Las alimañas que nos gobiernan

Hace una semana el expresidente Andrés Pastrana se presentó muy orondo ante la Comisión de la Verdad, a contar (valga la redundancia) la “verdad” sobre el narcotráfico y sus nexos con la política colombiana. Pastrana impoluto, digno y lleno de moral, leyó una carta donde los narcotraficantes Rodríguez Orejuela confiesan la financiación que le hicieron a la campaña de Ernesto Samper, afirmando que Samper tenía pleno conocimiento sobre el ingreso de estos dineros y también enlodan a Horacio Serpa.

Pastrana dijo textualmente “estoy aquí, ante la Comisión de la Verdad, convencido de que sólo con la verdad se logra la paz (…) estoy aquí para cumplir con un deber no sólo legal, sino moral. Estoy aquí, porque las nuevas generaciones no pueden quedarse sin una parte de la historia y las víctimas y las futuras generaciones tienen el derecho a saber y conocer los enormes que esfuerzos de muchos por alcanzar la paz”.

Y procedió a leer, con una moral sobreactuada, la carta de los hermanos Rodríguez Orejuela que data del 12 de junio del año 2000. Una carta de hace 21 años, que nunca fue expuesta al público ¿Extraño? Porque con ella hubiera hundido a Ernesto Samper.

Ver y oír a Pastrana en la Comisión de la Verdad fue indignante, me causó tanto malestar que, aunque tenía todo, el vídeo, fotos, con una noticia completamente elaborada y lista para subir a este medio, no lo hice. No sé si fue un atentando a la veracidad, quizás al flujo de la información de manera “neutral”, pero me negué a mí misma la posibilidad del publicar el cinismo de Pastrana, no quise darle vitrina a ese juego sucio del “más digno”.

Hoy despertó Colombia con una nueva carta de los Rodríguez Orejuela, que le envían a Pastrana desde una cárcel de Estados Unidos. En esta nueva misiva lo acusan de obligarlos a escribir la carta que Pastrana leyó en la Comisión de la Verdad. Según los hermanos Rodríguez, Andrés Pastrana prácticamente los chantajeo con extraditarlos sino escribían una carta afirmando que Samper sabía de la financiación y vinculando a Serpa en el escándalo.

Pero, ahí no acaba el asunto, los narcotraficantes afirman que a la campaña de Pastrana también llegó dinero de ellos, que esto era de conocimiento de todo el núcleo cercano de Pastrana, que incluye al que hoy es el embajador de Colombia en Argentina, Álvaro Pava. Y con ironía afirman que es poco probable que Pastrana no supiera de estos dineros, y que, de ser así, entonces le ocurrió como a Samper, todo a sus espaldas. Los hermanos Rodríguez acusan directamente a Pastrana Arango, de recibir dinero del narcotráfico para su campaña, de tener nexos y amistades con narcos, le cuestionan su posición de victima y su moral impoluta libre de corrupción.

Nos gobiernan alimañas desde hace cincuenta años, sabandijas rastreras que se alimentan de corrupción. Heredan el poder de sus familiares, tienen silla vitalicia dentro de cualquier posición del estado colombiano. Propietarios de un sillón dentro de la cúpula de poder que dirige el destino de este barrial que se llama Colombia. Se sientan cómodamente a robar todo lo que pueden y se indignan si se les acusa.

Un narco país, gobernando por capos traquetos, por mandaderos y lavaperros de narcos, políticos financiados por la droga, sale uno y entra otro, todos comen del mismo pastel. Todos igual de cínicos, se sienten impolutos, inmaculados y dignos, protegidos por un manto de moralidad. Todos hacen alarde de esa moralidad, esa ética y valores incorruptibles, tal cual como Pastrana se paró ante la Comisión de la Verdad, muy orondo y digno, a seguir mintiendo, manipulando y señalando, como si él estuviese libre de culpa.

Andrés Pastrana Arango, un inepto con poder, corrupto, mal perdedor, mentiroso, chantajista (según los Rodríguez), manipulador, mitómano, involucrado con episodios siniestros de posible pedofilia a nivel internacional (bomba que aun no le ha estallado), cínico y la lista sigue…

Como siempre, como es costumbre nacional, haciendo honor a la tradición en la que todo presidente debe robarse algo en Cartagena, Pastrana cometió corrupción en La Heroica. De Bogotá vienen los presidentes y ministros a robar, lo que sea, pero algo se puede hurtar en Cartagena que aumente sus fortunas ¿Por qué en Cartagena de Indias? Porque es la tierra de nadie, la gobiernan corruptos e ineptos desde que tengo memoria. Todos elegidos por una parte del pueblo estúpida e ignorante, tan corrupta como el gobernante que eligen, las elecciones en Cartagena es lo más parecido a la navidad.

Así que a los cachacos les es fácil venir a robar en Cartagena, gobernantes distritales imbéciles, fáciles de adular y corruptos chichipatos a los que compran con pendejadas, para que se hagan los pendejos y dejen que ocurran todo tipo de actos corruptos.

Los Rodríguez acusan directamente a Pastrana como patrocinador, promotor y por supuesto con total conocimiento de dos de los casos de corrupción más grandes sucedidos en Cartagena, Chambacú y Dragacol.

El de Chambacú es indignante, desplazaron de sus tierras a un numeroso grupo de familias afrodescendientes que por tradición familiar vivían allí, robándole sus terrenos y viviendas. Y con Dragacol se robaron 26 mil millones de pesos en 1999. Según los Rodríguez Orejuela, el expresidente Pastrana es el cabecilla, el responsable de estos dos casos de corrupción en los que se robaron parte de La Heroica. Siempre el pueblo vulnerable es desplazado, desalojado, violentado y hasta silenciado.

En el 2022 elegimos presidente y congreso, desde ya pesa en los hombros, sobre la cabeza, en el corazón pesa esa responsabilidad, por lo menos a mi me pesa, me duele, me inquieta equivocarme, no quiero elegir mal, no podemos seguir así.

No podemos seguir eligiendo a esos, a los mismos de siempre, que hacen parte de ese circulo putrefacto de corrupción. A esos que de una manera u otra estuvieron involucrados con esos gobiernos, amigos, sobrinos, hijos, primos, parejas de esas familias dueñas del poder corrupto que gobierna Colombia.

No es solamente el presidente, son los congresistas, no pueden seguir las mismas momias obsoletas, que llevan años calentando silla y robándose el país. Congresistas que se burlan del pueblo en su cara, con total tranquilidad, se sienten seguros porque su maquinaria electoral corrupta los hará reelegirse, como siempre, porque en Colombia nunca pasa nada.

Le creo a los Rodríguez Orejuela, que allá encerrados en una prisión gringa desenmascararon al cínico de Pastrana y le desbarataron su pésima actuación de impoluto dueño de la verdad. Y les doy las gracias a esos narcos, por cachetear moralmente a Pastrana, por dejar en evidencia toda la putrefacción que rodea la política colombiana.

Un comentario en «Las alimañas que nos gobiernan»

  • el 12/09/2021 a las 4:07 pm
    Enlace permanente

    Buenas tardes. Saludos y Respetos para Directivos y Personal de “The Cartagena Post”, un Blog muy Organizado y Analitico, a la hora de informar sobre la Realidad Sociopolitica de nuestro pais y el mundo. Personalmente estoy muy de acuerdo con el Articulo de la Srta. Diana Pinto en el cual critica agudamente a la Clase Politica Tradicional, que ha gobernado a Colombia mayoritariamente por Apellidos Nepotistas e Influencia en la capital distrital. Ciertamente el ExPresidente Andres Pastrana tiene un Curriculum Vitae muy Controversial en su Manejo de la Funcion Publica, como ExAlcalde de Bogota y como Jefe de Estado. No obstante, Respetuosamente, opino que el Encabezado del Articulo parece inclinar la Opinion de Aquel que lo revisa: Antes de que siquiera Este pueda examinarlo. Creo que cuando se redacta un Editorial no se debe resumir el Contenido de la Agenda Tematica del mismo, antes que este siquiera haya empezado. El Periodismo de “The Cartagena Post” es Balanceado y Equilibrado, pero su Posicion Politica con respecto a la Politica Domestica en nuestro pais y algunas “Distinguidas” Figuras que lo lideran, parece a veces: Segmentado y Pretencioso en querer influir en la Opinion de los demas, olvidando el Pluralismo que una Democracia implica. Ningun Politico, Nacional o Extranjero, es un Mesias o un Angel Salvador. Creer lo contrario hacia Alguien, es caer en el Fanatismo que aturde el mismisimo Principio de Neutralidad Periodistica. La Reputada “Leyenda Periodistica” Italiana Oriana Fallaci (Q.E.P.D.), dijo una vez: “En toda mi Carrera como Comunicadora jamas he tratado de influir en el Publico…Sino tratar de que Este saque sus propias conclusiones, basandose en Hechos Creibles y Autenticamente Ciertos…Si hago lo contrario me vuelvo Panfletaria y Discursiva.” Por su parte la Mejor Entrevistadora que ha dado el Periodismo Estadounidense, Barbara Walters, dijo esto: “Seria Infructuoso para mi el tratar de influir en mi Audiencia, estando yo condicionada por mi Opinion Previa….La Audiencia debe sacar sus propias conclusiones, pues el Pluralismo Innato que la caracteriza, inclina mi Mensaje hacia el Rechazo por parte de Ellos, si siquiera sospechan que he intentado convencerlos de que opinen lo mismo que yo.” Espero que la Srta. Pinto ni nadie de “…Post” se ofenda. Solo trato de señalarles que el Fanatismo no debe polarizar mas a Colombia, ni dividirla entre Capuletos y Montescos. Yo personalmente cai una vez en el Fanatismo Polarizante, y ademas de afectar mi Salud tambien me creo Enemistad, con Seres con quien comparti LOS MEJORES MOMENTOS DE MI VIDA. Los Amigos no son definidos por la Politica Individual que tienen, sino por los Momentos Enriquecedores que compartieron mutuamente. Espero no haber Personalizado mi Opinion. Todos mis Respetos al Personal Integro de “The Cartagena Post”. Por favor, continuen su Labor. La Division y Polarizacion que hiere a Colombia puede ser zanjada, con: Razonabilidad y Respeto a las Diferencias. Paz.

    Respuesta

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: