Los galanes de vereda en Facebook

Dar amistad a un hombre en Facebook se convierte en una pesadilla y en un dolor de cabeza. Mucha gente me envía amistad a diario (supongo que le sucede a todos). Es cuando entro en el dilema ¿acepto o no? Resulta que como profesora le he dado clases a muchas personas, así que en ocasiones no estoy segura si el que me envía amistad lo conozco o no.

Me ha sucedido que me encuentro a estudiantes en la calle y me dicen “profe le envié amistad en Face y no me la aceptó” Entonces cuando no confirmo la amistad paso por maleducada o antipática. Y les confieso tengo mala memoria y a veces no recuerdo rápidamente a todos los que han sido mis estudiantes, sobre todo si la foto no ayuda (exceso de filtros, entre otros)  y no se pueden ver datos de la biografía.

Así que para evitar eso de que soy “antipática” por no aceptar amistad en Facebook, por un tiempo opté como política aceptar la amistad de todo el que me enviara solicitud.

Fue una pésima decisión de la que me arrepentí, porque descubrí que a mucha gente le gusta enviar solicitud de amistad a desconocidos, sin motivo alguno, sin conocerlos ni por referencia de un amigo, sin tener nada en común. Supongo que ven la foto, les gusta la persona y envían amistad, no sé en realidad que motiva a alguien a enviarte amistad sino  te conoce de absolutamente nada.

Y los que principalmente hacen esto son los hombres, aunque en realidad no sé si mis congéneres hacen lo mismo con los caballeros, desconozco el asunto porque yo no lo hago ni mis amigas tampoco. Pero creo que no faltaran las ‘abre fácil’ que usan Facebook para ligar con extraños.

El asunto es que para mujeres como yo, que no usamos Facebook para cazar “prospectos” ni para conocer extraños, resulta muy incómodo que desconocidos te aborden en Facebook.

¿Qué sucede cuando aceptas la solicitud de amistad en Facebook de un hombre extraño? Inmediatamente te llega un mensaje privado, en el que te saludan con el “hola nena”, “Qué más preciosa”, “Qué tal mami”… cuando yo leo esos saludos, ese ‘mami’, ‘nena’ y demás se despierta la Diana Patricia odiosa que vive dentro de mí. Después de eso comienza el interrogatorio ¿De dónde eres? ¿Qué haces? ¿Cuántos años tienes? ¿Eres casada? ¿Tienes novio? ¿Hijos?…

Cuando leo el saludo y el interrogatorio salto del susto, “miércoles este tipo es un extraño”. No les respondo ninguna pregunta y amablemente les digo cosas como: “estoy ocupada”, “en este momento no puedo hablar con usted” e inmediatamente les quito la amistad. Pero la gran mayoría no entiende que no deseo entablar ninguna conversación y se ponen “intensos” tratando de «conquistar» según ellos, para mi asumen el rol de acosadores de menor escala en redes sociales.  Y es cuando se me alborota el Diana Patricia y los mando a M… Mercurio para que averigüen si hay vida inteligente.

Pero es en situaciones como estas donde les aflora el macho cabrío, el lobo alfa. Los hombres piensan que cuando una mujer acepta una solicitud de amistad en Facebook, automáticamente está aceptando chatear con extraños y por ende empezar a tener conversaciones seudo románticas y morbosas.

Se sienten con el derecho de decirte por Facebook, todas las morbosidades que se les ocurre, desde las más burdas a las más “poéticas”, se creen unos seductores expertos y están convencidos que para nosotras es agradable que nos digan todas esas vulgaridades románticas. Pero no señores, no pueden estar más equivocados, eso que hacen por Facebook es acoso, machismo descarado y burdo, creen que porque una mujer aceptó una solicitud de amistad, eso es vía libre para acosarla y decirle obscenidades.         .

Existirán algunas, como todo, que se prestan para ese juego machista y morboso. Pero muchas de nosotras no, Facebook no es para nosotras una herramienta para buscar novio, esposo o tinieblo.

En cambio esta red social es para algunos “caballeros” el levantadero criollo de la conquista del momento. Pero señores se equivocaron de red social, existe una que es para ligar con extraños, se llama Tinder. Descárguenla que seguro les va mejor que con Facebook.

Son tan descarados estos hombrecitos de pacotilla que tienen la imagen de los hijos como foto de perfil y como portada una fotico de la esposa, y aun así van de frente ofreciendo una relación romántica, algunos directamente ofrecen sexo, sin ningún respeto por su familia o pareja.

Lo peor de la historia es que lo mismo que te están escribiendo a ti, se lo están escribiendo a otras más, por lo menos me imagino yo que deben tener cinco chats de Facebook abiertos para ver a cual cazan primero, con cual pasan la calentura de la noche diciéndole morbosidades… y las cinco pendejas chatean ilusionadas porque un desconocido se “enamoró” repentinamente de ellas al ver una foto en Facebook… por favor… a las que estén en esa situación las invito a pensar con lógica, recuerden que el cerebro es un musculo, sino lo usan se atrofia.

Y les recuerdo a los caballeros, cuando una mujer desconocida que ustedes aborden por Facebook les dice que no quiere seguir conversando con usted, y sin importar lo que le diga, usted continua tratando de seducirla… eso no es seducción es ACOSO y machismo burdo.

Aquí les dejo algunas perlitas, conversaciones con desconocidos y sus “brillantes” respuestas:

Caso 1- Según él estoy en la obligación de chatear, porque sino…

Caso dos: le aplique el silencio para ver hasta donde iba a llegar… ¿Su amor? ¿Su bb? Dos años insistiendo

Caso tres: el típico acosador descerebrado… que no entiende que el absoluto silencio es un NO ME JODAS, por cierto ¿Qué significa el diablito púrpura?

 

 

Un comentario en «Los galanes de vereda en Facebook»

  • el 08/07/2020 a las 9:56 am
    Enlace permanente

    No es tan importante para botarle tanta corriente… No parece acosada, parece pretenciosa…

    Respuesta

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: