Entre más cadenas envías más bruto te vuelves

Hoy me llegó al Whatsapp la doceava cadena del día y  apenas son la una de la tarde.  He tenido que silenciar casi todos mis grupos de Whatsapp, menos los del trabajo, porque día a día envían cadena tras  cadena, recibo los mismos mensajes siete u ocho veces.

“Rayos solares dañaran los celulares a las 3 a.m., se recomienda apagarlos”,Una extraña enfermedad, nunca antes descubierta, que transmiten unos gusanos…” (incluye espantosa foto). El mensaje que me llegó a la una de la tarde es sobre la cura milagrosa para el cáncer, comer frutas de una forma especifica, es un estudio publicado por el Dr. Stephen Mark.

¿Quién diablos es Stephen Mark? ¿A qué universidad pertenece? ¿Dónde encuentro el informe científico que dice que si como tal fruta de una forma específica se cura el cáncer?

Me tomé el trabajo de googlear a Stephen Mark ¿Qué encontré? Cientos de páginas (casi todos blogs) que reproducen la cadena de Whatsapp, tanto en inglés como en español. No encontré un estudio serio o un libro que hiciera referencia al mensaje de Whatsapp. Encontré muchos Stephen Mark, entre todos hay un médico urólogo australiano que tiene una ponencia sobre cáncer de próstata, la puedes ver en YouTube (Aquí) y en ninguna parte de su ponencia escrita y en vídeo el Dr. Stephen Mark habla de frutas como cura del cáncer. Los invito a leer este articulo (aquí), está en inglés, pero básicamente dice que ese mensaje de Stephen Mark es una de las mas grandes mentiras sobre curas para el cáncer y que circula desde 2010.

¿Es útil esa información que me llega al celular? Comer frutas es sano, indudablemente, pero no es la cura milagrosa para el cáncer y sobretodo no hay un estudio científico sobre eso, ni un Stephen Mark afirmándolo.

¿La gente se detiene a pensar sobre lo que comparte a diario? ¿Se detienen a reflexionar si es verdad la información que envían en cadenas? O sólo lo leen rápidamente y dice “Guao que interesante” y como unos robots comparten a todo el  pueden todo lo que les llega.

Estamos en la sociedad de “compartir y dar like”. La sociedad que utilizaba su cerebro para pensar y cuestionar está casi extinta, quedamos pocos.

Ahora yo mido la inteligencia y calidad humana de las personas por lo que comparten en Whatsapp y lo que publican en redes sociales.

Para mí no es de personas inteligentes compartir como maquinas todos los “estudios científicos” de “curas milagrosas” que llegan a Whatsapp. Son estudios y curas que si te sientas a leer con un  poquito de sentido común te das cuenta que no son reales ¿Para qué comparten mentiras? ¿Dónde quedó esa época en la que se investigaba lo que se afirmaba y compartía? Ya la gente no usa su cerebro para pensar, dudar y verificar, sino para compartir como zombis todo lo que les llega.

De ese tipo de personas me alejo, porque si se creen el cuento de la cura milagrosa del cáncer que les envían por Whatsapp son capaces de creer cualquier cosa, súmele a eso, que se dejan llevar por comportamientos masivos. No hay nada mas peligroso que una masa bruta y ciega.

No entiendo como comparten preocupados que “los celulares se dañaran  sino los apagas a las 3 a.m porque unos rayos solares inesperados llegaran a la tierra” ¿Quién dijo eso?¿La NASA? La NASA siempre es la fuente oficial de todas las tragedias galácticas y fines del mundo. Lo peor de todo es que esos que envían el mensaje de verdad se preocupan y apagan el celular.

El inmortal mensaje “Si no envías este mensaje Whatsapp va a dejar de ser gratis o van a cobrar el servicio de videollamada, así que compártelo con todos tus contactos“. Ya perdí la cuenta de cuantas veces me han llegado mensajes como ese ¿Quién dijo que por compartir incesantemente un mensaje Whatsapp va a dejar de cobrar un servicio? Mejor aún ¿Dónde dice oficialmente que Whatsapp va a cobrar?

¿No piensan cuando leen? ¿No les suena absurdo? También mantengo mi distancia con las personas que son capaces de creer que rayos cósmicos les fundirán el celular a las 3 a.m. Si son capaces de creer eso  sólo porque alguien se lo compartió por Whatsapp, son capaces de creer cualquier cosa y generalmente lo más inverosímil. Son los que terminan linchando al vecino porque alguien dijo que era brujo y mataba con la mirada. Son los que creen en “me lo dijeron” y esos son peligrosos.

¿Qué se necesita para que un mensaje se vuelva una cadena? Que la “fuente” sea la NASA o un organismo similar, en su defecto un “científico” o “Doctor” de nombre extranjero, no suena igual que el Dr. Stephen Mark hable de la milagrosa cura del cáncer a que lo diga el Dr. Carlos Pérez. Generalmente los desocupados que hacen estas cadenas buscan nombres de personas que tengan algo que ver con el tema, eso le da credibilidad. También se suele necesitar una universidad, y salen los nombres de universidades que uno no tiene ni idea de donde quedan (o si existen), pero bueno lo dice la Universidad de Narnia… así que tiene que ser verdad.

Aunque le suene chocante a muchos el exceso de información al que estamos expuestos, día a día, nos está volviendo cada vez más brutos. Le está quitando a la humanidad el divino don de cuestionar, dudar, investigar, de buscar más allá. La humanidad está “tragando entero” toda la información que le llega, sin preguntar, sin dudar y como robots enviándola a todo el que pueden.

Un día en un grupo de Whatsapp pregunté tímidamente a alguien ¿Por qué compartes esto? Compartió una imagen de una olla con monedas de oro cuyo mensaje decía que sino lo compartías a 10 personas se iba la prosperidad de tu vida ¿Saben qué me respondió? Me dijo “lo comparto por si acaso, uno nunca sabe”.

Quedé plop como Condorito ¿Por si acaso? Esa persona en realidad estaba pensando que sino compartía la imagen de la olla le iba a caer la ruina. Lo más triste, esa persona tiene el mismo nivel de estudios que yo, estudiamos en el mismo lugar ¿En qué momento el cerebro se le entumeció?

Y creo que todo comenzó a principio de siglo, con los mensajes y las dichosas fotos  que enviaban por mail, donde te decían que pidieras un deseo y sino le reenviabas el mensaje a 20 más el deseo no se te cumplía y te caía una maldición. Ya no solamente son fotos y mensajes, ahora son “estudios científicos”. Nuestra sociedad está grave.

16 comentarios sobre “Entre más cadenas envías más bruto te vuelves

  • el 06/07/2017 a las 2:14 pm
    Permalink

    tiene toda la razón en cada párrafo de este artículo.

    Respuesta
  • el 25/08/2017 a las 12:57 pm
    Permalink

    totalmente de acuerdo con este articulo… y lo peor que esta pasando es que a los que cuestionan el por qué de estas cadenas los toman como “raros” …

    Respuesta
  • el 20/10/2017 a las 5:24 am
    Permalink

    Hola! Justo ayer recibí este whatsapp y decidí responder con el link a tu blog.
    Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices menos en una cosa: no es que la gente ya no reflexione y haya dejado de cuestionarse la veracidad de las cosas, es que siempre fue así. Piensa, por ejemplo, en la naturalidad con la que alguien te pregunta por tu signo del horósocopo. Pero hay de todo: apariciones milagrosas de la Virgen, extraterrestres, supersticiones, parapsicología, pseudociencia, etc.

    Respuesta
  • el 12/11/2017 a las 3:30 pm
    Permalink

    Muy de acuerdo. Es curioso, esa cadena de la olla con dinero, me la enviò unamigo cientìfico(publica en en neurobiologìa todos los años) y tambièn le preguntè, por què me la enviaba, su respuesta fue: ” uno nunca sabe”…Nooooooo!

    Respuesta
    • el 29/05/2018 a las 11:21 am
      Permalink

      Seguro te siguió el vacilón. Si lo dijo preocupado, genuinamente, entonces es uno más con mentes torcidas debido a lo cotidiano de las expresiones como aquella de “ hasta luego, si dios quiere, en última instancia es otro desiquilibrado superstcioso.

      Respuesta
    • el 29/05/2018 a las 11:31 am
      Permalink

      Es un supersticioso más entre la gran masa que componen

      Respuesta
  • el 29/05/2018 a las 11:28 am
    Permalink

    Seguramente te siguió el vacilón, o es uno más con la mente torcida por la contaminación de lo cotidiano como aquello de “hasta mañana, si dios quiere” o simplemente es otro supersticioso más entre la gran masa que ellos componen.

    Respuesta
    • el 14/06/2018 a las 6:27 am
      Permalink

      Este comentario será muy general porque no tengo a mano los nombres, fechas y lugares, pero es la idea que he ido tomando de lo que he leído a través de los años y lo que he vivido en experiencia.

      Comenzando por lo último, vengo de una familia con conocimientos sobre naturismo, teniendo uno de los primeros centros naturistas (negocios) en el país, hace ya varios años atrás. Una medicina alternativa con gran explosión en nuestra sociedad, debido a sus excelentes resultados. Sin embargo, pasados los años y viendo esta gran difusión sobre los resultados curativos, se comenzó a luchar incluso por los medios televisivos contra este tipo de medicina, invalidando sus tratamientos y argumentando la falta de estudios.
      Fueron años difíciles, en donde as entidades de gobierno se hicieron parte. Posiblemente una lucha despertada desde la industria farmacéutica.
      Pasados algunos años, se verifican las propiedades curativas de muchos productos de la naturaleza y se lanza una orden que solo las farmacias pueden venderlos. Jamás se ve un mea culpa de quienes estuvieron detrás de esta persecución.
      Vivimos un paradigma, parte de la verdad la hacemos absoluta. La virtud del engaño es que es verdad con un poco de mentira y en la sociedad sobre el 90% lo vive así, porque también es más cómodo y también porque creemos mucho en lo que el hombre es capaz de hacer.
      Recuerdo haber leído hace años atrás que el doctor que descubrió el cáncer habló que la cura para ello era un cambio de alimentación. Y explicaba sobre los alimentos ácidos y alcalinos. En apoyo a este comentario, recuerdo haber leído en un artículo de la prensa, la historia de un hombre que vivía en Estados Unidos ybfue diagnosticado con cáncer y con solo seis meses de vida. Se fue a su tierra natal, una isla de Europa, a pasar sus últimos meses de vida junto a su familia. La alimentación allá era en base a muchos productos del mar. El final de la historia fue que se sanó y vivió muchos años más. Volvió años después a Estados Unidos y quiso encontrarse con los doctores que lo habían diagnosticado, pero ya ambos habían partido de esta tierra.
      Vivimos convencidos de nuestros estudios, son importantes? Sí, pero no son verdades absolutas.
      Hay mucho qué decir… Espero que lo escrito sea una semilla que sirva para despertar a alguna conciencia

      Respuesta
      • el 17/06/2018 a las 7:40 pm
        Permalink

        Muchas gracias, muy acertado tu comentario

        Respuesta
      • el 15/07/2018 a las 9:58 am
        Permalink

        Tiene razón no son verdades absolutas pero si se quiere ayudar a la población, deben realizarse, ya que para garantizar a alguien que va a sanar con frutas o remedios, debemos saber la dosis a la que curo a la otra persona, si hay alguna dosis en la cual surja el efecto contrario y cause daño a la persona, o si todos reaccionarán igual o si se puede extender dicho tratamiento a toda la población. No se debe basar en ponle una pizca de esto o aquello nadamás. Y en eso consiste el método científico de los estudios. No todo es por la “mafia” de la industria farmacéutica que nos quiere absorber el cerebro. Saludos!!!

        Respuesta
  • el 15/07/2018 a las 9:53 am
    Permalink

    Me metí a leer esto, porque Vi el famoso artículo de las frutas por la teoría del famoso Dr. Steven Mark publicado en Facebook por un familiar, entonces me metí a buscar quién era ese doctor, o algún estudio en fuentes como PubMed, acerca de las frutas y la cura del cáncer, claramente no existen no hay. Y le postee este blog a mi familiar. Y así del diario. Soy medico general y no soy agnostica, pero cuando se trata de la salud, no hay que jugar con las personas porque por “estudios” como estos los pacientes dejan de lado sus quimioterapia, sus tratamientos para enfermedades crónicas etc etc, y eso es muy grave. Gracias!!!

    Respuesta
    • el 16/09/2018 a las 6:12 am
      Permalink

      Hipocrates el padre de la medicina:
      “Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.”
      “Tus fuerzas naturales, las que están dentro de ti, serán las que curarán tus enfermedades.”
      “La fiebre de la enfermedad la provoca el cuerpo propio.
      “No los remedios, sino la naturaleza es la que cura, consistiendo la virtud de aquéllos sólo en ayudar a ésta.

      Respuesta
  • el 16/09/2018 a las 6:27 am
    Permalink

    Hipocrates:

    “Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.”
    “Tus fuerzas naturales, las que están dentro de ti, serán las que curarán tus enfermedades.”
    “La fiebre de la enfermedad la provoca el cuerpo propio.”
    “No los remedios, sino la naturaleza es la que cura, consistiendo la virtud de aquellos en ayudar a ésta.” 

    Respuesta
  • el 26/09/2018 a las 8:02 pm
    Permalink

    Muy de acuerdo. Hoy, un año después de tu artículo, me llega la cadena de la cura milagrosa de este doctor. También lo googlié. Lo hago con algunos mensajes, porque generalmente los ignoro. La mayoría de las veces estas cadenas son compartidas por gente buena que de verdad cree que te salva la vida enviándotela. Una lástima la falta de reflexión y criterio.

    Respuesta

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: