras me atreví a escribirles a los mejores autores de todos los tiempos. He aquí mi humilde tributo:

Gato negro, gato negro, no constas de siete vidas porque tú eres inmortal.

En las profundidades abisales marinas, donde no se alberga nada, solo tú eres todo; huésped y morada.

Abrazos, estrellas y pulpos. 🤗🌟⭐🐙🦑

Cuéntanos lo que piensas