Mueren cerca de 55 personas en nuevos enfrentamientos intercomunitarios en el centro de Sudán del Sur

Alrededor de 55 personas han muerto durante el fin de semana en una serie de enfrentamientos intercomunitarios en dos estados situados en el centro de Sudán del Sur, en medio de un repunte de los incidentes de este tipo, que han dejado miles de muertos en los últimos meses.

En uno de los incidentes, al menos 32 personas murieron en el condado de Tonj Norte, en el estado de Warrap, tras unos combates entre las comunidades apuk padoc y atok buk, según ha detallado este lunes el secretario general del disuelto estado de Tonj, Gabriel Awan.

Awan ha señalado en declaraciones concedidas a la emisora Radio Tamazuj que siete personas resultaron heridas en los enfrentamientos y que dos aldeas “fueron incendiadas”, antes de agregar que los combates estallaron en respuesta al linchamiento de un hombre de la comunidad atok buk en mayo.

Así, ha manifestado que los enfrentamientos tuvieron su epicentro en las aldeas de Agany y Anyibuth y ha añadido que la situación parece estar ahora bajo control.

Por otra parte, otras 24 personas murieron y 34 resultaron heridas en enfrentamientos en el condado de Rumberk Oriental, en el estado de Lagos, tal y como ha indicado este lunes el portavoz de la Policía estatal, Mabor Makuac.

“Los incidentes arrancaron el 24 de junio, cuando un hombre no identificado atacó a varias personas en una casa en Pachong, matando a tres personas”, ha señalado, al tiempo que ha puntualizado que en los días posteriores hubo varios ataques para el robo de ganado.

Finalmente, un hombre fue asesinado el 26 de junio, provocando un estallido de violencia y ataques de represalia que se sucedieron durante el fin de semana, tal y como ha recogido la emisora sursudanesa Eye Radio.

La violencia política ha disminuido en Sudán del Sur a raíz del acuerdo de paz de 2018 entre el presidente, Salva Kiir, y el principal líder rebelde, Riek Machar, que derivó en un Gobierno de unidad que vio la luz en febrero de este año.

Sin embargo, el país ha sido escenario de un repunte de la violencia intercomunitaria, especialmente en las zonas del centro del país, que ha dejado varios miles de muertos durante los últimos meses, según los balances facilitados por las autoridades locales.

Estos enfrentamientos suelen estar motivados por los intentos de robo de ganado y las disputas entre pastores y agricultores en las zonas más fértiles del país, especialmente a causa del aumento de la desertificación y el desplazamiento de poblaciones.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: