EL “BOKO HARAM” COLOMBIANO

Lo más relevante, para mi, de ese vídeo/audio de Fabio Zuleta, hermano de Poncho, en donde le pide a un palabrero wayuu el precio de una “chinita” wayuu de 20 años como “para él”, es la verdad revelada de que esos Zuleta, por todo su folclor y fama, son unos trogloditas que viven en la Edad de Piedra.

La segunda conclusión es que, el vallenato, como ritmo musical, está anclado en ese paradigma histórico de híper-machismo en donde las mujeres para uso sexual se compran y se venden como mercancías, o son sujetas a la voluntad del “macho” dominante, que hace y deshace sin óbice alguno.

Y voy a hacer una confesión por aquí, ya que estamos hablando de indias wayuu para la venta. Por allá por el año 1997, siendo vendedor de lubricantes para una empresa petrolera en la zona de la Guajira y Cesar (mis clientes eran las compañías extractoras de carbón), me ofrecieron a una indiecita wayuu de 15 años por $50 mil pesos de la época, si no estoy mal. De pronto fueron $100 mil, pero no fue más de eso. Sobra decir que ni se me pasó por la cabeza aceptar esa “oferta”, y creo que más nunca volví a hablar con el guachimán que me la ofreció.

Sin embargo, conocí casos de gente que sí hizo la “compra” y puso a trabajar a esas niñas de sirvientas, o como objetos sexuales.

Eso que hizo Fabio Zuleta, es lo que hace Boko Haram en Nigeria. La diferencia es que Boko Haram es una organización islamica terrorista, y Fabio Zuleta es un periodista radial legalizado por su programa y la estirpe musical a la que pertenece.

El género musical más popular de Colombia, hoy en día, está en manos de nuestro Boko Haram, así de simple.

Esto era lo único que me faltaba para bajarle definitivamente el pulgar a los Zuleta. El que vuelva a hacer una alegoría musical, o de cualquier otro tipo, de esos trogloditas, sale volando de mi lista de contactos. ¡Ya está bueno de esos paracos de la música, se les agotó el crédito conmigo!

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: