Podoscopio permitirá diseñar plantillas para pie diabético

El prototipo les permitirá a ortopedistas y podólogos observar de manera detallada aquellos puntos de la planta del pie sobre los que las personas diabéticas ejercen mayor presión.

BOGOTÁ D. C., 29 de diciembre de 2016 — Agencia de Noticias UN-

Gracias al aparato diseñado en la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), los empresarios de la industria del calzado podrán diseñar plantillas especiales que atenúen dicha presión.

Sergio Enrique Ramírez, ingeniero mecatrónico de la U.N., explica que las lesiones en pies de diabético son importantes. Los umbrales de dolor de algunos enfermos son muy bajos, por lo que a veces se les dificulta darse cuenta de que el calzado les está haciendo daño.

“Puesto que el proceso de cicatrización es mucho más lento en un diabético que en una persona sin la enfermedad, si la diabetes se encuentra en un estado muy avanzado el paciente debe usar un calzado ortopédico que evite aumentar la lesión”, señala el ingeniero.

El podoscopio está conformado por un cristal en vidrio o acrílico transparente y por lo general se ubica sobre un espejo dispuesto con una inclinación de 45 grados.

No obstante su aparente simplicidad, la herramienta es de extrema utilidad para ortopedistas y podólogos, pues aunque se han desarrollado técnicas más complejas para medir con mayor exactitud el grado de presión que se ejerce en puntos estratégicos de la planta del pie, el análisis de estos datos no es tan sencillo y su costo es mucho mayor.

“En algunas ocasiones el punto en el que se apoya la persona puede tener una ulceración o una herida profunda, de modo que después de realizar la valoración se puede diseñar una plantilla que evite la presión”, explica el ingeniero, vinculado al Centro de Innovación Aplicada (CdIAp), con sede en el barrio Restrepo de Bogotá.

Con el procedimiento actual, el operario toma un registro de la imagen que se refleja en el espejo para que el especialista pueda diseñar la plantilla correspondiente; pero como a veces es necesario hacer ajustes y nuevas mediciones, el podoscopio debe ser fácil de transportar.

Si, por ejemplo, la lesión se presenta en la parte superior del pie, el calzado se podría sustituir por algún tipo de sandalia o un zapato ortopédico genérico que, sin embargo, siempre usa una suela, precisa el ingeniero, además de argumentar que ninguna persona con diabetes debería andar descalza, para evitar cualquier tipo de accidente.

Se prevé que en los próximos meses el equipo de la U.N. que forma parte del CdIAp pueda perfeccionar el podoscopio adicionándole una cámara fotográfica para hacer un registro más exacto de la imagen, ya que ahora se están usando teléfonos celulares de manera rudimentaria.

Actualmente cursa un proyecto de ley que regulariza el diseño de plantillas ortopédicas, y entre el sector del calzado existe gran interés por optimizar los procesos que tienen que ver con estas prácticas.

Este proyecto forma parte del trabajo realizado en el CdIAP. La exposición de los proyectos desarrollados junto con la U.N. se pueden visitar en la diagonal 17 C sur no. 24i-75 del barrio Restrepo de Bogotá.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: