La Suerte de la Reforma Política

La suerte del controvertido proyecto de Reforma Política parece, según varios congresistas, estar echada. Y es que el ambiente no es el mejor, el interés de los parlamentarios tampoco suma y la lluvia de impedimentos también ha torpedeado el normal desarrollo de los debates.

“Esto viene como un avión en caída libre”, dijo el representante Carlos Guevara, del Partido Mira, quien le auguró un hundimiento seguro a la iniciativa.

En el mismo sentido se pronunció María Fernanda Cabal al considerar que el gobierno se equivocó presentando el proyecto en época preleectoral. “Qué ingenuidad si el Gobierno pretende que la clase política le funcione”, recalcó la representante del Centro Democrático.

Y es que el proyecto de iniciativa gubernamental busca la transparencia de los partidos políticos, otorgar garantías a los movimientos minoritarios y una financiación más estricta y rigurosa de las campañas para desterrar la corrupción.

Contrarreloj

Aunque el gobierno confía en que el proyecto pase su examen vía ‘Fast Track’ la cosa no está nada fácil. La carrera contra el reloj es otro enemigo ya que los plazos vencen en noviembre próximo cuando arranca la inscripción de aspirantes al Congreso de la República. El proyecto hasta ahora camina por plenaria de la Cámara y le espera su tránsito en Senado.

“Este es una clara señal para el Gobierno y para las Farc que el Congreso de la República no está satisfecho con la Reforma Política que se está tramitando ni en los tiempos, ni en los términos en los que está siendo planteada y debería entender ese mensaje y desistir de tramitarla por la vía del fast track y previo a las elecciones parlamentarias del 2018”, aseguró el representante del Centro Democrático por Bogotá, Samuel Hoyos.

Esperanzas

Otros más optimistas como Alirio Uribe, del Polo Democrático, salieron en defensa del proyecto al que consideraron necesario para reformar las costumbres politiqueras y electorales del país. “Hay dos hechos históricos que ameritan una reforma política: uno, la corrupción que hace que se necesite un tribunal electoral independiente, y dos, el tema del proceso de paz”.

Por su parte, la representante por Bogotá, Ángela María Robledo, teme que la iniciativa no pueda ser evacuada en esta legislatura. Tras lamentar que los debates no hayan tenido la diligencia debida, espera que sus colegas adopten la actitud y el interés requerido para discutir el proyecto que se vio empantanado por la cantidad de impedimentos (más de 70) presentados por algunos congresistas.

Para Didier Burgos, del Partido de La U, la reforma política “garantiza la profundización de la democracia y el reconocimiento de las minorías”. El representante por el departamento de Risaralda hizo reparos a las listas cerradas y a las coaliciones partidistas “ya que esto confunde al elector”.

Más reparos

Otro de los puntos que tuvo reparos en las plenarias de la Cámara de Representantes fue el tema del Tribunal de Aforados, implícito en la Reforma Política y cuya función sería la de juzgar a los más altos funcionarios del Estado, en remplazo de la Comisión de Acusación e Investigaciones de la Cámara, señalada de inoperante e ineficiente.

Para el representante conservador Telesforo Pedraza, ponente de la Reforma, este tema no debe incluirse en este proyecto, mientras que para Atilano Giraldo este tema es trascendental pero tiene que ser analizado con detenimiento, “se le debe dar el tramite pero sin correr”, dijo el representante de Cambio Radical.

Rodrigo Lara, presidente de la Corporación, manifestó que no estuvo de acuerdo en que el Tribunal de Aforados hiciera parte de la misma reforma, a la vez que respaldó la creación del mismo. Lara calificó como “peligroso para la democracia que los magistrados de la JEP, con ese inmenso poder que tienen, no tengan unos jueces lo suficientemente independientes y capaces para poder controlarlos”.

Al final, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, aclaró que el Tribunal se mantiene y sigue vivo en la iniciativa. La discusión del proyecto avanzó, levemente, con la aprobación de la ponencia inicial y con la creación de una subcomisión que estudie las proposiciones.

Fuente: Oficina de Información y Prensa Cámara de Representantes.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: