Entre dos helechos

No sé aún como definir la película. Me la vi dos veces, pero todavía no puedo decir si es muy mala pero tampoco buena. Lo cierto es que tenía unas altas expectativas debido a las graciosas entrevista del canal de YouTube pero quedé defraudada. Es importante aclarar, que “Entre dos helechos” es un programa real de YouTube, que tiene varias entrevistas muy famosas, antes de que se les ocurriera hacer una película.

“Entre dos helechos” está en esa delgada línea del ridículo o la autenticidad. Todo en la película es absurdo y logra su objetivo, hacer reír, no todo el tiempo, pero te divierte.

La historia es simple, un desadaptado (actor reconocido) hace entrevistas absurdas a famosos, a medida que se desarrolla la trama, el final se puede predecir.

Fantásticas las brevísimas “interpretaciones” de ellos mismos de Keanu Reeves, Matthew McConaughey, Peter Dinklage, Benedict Cumberbatch, Tessa Thompson, entre otros.  Sus enojos, sorpresa, la incredulidad ante las preguntas, los gestos, en realidad nos hacen sentir que están incómodos y molestos.

Exceptuando a la que tiene nombre de queso, esa de Capitana Marvel, Brie Larson. A la que, además, el entrevistador le lanza dos comentarios y preguntas que yo también me hice cuando vi el nombre de su más reciente película ¿Capitana Marvel? ¿No se les pudo ocurrir un nombre más original? En este caso se aplica el dicho popular “entre broma y broma se dicen verdades”. La peor “actuación” de la película es la de Brie Larson, lo cual es grave, porque se supone que se estaba interpretando a ella misma.

Las preguntas que el ´protagonista le hace a cada entrevistado están buenísimas.

No entiendo por qué Zach Galifianakis suele interpretar personajes con problemas de aprendizaje, retraso mental, el desadaptado del grupo… Y él se está autointerpretando de esa manera, tanto en el programa de YouTube como en la película ¿Quiere hacerse ver como el desadaptado de Hollywood? ¿Se autoparodia? ¿Quiere que se tenga la visión que es el raro más raro de todos?

Se está encasillado en este tipo de personajes, ya me cuesta verlo de otra manera. Le está pasando como a Sofía Vergara, siempre en el estereotipo de latina tonta. Zach siempre es el desadaptado, incómodo y que no encaja con los patrones sociales.

A la película le faltó dedicarles unos minutos más a las entrevistas, un par de preguntas más a Keanu y a todos los demás. Aunque al final podemos ver algo de eso, dentro del filme hubiera quedado genial.

Les recomiendo verla, se van a entretener y pasar el rato de forma divertida. No esperen el mismo nivel de humor que el programa de YouTube. Ah y en el tema visual, parece un documental de bajo presupuesto y  esa es la intención, porque se supone que eso es.

Posdata: quiero aclarar que ser raro no es malo, de hecho, quien escribe está dentro del grupo de los raros desde que tiene uso de razón. Ser raro es genial, se nace raro, eso no se puede fingir, enseguida se nota y pasan un ridículo. La peculiaridad es un don que muy pocos poseemos.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: