Persuasión: El culto de lo oculto II

Cuando Sinéad O’Connor el 3 de octubre del año 1992 rompió la foto del papa Juan Pablo II mediante una transmisión de televisión en vivo, la audiencia quedó absorta  y le concedió la condena pública más importante de la que se tenga registro, llevando así la fructífera carrera de la intérprete irlandesa prácticamente a la sepultura. Cómo era de esperarse hubo una reacción en masa a manera de rechazo.  Años después el periodista Frédéric Martel daría a conocer  su libro: “Sodoma: poder y escándalo en el Vaticano”. Cuyo eje principal sería develar la corrupción dentro de la institución, un entramado que va desde visitas a bares, discotecas, prostíbulos, fiestas sexuales, orgías clandestinas, hasta temas más delicados como el abuso a menores.

El mundo puede enaltecer o degradar a alguien depende su pensamiento, sobre todo cuando ven actividades reprochables a su parecer, pero existen otros seres que a pesar de demostrar un índice alto de maldad, en lugar de ser expuestos son vanagloriados por un grupo de seguidores capaces de hasta dar la vida por ellos.

NXIVM

Tal es el caso de  Keith Raniere, personaje cuya sonrisa aseguró la devoción de féminas incautas de todos los circuitos sociales, clase media, hasta millonarias herederas y la más sonada sería la actriz Allison Mack.  Raniere de personalidad carismática e inteligencia para obtener beneficios a nivel personal, había encontrando oportunidad en explotar las debilidades de un grupo mentalmente vulnerable, buscando siempre el reconocimiento de sus semejantes.  Fundador de la empresa NXIVM (pronunciado Nexium), especializada en “programas de entrenamiento de inteligencia emocional”, que consistían en su mayoría en un protocolo de nivel piramidal con entrenamientos intensos de 4 días donde llevaban a sus inscritos al límite por medio de presión psicológica y tortura bajo la falta de sueño. Anunciado la destrucción de la psique, para tener la capacidad de auto reconstrucción. Instruyendo en el control mental, enseñado a sus adeptos a suprimir las capacidades de análisis basados en la intuición e instinto (enseñaban a ignorar su sentido común, válgase la redundancia).

Aprovechando la reputación pseudo exitosa. Comenzó con programas donde incluía únicamente a mujeres que contaban con características físicas agraciadas, así como ser parte previo de los programas ofrecidos de NXIVM, con la excusa de orientarlas a encontrar su propio poder y expresarlo ante el resto de la sociedad. De esta forma y viendo el poder que influía sobre ellas, realizó una secta bien organizada. Derivando en tráfico sexual, amenazas y trabajos forzados. Con la característica que, aún después de ser acusado formalmente por la corte de justicia de estados unidos. Aquellas mujeres dentro de su circulo, que nosotros podríamos percibir desde fuera como víctimas, han sido capaces de atestiguar ante la corte a favor del señor Raniere, elogiando su inteligencia, carisma y virilidad, ignorando por encima del raciocinio lógico el que hayan sido abusadas sexualmente, amenazadas, forzadas y marcadas físicamente con varas de hierro cual ganado en establo. Es esto pues, un ejemplo simple de cómo la psique humana puede ser rota y moldeada al favor de alguien con suficiente intelecto.

 El Helter Skelter de Charles Manson

La canción de los Beatles como un grito de guerra a través de mensajes cifrados, fue lo que en reiteradas ocasiones mencionó el líder de la “Familia Manson” como su gran inspiración.

El caluroso verano de 1969 se vio mojado por una gigantesca ola de sangre producto de horrorosos asesinatos que se cometieron en nombre de una infame causa, como si se tratara de escribir el apocalipsis de satán, Charles Manson envió a miembros de su secta a perpetrar actos espantosos para según él provocar una guerra racial.

Adentrémonos un poco en los inicios del demagogo y autor intelectual de ciertos episodios ominosos. Charles Milles Manson nació un 12 de noviembre de 1934, en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos. A los 5 años ya era un mitómano, manipulador emocional, inadaptado social y mostraba grandes arranques agresivos cuando algo no salía tal cual él lo había estipulado. Al crecer con alrededor de 12 años, su familia lo envió a un reformatorio de mínima seguridad a una hora de distancia de su hogar. Al año se escapó, dando golpes delictivos pequeños, robando tiendas, lo cual provocó que lo encerraran en prisión, al tiempo de ser liberado volvió al mismo modus operandi lo que provocó que lo enviaran al “instituto de jóvenes incorregibles”. Lugar donde se encontraban criminales realmente peligrosos, pero al ser menor de edad no podían ser remitidos a la penitenciaría. Al ser delgado y de baja estatura a sus sólo 13 años fue abusado sexualmente tanto por reclusos como por custodios. Lo liberan por buena conducta en 1954.

Llegó a ser arrestado posteriormente al nacimiento de su primer hijo, Fue mandado entonces a una prisión en san pedro california para criminales de bajo incide de violencia, más fue este sitio donde se terminó de forjar su personalidad. Aprendió mediante su estancia con otros reclusorios a ser proxeneta, el cómo encandilar y mangonear a las mujeres a su favor, tomó cursos que la misma prisión impartía, escuchando pláticas de oratoria motivacionales aprendería como tener amistades y gente influenciada a su favor.

Al salir de prisión, se dedicó al manejo de prostitutas, por lo que, en una ocasión al intentar cruzar a dos de sus chicas, menores de edad, hacia la frontera con Canadá fue arrestado y encarcelado, siendo liberado a sus 32 años de edad. Sin embargo en esa edad de su salida el mundo había sido revolucionado, el amor, las drogas, el sexo y la lucha por los derechos civiles pululaban por el aire, lo cual atemorizó a Manson ya que, como característica adicional, era racista(a comparación de Jim Jones). El observar que la sociedad afroamericana quería luchar por sus derechos le plantó la idea a Manson de que explotaría una guerra civil en cualquier momento.

Llegó a san francisco donde llegó a la universidad local, sentándose en los jardines a tocar su guitarra, medio por el cual llegaba a los jóvenes lleno de susceptibilidad característico de la época, así como la búsqueda de guía y sabiduría de alguien que los comprendiera.  Empezó a reclutar chicas con la misma premisa: las convencía de unirse a él como familia, alejándolas de lazos sanguíneos, amistades, trabajo y/o estudios, abandonar recursos “mundanos” y viajando a sitios lejanos a su zona de confort, condicionando sus mentes a que solo podían tenerlo a él para guiarlos, por lo que les sería de forma subconsciente básicamente imposible alejarse del mismo. Fue entonces cuando conoció a Mary Brunner, una bibliotecaria pelirroja y delgada, era sin dudas el tipo de Manson, y se mudó a vivir con ella. Pocas semanas después adquirieron una furgoneta Volkswagen y juntos empezaron a recorrer la Costa Oeste descubriendo por sí mismos la forma de vivir y de amar en las comunas hippies.

Ignota Andrómeda

Charles partió a Los Ángeles para intentar iniciar su carrera como estrella del rock. En Venice Beach conoció a Lynette Fromme, que acababa de pelearse con sus padres. Manson volvió con ella a donde estaba Mary, quedando así formado el núcleo original de la familia. Luego se les unió Patricia Krenwinkel, una insatisfecha practicante de abogada. Así Manson creó su propio harén. Él y su corte de jovencitas, unos diez años menores, eran invitados a las mejores fiestas. Sus métodos de dominación eran el ácido lisérgico, el LSD, y el sexo, técnica esta última que había aprendido de su breve tiempo como cafiche. Tenía ciertos favoritismos con algunas chicas, pero, aunque era posesivo con todas, usaba a algunas de “menor jerarquía”, en caso de desobedecerle, las golpeaba, para que las chicas entendieran quien mandaban. Cuando aumentó el número de integrantes de la familia, él se transformó en el coreógrafo de las orgías que efectuaban.

Charles convenció a un conocido de que le regalara un piano, el cual a su vez cambió por un Volkswagen. Con el tiempo, la furgoneta Volkswagen se les hizo chica y la cambiaron por un viejo autobús escolar. Lo pintaron de negro y en un costado le pusieron Hollywood Film, para prevenir dificultades con la policía. El micro negro se hizo famoso en los alrededores. Manson y su grupo se movían por los lugares de moda. Siguieron creciendo. También llegó Charles Tex Watson, que les presentó a Dennis Wilson, que se fascinó con la familia y su estilo de vida. Los alojó en su casa, los alimentó y le proporcionó ropas de su propio vestuario. Era tal el carisma y capacidad de labia de Charles Manson que no necesitó trabajar nunca en su vida, básicamente solo su círculo y contactos era quienes lo hacían, comía, bebía, dormía y satisfacía sus necesidades profundas a base de otras personas.

A mediados de 1968, comenzaron a vivir en chozas en Topanonga Canyon y sus alrededores. Nacieron los primeros hijos de la tribu. La mayoría de los integrantes eran jóvenes impresionables y muy manipulables. Llegaron nuevos miembros que aportaron con bienes y sustanciosas cantidades de dinero. Gracias a Sandra Good, una asociada de San Diego, la familia se trasladó a vivir al cinematográfico Rancho Spahn. Comenzaron allí a vivir como marginados contraculturales, alimentándose de la comida que desechaban los supermercados, colaborando en el rancho, robando droga y pidiendo prestados vehículos y tarjetas de crédito. Sin embargo, enfermedades de transmisión sexual, embarazos y la falta de comida en la columna amenazaba que Manson perdiera el control de su comuna, lo que provocó la implantación de la idea de que el fin del mundo se avecinaba. Empezó a obligar a sus seguidores a escuchar Helter Skelter-the Beatles, diciéndoles que cada canción tenia mensajes proféticos y encriptados, anunciando un levantamiento de guerra racial entre afroamericanos y caucásicos.

Manson comenzó a dirigir a su comuna para entrar a casas de celebridades y gente adinerada para reacomodar los muebles y robar tarjetas y efectivo para sobrevivir. Sin embargo, tuvieron problemas con un traficante de drogas lo cual provocaría la muerte de la primera persona a manos de la familia Manson: un traficante de drogas budista llamado Gary Hinman. Le cortaron la oreja (en este caso sería lo único que Charles Manson realizaría por sus propias manos) y torturado/asesinado a manos de Bobby Beausoleil. Buscando inculpar a “las panteras negras”, grupo donde presuntamente estaba el traficante con el que tenían problemas, y además, poner en carril su idea de la guerra racial. Sin embargo, entre el temor Beausoleil fue arrestado por la policía al pasar una luz roja, siendo encontrado en su auto durante la revisión y detención el cuchillo con la sangre seca de Hinman. La familia Manson al enterarse del arresto entró en pánico. Charles pensó que al estar encerrado el confesaría sobre su presencia. Entre el caos, a alguien se le ocurrió (no se tiene claro que haya sido Charles, todo apunta a la posibilidad que el auto de la idea fue Tex Watson), que para hacer pensar a la policía que tenían encerrado a un sujeto inocente y que el verdadero asesino seguía libre, el realizar otro asesinado para inculpar a un asesino y/o grupo de asesinos ficticio.

Todo ocurrió el 8 de agosto de 1969, el grupo conformado por Susan Atkins, Patricia Krenwinkel, Linda Kasabian y Tex Watson, con una pistola de calibre 22. El plan era matar a todos los que estuvieran presentes en la casa y colocar el mismo mensaje que dejaron en la pared de la casa de Gary Hinman, para relacionarlos. El cuarteto se dirigió al 1050 de Cielo Drive, allí se encontraba Sharon Tate con alrededor de  8 meses de embarazo, su esposo Roman Polanski estaba en Europa filmando una película, Sharon esa noche se encontraba en la compañía de Jay Sebring, Abigail Ann Folger y Wojciech Frykowski. Llegaron a la media noche, Tex se encargó de cortar la luz eléctrica y las líneas telefónicas, Saliendo de la propiedad iba Steven Parent (18 años), amistad del cuidador de la propiedad, abriendo el portón para retirarse fue divisado por Tex, quien sin pensarlo dos veces encañonó le dio dos disparos en la cabeza, siendo la primera víctima asesinada esa noche. Posteriormente saltaron la barda para acceder a la vivienda. Wojciech se encontraba durmiendo en el sofá de la sala principal cuando lo despertó el ruido que hicieron al entrar por la ventana, Wojciech sólo logro divisar una silueta negra que correspondía a Tex, acto seguido comenzó a patearlo en la cabeza. Para este punto Linda se encontraba demasiado nerviosa, por lo que se retiró del lugar, regresando a esperar en el automóvil. Susan comenzó a subir las escaleras y en la primera habitación encontró a Abigail Folger, desenvainó el cuchillo que tenía oculta en el bolsillo derecho de su pantalón, obligándola a bajar a primer piso junto con Wojciech, posteriormente Susan bajó junto con Sharon y Jay a punta de amenaza con el arma punzocortante.

Ya una vez todos en el primer piso, Tex amarro parte de una cuerda en el cuello de Wojciech, pasando por encima de una viga y en el otro extremo atándolo en el cuello de Tate, evitando así que escaparan. Tex comenzó a exigirles dinero y pertenencias, pero al no haber respuesta éste enfureció, disparando así en el estómago a Wojciech. Posteriormente se dirigió con Jay, simplemente porque había soltado un querido por la mordaza, apuñalándolo 7 veces en el torso, hasta asegurarse que estaba muerto.  En este momento Wojciech intentó escapar, siendo interceptado por Susan, quien lo apuñaló, mas aún así Wojciech seguía luchando, ante esto Tate le dio dos disparos, una en la pierna y otro en la espalda, además de remates en la cabeza con la culata de la pistola, más aun así Wojciech no desistía del escape, alcanzó a salir de la casa sin éxito, ya que fue alcanzado por Tate una vez más, terminando finalmente con su vida apuñalándolo. En el caos Abigail intentó escapar, pero Patricia la alcanzó y finalmente la asesino.  En ese momento Sharon Tate comenzó a implorar por la vida de su bebé, tratando de disuadirlos. Más en un arranque errático Susan comenzó a apuñalarla frenéticamente en la parte del abdomen, posteriormente sosteniéndola para que Tex continuara apuñalándola hasta el cansancio de ambos, terminando así con la vida de la esposa del director de “El bebé de Rosemary”, como si se tratara de la más macabra de las coincidencias. Una vez acabada la masacre tomaron 70 dólares que se encontraban en la cartera de Abigail, así como dejaron un mensaje ensangrentado similar al crimen de la casa de Gary Hill. Por el cansancio decidieron no saltar el portón principal sino accionar el botón de acceso para la abertura de éste, en el cual dejó plasmado su huella ensangrentada como una impresión perfecta, una de las razones de su futuro arresto.

El 10 de agosto del mismo año, volverían a realizar un acto similar, por orden de Charles Manson, armados con cuchillos, una pistola calibre 22 y una bayoneta, Arribando al domicilio de Leno y Rosemary LaBianca, una pareja de clase media, entrando por la puerta trasera, los amarraron y colocaron unos cubrecamas sobre sus cabezas para dejarlos inmovilizarlos. Charles únicamente se encargó de robar las pocas pertenencias que tenían, llevándose a una parte del grupo con él de regreso al rancho, y a la otra parte encargados de “terminar de trabajo”. Tex mató a Leno cortándole el cuello y posteriormente a su esposa, ambos asesinados con la punta de la bayoneta. Dejaron entonces un mensaje escrito con la sangre de éstos: “Cerdos”, en la pared como en los otros dos casos.

A 50 años de los asesinatos, Diane Lake publicó: “Miembro de la familia”, libro en el cual expone a la secta desde adentro.

Mentes criminales y brillantes una combinación malévola, atrayente de prosélitos capaces de morir y matar por sus “mesías personales” , llevándose en su avalancha de ambición a seres inocentes que ignoraban la fatalidad de las siniestras causas de sus atacantes.

Abrazos y estrellas. 🤗🌟✨⭐

Un comentario en «Persuasión: El culto de lo oculto II»

  • el 01/09/2020 a las 2:36 am
    Enlace permanente

    Buen escrito. Interesante ver como muchas mentes brillantes, terminan siendo criminales, razón por la cual se les hace fácil manipular a las masas… como dijo Dr. Robert Hare: si no hubiera estudiado a los psicópatas en prisión, lo hubiera hecho en la bolsa de valores… esa mente «brillante»- criminal se ve hoy en quienes nos gobiernan, como dijo Endika «Estamos gobernados por psicópatas, no sienten el dolor que causan» quizás no nos masacran como a quienes describe esta publicación, pero si nos hacen sufrir una agonía lenta y duradera. Una vez más, buena publicación.

    Respuesta

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: