La soberbia de un alcalde

Es un gran espectáculo de circo lo que se está viviendo hoy en Cartagena por parte del señor alcalde y su gabinete. Es una verdadera vergüenza nacional. Esta pelea entre Dau y los concejales no tiene ningún trasfondo porque todos fueron elegidos por votación popular, para mal o para bien fue nuestra decisión y es respetable.

Pero en esta pelea no hay ganador ni vencido, porque el Covid-19 no tiene color ni estrato social, ataca por igual a todos. Cartagena tiene más de 1 millón de habitantes y no es posible que por un alcalde y 19 concejales estemos en medio de una pelea sin fundamento.

Al señor alcalde solamente le gusta gritar y decir palabras vulgares, con eso cree que tiene poder. Todos vamos a salir afectados y perjudicados con esta pandemia señor alcalde. Recuerde que usted fue escogido para gobernar y trabajar por la ciudad, lo mismo que los concejales, en estos momentos de crisis mundial deberíamos estar unidos para ayudarnos mutuamente, por el bienestar de todos los cartageneros.

Lo que ellos le solicitan a usted, es algo que ya debería tener organizado, hospitales para aislar a los enfermos, los médicos con sus equipos de protección, la policía con los implementos para que no se contagien, los equipos médicos. Asimismo, las directrices que usted va a tomar para ayudar a los ciudadanos, no solamente a los estratos uno y dos, sino a todos en la ciudad en general.

La ciudad está detenida en el tiempo. Y el mundo se detuvo para los seres humanos. Sus enemigos no son los concejales como usted dice en redes y medios de comunicación, su enemigo es el Covid-19. Deje de hacer señalamientos inútiles. Nadie le tiene las manos atadas para actuar.

Deje de culpar de su desorganización, de su improvisación a los concejales y sea responsable de sus actos. Poniendo “quejas” al pueblo, como si con esto pudiera detener el virus, colocando una cortina de humo para evadir su responsabilidad. Lo que se va a perder es vidas, familias perdiendo sus seres queridos, si usted no toma esto en serio.

Cuando la gente muera en las calles como en Estados Unidos, España, Italia o Ecuador no diga que fueron culpables los concejales, sino su desorganización.

Señor alcalde no estamos en la época de la inquisición, deje la arrogancia, póngase la mano en el corazón y diga si usted tiene el coraje de tirar la primera piedra, libre de culpa y volver esto una inquisición de señalamientos, de hostigamiento hacia las personas.

Incitar a pelear, a llenarse de rencor y odio. No busque chivos expiatorios, los concejales no tienen la culpa del Covid-19, actúe con hechos y no con palabras. El tiempo corre y el virus también.

Aclárele a la ciudadanía que está haciendo para mitigar esta pandemia en la ciudad. Espero que no se siente a llorar como Nerón cuando se incendió Roma, cuando en Cartagena empiecen a caer los muertos por sus desatinos.

En 1815 Cartagena fue asediada por los españoles y resistimos. Hoy estamos asediados por el Covid-19 y solo podremos salir victoriosos si nos unimos.

*Las opiniones expresadas en este documento no han sido sometidas a revisión editorial, son de la exclusiva responsabilidad de los autores y pueden diferir con las del The Cartagena Post.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: