La cizaña política el arma de los perdedores

La crisis política y social que vive Cartagena ha sido causada en gran medida por nosotros los ciudadanos, por elegir gobernantes corruptos, sin preparación ni experiencia para administrar una ciudad. Votando por el que me cae bien porque se sienta en el andén a tomarse una sopa, eligiendo por populismo y chabacanería, porque me pagó a buen precio el voto.

Pero esto que digo no es nada nuevo, todo el mundo lo sabe, muchos (especialmente el ciudadano de a pie) sufren del síndrome de Shakira: ciegos, sordos y mudos, haciendo un proceso de negación ante la realidad corrupta que ayudó a construir.

Me duele escribirlo porque soy cartagenera, pero el sol no se tapa con un dedo, al grueso de los cartageneros les gusta el chisme y la cizaña política, el rumor y la difamación. Y es ahí donde surgen las centenas de politólogos de Facebook, que critican la política local a partir del chisme del momento. Sin bases solidas, sin fundamento y olvidándose de lo verdaderamente importante, la gestión, los hechos reales y concretos que hace un político desde su cargo.

Esta semana ocurrió un hecho insólito, en el Centro Histórico amanecieron regados por la calle una serie de pasquines que difaman al concejal César Pión. Cuando vi y leí eso me acorde de esos grupos al margen de la ley que llegan a una población y a punta de pasquines anónimos amenazan y amedrentan un pueblo.

Cartagena ya no pudo caer más bajo, ahora la herramienta para desprestigiar políticamente a alguien es al estilo criminal y  de organizaciones al margen de la ley, a punta de pasquín anónimo. Ese estilo de difamación sólo nos muestra el tipo de políticos que elegimos, políticos que igual que delincuentes y criminales de alta gama pasquinean la ciudad.

¿Por qué estos pasquines? Pues con el claro objetivo de difamar la honra de alguien. De acuerdo con lo que afirman algunos portales locales, el asunto se debe a que se están dado las nuevas elecciones de presidente del concejo. El concejal César Pión, que fue difamado en esos pasquines es posiblemente uno de los aspirantes a la presidencia de esta Corporación y sus contendientes, como cobardes, sólo se les ocurrió usar el pasquín con cizaña y difamación para perjudicarlo en su aspiración a la presidencia, en un intento de dañarle su imagen y buen nombre.

Cuando se aspira a algo y se compite con otros, se debe hacer con honor, valores y la moral, haciendo uso de sus fortalezas profesionales y gestión. Ese es el deber ser. Pero seguramente, los contendientes no se sienten en capacidad de competir profesionalmente y con gestión frente al concejal Pión, por eso tienen que recurrir a estrategias rastreras propias de delincuentes como el pasquín. Así como también ejerciendo un seudo chantaje partidista para obligar a que, quienes no lo desean voten por ellos.

¿Qué tipo de político y de persona es aquella que es capaz de difamar a través de pasquines a alguien porque no puede competir en franca lid con su oponente? No es una buena persona, no es alguien con valores y moral.

César Pión es el concejal que históricamente y de manera consecutiva más proyectos de acuerdo, proposiciones y debates de control político ha hecho. Este año no es la excepción, hasta el momento se han hecho 85 proposiciones en el concejo de las cuales 34 han sido presentadas y por iniciativa del concejal Pión, lo cual significa que el 40% de las proposiciones que lleva hasta ahora el concejo han sido lideradas por este concejal. Son cifras como estás lo que muestran si un concejal está haciendo bien su trabajo, más allá de la cizaña, el chisme o el rumor, es el trabajo el que habla. Los elegimos para eso, para trabajar por nuestra ciudad no para farandulear, cizañar y regar pasquines por la ciudad.

Cabe destacar que el concejal Pión no es el único que trabaja dentro de la Corporación, sería injusto no reconocer el buen trabajo que están realizando los nuevos concejales que ingresaron, que son activos, proponentes y le están dando un excelente dinamismo al concejo, así como también el actual presidente del concejo.

Sólo el que se siente perdedor es el que utiliza estrategias anónimas, propias de delincuentes. Sólo quien se siente perdedor trata de desprestigiar y desmeritar a su oponente con cizaña y chismes.

Cuéntanos lo que piensas