Menor impacto ambiental en hornillas paneleras

Con una reconversión tecnológica en las hornillas utilizadas en la producción de panela se podría mejorar la eficiencia térmica, optimizar la combustión, eliminar el uso de materiales contaminantes y prevenir enfermedades de largo plazo.

Así lo explica la estudiante Daniela Burbano, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Tumaco, quien participó en una investigación adelantada en el municipio de Ricaurte (Nariño) en la que se observó que el suministro de energía de las hornillas paneleras se obtiene por la combustión del bagazo, aunque este sistema ha presentado ineficiencia térmica que ha llevado a los productores a utilizar materiales alternos como leña y llantas.

Según explica la estudiante de Ingeniería Biológica, estos materiales alternos generan un gran impacto ambiental en el entorno y un menor ingreso en la producción.

“Identificamos que la ineficiencia térmica en las hornillas paneleras genera gastos adicionales porque el bagazo no se utiliza por completo y además la estructura presenta fisuras que hacen que se pierda calor y se demore más el proceso de producción”, detalla la estudiante Burbano.

Después de observar esta problemática, los estudiantes propusieron hacer una reconversión tecnológica en las hornillas que consiste en incluirles un sistema para recuperar el calor de los desperdicios de los gases: “este se usa para calentar y suministrar aire secundario y optimiza la combustión con menos consumo de bagazo y sin usar llantas como combustible”, agrega.

También plantearon un control de tiraje automático y autónomo, que consiste en un dispositivo que optimiza el tiempo en que los gases están transfiriendo calor dentro de la hornilla e impide que pasen demasiado rápido dentro de esta mientras transfieren calor a los jugos por medio de las pailas.

Por último se presentó un sistema de transporte y precalentamiento de bagazo para la combustión, que consiste en que el bagazo que ha estado almacenado caiga a una tolva (recipiente en forma de cono invertido, con una abertura en su parte inferior) que sirve para que el bagazo pase poco a poco y sea recogido por un transportador con motor eléctrico que lo lleva hasta un ducto en el que cae por gravedad al interior de la hornilla. Este sistema se basó en el proyecto “Optimización del proceso de combustión de hornillas paneleras en el departamento de Cundinamarca (2015)”.

Con esto se espera mejorar la calidad de la panela y aumentar su producción, usar únicamente el bagazo para el proceso de combustión, reducir gastos de producción, mitigar el impacto ambiental y prevenir enfermedades de largo plazo como el cáncer pulmonar.

La investigación espera contribuir a este sector productivo del municipio de Ricaurte, ya que es una zona con terrenos fértiles que permite adelantar actividades agrícolas. De hecho el cultivo de caña de azúcar para la producción de panela es una de las principales actividades productivas del municipio. Según datos de la Secretaría de Agricultura (2017) existen 950 hectáreas sembradas de caña, las cuales producen 60 toneladas de panela al año, lo que le permite el sustento económico de la mayoría de las familias.

En el trabajo también participaron los estudiantes Jorge Hurtado, José Richard Orbes y Alejandra Nataly Velásquez.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: