II parte del viaje a las entrañas de una popular red de ligue

Segunda parte y final, final no va más. Fue bonito mientras duró: ’(¡Qué va! Si hasta un ex novio rabo seco, salió de no sé dónde a reclamarme de la manera más madura (Digno de él, ála) a través de pinches estados de WhatsApp, visiblemente solo para mí. Le aquejaba mi falta de conciencia y corazón, lo que no sabe él, es que lo mío es propio de falta de oficio, pésima objetividad la de éste sutano ¡Qué horror! 😛

Ignota Andrómeda

Sin más preámbulo ni publicidad no paga. Ahora sí consumemos este acto impuro en su última escena. ~Tantarantán~.

¿Saben lo que es un OVNI?

Cómo se los mencioné en mi presentación, yo amo el espacio y todas esas cositas bellas y maravillosas que brillan allá arriba, pero en esta ocasión no se trata de un Objeto Volador No Identificado.

Bueno, reescribiendo un poco el significado de la sigla con la siguiente figura, un tipo fornido con ojos cristalinos y mirada mañosa (tétrica descripción para un posible Matchucante), se me abalanzó sobre el digital mundo de mensajería instantánea, buzón de textos Tindereanos, o chat cómo se le conoce coloquialmente,  ésta estampa, y no le digo así por la aparente impresión primera sino por lo que se vendría después, sin ningún tipo de anestesia, ni local, menos general. =-O

Por razones ajenas a mi sano, pero poco concurrente juicio, le facilité mi número de celular al señor, conversaciones poco fluidas, pero decentes (es gringo y yo no es que sea una experta en la lengua inglesa), me permitieron darle el beneficio de la duda.

-Un gentleman. Gritó mi doncella interna.

Recuerdo que desde la primera vez ya pedía matrimonio, supongo dos cosas: 1. Copiar y pegar al azar. 2. Eso sería lo que despertó la curiosidad en las cavidades más profundas de mi desesperada doncella interna.

El hecho es que bueno, no le preste mucha atención a sus múltiples fotos, incluso enviaba tomas de su ‘sweet home,’ no sé si es que la casa era la que buscaba ligue o la tenía en venta.

Cierto día mientras me encontraba cumpliendo mi labor, justificando el sueldo con que compro la papita, se me dio por abrir WhatsApp web, para disimular el relajo en la oficina y a la vez realizar mis actividades. Al destapar las conversaciones de la bandeja noté que el sujeto sin predicado alguno me había remitido una imagen, mi alarma de “hay algo raro” se activó y decidí ojear desde el móvil. Buena elección, puesto que se trataba nada más y nada menos que de un pack de su miembro viril, yo no sé quién carajos les ha dicho a los masculinos que eso es agradable ante los ojos de una dama, es más, no solo suele ser grotesco, sino feo, hombres manden fotos de su cara no del pepino con protuberancia compartida. En fin mis miedos más ocultos se hicieron realidad, estaba ante la presencia de un OVNI, un Objeto Violador No Identificado, imaginan que hubiera abierto eso en el ordenador, y en el instante llegase un compañero o peor aún un usuario, no hubiese quedado como la víctima, sino como la paquetera, la desnudista virtual que tiene encuentros casuales magnéticamente sexuales ¡grr!

Dejé de hablarle cómo era de esperarse en estos casos, días después decidí borrar contacto y descubrí que había conseguido esposa ya, nojoda el hijo de Limber y Elif aún siguen perdidos y este tipo en una semana encontró al amor de su vida, eso sí que es tener suerte. 😀

Finalmente puedo decir que este viaje fue una experiencia, una mezcla de folclore, aromas y distintos significados de la búsqueda sentimental, no tildaré la aplicación como el vertedero del diablo, pero si hay que tener cuidado a la hora de ingresar a estos sitios de pesquisa de compatibilidad, ya que no todos son malos, pero tampoco todos son buenos. Lo principal es aprender a amarse a uno mismo, para que a la hora del té y aparezca ese príncipe o princesa azul (Quién quita y tenga el síndrome de Argüiría) entendamos la verdadera razón de la palabra amar y le demos el uso que se merece.

Palabras más palabras menos no peguen hoy los cachos que no quieren que les pongan mañana.

Abrazos y estrellas.

2 comentarios en «II parte del viaje a las entrañas de una popular red de ligue»

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: