A la innovación docente le falta más apoyo

Ausencia de apoyo económico y logístico, tiempo limitado, falta de interacción con otros profesores y poca comprensión de algunos padres son algunas de las dificultades a las que se enfrentan los docentes de colegio que buscan implementar métodos de enseñanza no convencionales.

BOGOTÁ D. C., 23 de enero de 2017 — Agencia de Noticias UN-

El respaldo existe en el papel pero no en la práctica; hace falta gestionar recursos, espacios y permisos para que los docentes puedan llevar a cabo las actividades planeadas, señala María Fernanda Castañeda, magíster en Psicología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

Otro problema es que el tiempo es limitado; muchas veces las actividades lúdicas chocan con los horarios de las otras asignaturas, o si estas se programan fuera del colegio es difícil coordinar a los estudiantes y a sus padres.

“Es un proceso solitario. Falta más interacción entre los profesores, es decir que compartan sus experiencias y armen proyectos en conjunto. En ocasiones algunos docentes no ven bien a quien propone otro tipo de actividades, pues piensan que tendrán que hacer más trabajo”, indica la psicóloga Castañeda.

Así mismo, los profesores a veces llevan a cabo funciones que resultan desgastantes y que les quitan tiempo, como por ejemplo hacer reemplazos o vigilar algún sector del colegio.

Además algunos profesores se someten a los cuestionamientos de los padres de familia que no entienden el propósito de las actividades lúdicas y creen que la enseñanza “se trata únicamente de llenar cuadernos”, explica la investigadora.

“A pesar de estas dificultades, los profesores se abren sus espacios y buscan, de alguna manera, implementar métodos de enseñanza poco convencionales. Ellos innovan a pesar de la escuela”, concluye la magíster.

¿Qué significa innovar en la docencia?

Para llegar a estas conclusiones, la investigadora entrevistó a diez profesores de siete colegios públicos de las localidades de Usme, Kennedy, Engativá, Rafael Uribe Uribe, Bosa, Puente Aranda y San Cristóbal. Así mismo habló con estudiantes y con un rector.

Muchas veces estos docentes son investigadores y están haciendo una maestría, lo cual va de la mano con la innovación. Los egresados del posgrado de Enseñanza de Ciencias Exactas y Naturales de la U.N. implementan juegos didácticos o usan herramientas de las nuevas tecnologías con el fin de explicar, por ejemplo, la factorización y las leyes de Newton.

También los motiva el hecho de acercar la escuela a la comunidad, al barrio, a los padres y a la ciudad. En San Cristóbal, por ejemplo, hay dos profesores que se idearon un espacio de enseñanza que incluye visitas a museos y sitios representativos de la ciudad en compañía de los padres de familia.

“Estos docentes se preocupan y se comprometen con el futuro de los jóvenes. A ellos les motiva mucho tener un reconocimiento, ya sea de parte de las directivas, de sus colegas, de los padres o de los mismos estudiantes”, señala la investigadora.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: