LO HUMANO Y LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

La llegada de las nuevas tecnologías está modificando significativamente la forma de trabajar y la fuerza resultante de trabajo de las organizaciones. De esta manera, a medida que los emprendimientos  avanzan hacia un futuro digital, la integración de las  cadenas de producción de las organizaciones, se ha convertido en una práctica cada vez más extendida.

Alfredo Oliveros. Egresado como Contador Público de: Universidad de la Rep. del Uruguay y Universidad de Buenos Aires (Argentina). Master en Economía Internacional de la Universidad de Belgrano (Argentina). Docente en Economía en distintas Universidades de América Latina. Contratado como asesor por distintos Gobiernos de América y asesor de distintos programas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo)

Avanzamos hacia situaciones  en los que la colaboración humano-“robots” serán elementos fundamentales para el mejor resultado y la productividad de los proyectos. Porque la realidad es que el binomio humano-“robots” está redefiniendo un emprendimiento como inteligente, en  que los aspectos robóticos  y humanos trabajan de forma conjunta. Hasta el punto de que, según la estructuración del proyecto, puede darse de que los humanos  sean supervisados por “robots”.

Las referidas alianzas están comenzando a realizar funciones básicas dentro de la  actividad .Es probable que, en un futuro, los proyectos tendrán que aprender a interactuar y entender a sus elementos tecnológicos, de la misma forma que hoy se hace con su fuerza del trabajo humano.

Se ¿necesitan realmente en las organizaciones recursos humanos, para gestionar estos elementos tecnológicos? Al respecto, hay que señalar que, según qué empresas, tendrán que considerar la gestión del rendimiento para estas nuevas máquinas y sistemas inteligentes. Hay que considerar que, al igual que ocurre con los empleados humanos, estos “robots” interactúan entre sí y con humanos, requiriendo evaluaciones de su actividad. En cualquier caso, aunque estos sistemas inteligentes se comportan de forma muy parecida a las personas, la complejidad de gestionar esta fuerza de trabajo y su rendimiento, es enorme. Debe ser un punto clave de seguimiento y control.

Por ello, las empresas necesitan tener un departamento de recursos humanos con capacidad para gestionar la productividad, eficiencia, servicio, contratación o despido de estos “robots” máquinas. Es imprescindible que las compañías cuenten con un departamento de recursos humanos-“robots” que tenga capacidad para gestionar toda esta oleada de cambios y se adapte a las innovaciones que exige el proyecto.

La realidad es que existe cantidad de datos estructurados y no estructurados que los departamentos de recursos recopilan y gestionan; y la Inteligencia Artificial tiene el potencial de analizar esta información de forma automática, lo que permite que los departamentos de recursos humanos puedan ser más ágiles y eficientes. Los “ robots” y la Inteligencia Artificial ayudan así cada vez más a los emprendimientos en su adaptación al mundo digital, hasta el punto de que la automatización y la Inteligencia Artificial, serán claves para analizar los datos sobre el rendimiento de estos “robots” en tiempo real y mostrar dónde se pueden realizar mejoras o predecir mantenimientos, por ejemplo.

Si bien todo esto puede parecer propio de una novela de ciencia ficción, es evidente que en los próximos años se desarrollarán nuevas formas de interactuar con los clientes-consumidores y productores-empleados, ya sean máquinas o humanos. Por tanto, es probable que las empresas tengan que considerar cómo negociar y relacionarse con los “robots” antes de lo que creen. Al igual que, con los “futuros consumidores”

Cuéntanos lo que piensas