Legisladores quieren que se incinere el cuerpo de Guzmán, pero la decisión es de la Fiscalía

Ocho bloques del Congreso de Perú se pronunciaron hoy a favor de que el cuerpo del fallecido jefe de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, sea incinerado, al tomar parte de la polémica que se generó en torno a cuál debe ser el destino final de sus restos, que reclama su esposa, Elena Iparraguirre, también condenada a prisión perpetua.

El pronunciamiento de las bancadas opositoras llegó un rato después de que varios congresistas comprobaran que el cuerpo que está en la morgue de la base naval del Callao es efectivamente el de Guzmán, y en medio de la polémica sobre qué se hará con el cadáver del “camarada Gonzalo”, el nombre que usaba el insurgente en sus tiempos de guerrilla.

Aunque nunca precisó qué hará con los restos si logra que se los entreguen, Iparraguirre pidió a través de una representante el cadáver, una pretensión que hoy respaldó el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), brazo político de Sendero Luminoso.

Así como el sábado el ministro de Justicia, Aníbal Torres, sugirió incinerar el cuerpo por tratarse de una «situación extraordinaria», las bancadas opositoras se manifestaron hoy en idéntico sentido, en un comunicado que firman los jefes de cada una de ellas.

“Consideramos que el cuerpo del genocida Guzmán debe ser incinerado y no generar espacios para que los rezagos senderistas y sus fachadas vigentes, como el Movadef, realicen actos de reivindicación del cabecilla terrorista, responsable de miles de muertes en nuestro país”, señala el texto de los congresistas.

El texto, divulgado por el Congreso en redes sociales, lleva las firmas de representantes de Avanza País, Fuerza Popular, Alianza para el Progreso, Acción Popular, Juntos por Perú, Podemos Perú, Somos Perú-Partido Morado y Renovación Popular.

La declaración anticipa, además, que esas bancadas plantearán “en el más breve plazo propuestas que permitan evitar que Sendero Luminoso y el terrorismo financiado por el narcotráfico ganen espacio para garantizar justicia, memoria y reparación parta las víctimas”.

En rigor, el Congreso no tiene potestad para decidir sobre el tema, que parece encaminado a una definición por parte de la Fiscalía, que hoy habilitó a un grupo de congresistas a que viera fotos del cuerpo de Guzmán.

«Preocupados por los comentarios que había por la muerte de Abimael Guzmán, las leyendas que se tejen sobre su muerte, congresistas de diferentes bancadas fuimos al Ministerio Público y luego a la morgue del Callao”, explicó la legisladora Gladys Echaíz.

Agregó que la delegación se informó de los hechos, tuvo “a la mano las muestras fotográficas, tanto del sitio en el que estaba, como también las fotos de cuando fue llevado a la morgue” y “es la misma persona, la misma que sale en los diarios y que se vio a lo largo de los tiempos».

Guzmán murió el sábado, a los 86 años, y de inmediato se generó una polémica sobre el destino del cuerpo, pese a una presentación casi inmediata de Iparraguirre, número dos de la organización maoísta, que cumple cadena perpetua desde 1992 en una cárcel de Lima.

De fondo persisten las acusaciones y versiones sobre cierta simpatía de algunos integrantes del Gobierno hacia la causa de Sendero, lo que llevó al presidente Castillo a un nuevo pronunciamiento sobre la cuestión.

«Rechazamos los actos de corrupción y terrorismo. No podemos seguir en estos dimes y diretes. Que tenemos ideología senderista: falso, totalmente falso. Somos campesinos, maestros y ronderos, y lo diré en Estados Unidos la próxima semana», remarcó Castillo, en Cajamarca, en referencia a la inminente Asamblea de la ONU.

Mientras, el Movadef exigió que el Estado “cumpla con las leyes” y haga entrega del cadáver de Guzmán a su esposa Iparraguirre.

«Hacemos llegar nuestro más profundo y sentido pésame a la señora Elena Iparraguirre y al pueblo peruano por el doloroso fallecimiento del Dr. Guzmán. ¡Exigimos que el Estado peruano cumpla con las leyes para que su esposa pueda comprobar su deceso y que sea ella la que determine el destino de su descanso final!», indicó la organización en un comunicado.

El Movadef fue fundado en 2008 por el propio Guzmán, en un intento fallido por insertar a Sendero Luminoso en el sistema democrático del país.

La declaración del ministro Torres del sábado pasado, sobre la conveniencia de cremar el cuerpo, pareció apenas una opinión personal, al punto que la cuenta de la Presidencia en la red Twitter dejó un mensaje fijo: “Como Gobierno respetamos la ley y la independencia de poderes. No nos corresponde decidir sobre la disposición final del cuerpo del terrorista Abimael Guzmán, pues es competencia del Ministerio Público”.

También los exagentes agrupados en el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN)), que capturaron al cabecilla de Sendero Luminoso hace 29 años, pidieron que el cadáver sea cremado y las cenizas lanzadas al mar.

Guzmán, docente universitario, pasó sus últimos 29 años preso condenado como responsable intelectual de uno de los más cruentos conflictos en América Latina, con 70.000 muertos, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Había fundado la organización a fines de los `70, en busca de tomar el poder por la vía de las armas.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: