Controlar reproducción de palomas, una opción en Bogotá

Anticonceptivos, esterilización quirúrgica y sustracción de huevos de los nidos controlarían la reproducción de palomas, cuya materia fecal es un potencial problema para la salud pública.

Así lo plantea la médica veterinaria Claudia Isabel Brieva Rico, docente y coordinadora de la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres (URRAS), de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), ante la “sobrepoblación” a la que alude el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA).

La docente considera que “para poder hablar de sobrepoblación necesitamos realizar un censo que nos permita comparar cuántos animales hubo en determinado tiempo y cuántos hay en la actualidad, ya que también se puede tratar solo de una percepción”.

Según un primer informe del IDPYBA, estas aves se concentran en parques, plazas y en el patrimonio arquitectónico de la ciudad. Por ejemplo en la Plaza de Bolívar se pueden contar alrededor de 3.400 palomas durante un fin de semana, ya que alimentarlas resulta un atractivo turístico para los transeúntes.

“Proporcionarles comida conlleva a que ellas se concentren en ciertos puntos de la ciudad, lo que les hace la vida un poco más fácil y su vez propicia su reproducción”, comenta la docente, quien considera que el principal peligro son los cúmulos de materia fecal, en los que empiezan a crecer organismos.

En general las excretas de todos los animales pueden ser génesis de hongos y bacterias, pero las de las palomas, por la alta concentración, se acumulan con facilidad y además generan mal olor.

Riesgo para la salud

En la materia fecal crecen unos hongos conocidos como Cryptococcus neoformans, que se transmiten por inhalación a partir de los excrementos. En las personas puede ocasionar criptococosis pulmonar y neumonía aguda atípica. El principal problema clínico que generan son las meningitis.

Otro agente de enfermedades es Histoplasma capsulatum, un hongo cuyas esporas, al ser inhaladas, pueden causar histoplasmosis, una afección importante en salud pública, sobre todo en quienes siguen algún tratamiento con corticoides, una variedad de hormonas que regulan el sistema inmunitario y no le permiten reaccionar contra el hongo.

Huevos artificiales

Las posibles estrategias para controlar la proliferación de estas aves surgieron a raíz de un anuncio de la Alcaldía Mayor de Bogotá, de establecer mecanismos para reducir la sobrepoblación de esta especie, por el impacto negativo, dado que sus excretas acumuladas dañan las fachadas, pueden corroer el material de construcción y afectar la estética de los lugares.

La esterilización quirúrgica, que no es muy utilizada en Colombia, y los anticonceptivos pueden solucionar el problema; sin embargo este último mecanismo supone riesgos, ya que tales fármacos pueden ser ingeridos por aves sobre las cuales no se requiere dicho control.

Otra forma de controlar la sobrepoblación –utilizada en otros países– es sustraer los huevos, para eso los palomares deben tener una puerta posterior para que un trabajador revise los nidos por lo menos dos veces por semana y retire los huevos para reemplazarlos por artificiales.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: