Complot contra Gustavo Bolívar

¿Cuántos hoteles han quebrado en pandemia? Según Cotelco, fue el peor año en la historia de la hotelería colombiana, es lógico, igual ocurrió en todo el planeta como consecuencia de la pandemia. Para diciembre de 2020 el promedio de la ocupación hotelera de los doce meses del año fue del 21,18%. Alrededor de 34.600 personas se quedaron sin trabajo en el sector hotelero, el cual, antes de pandemia generaba, aproximadamente 110 mil empleos.

¿Qué tiene que ver lo anterior con Gustavo Bolívar? La deuda que Bolívar tiene con el hijo de Bruno Díaz surge por un negocio del sector hotelero. Haciendo un brevísimo resumen, porque a estas alturas, los interesados en el tema ya deben saber a fondo sobre la deuda entre Bolívar y Díaz. El senador es dueño de un hotel que contrato al hijo de Bruno Díaz para hacer un trabajo de energía solar y así reducir el consumo de energía eléctrica.

Como es habitual dentro del sector turístico, aunque Bolívar es el dueño del hotel, de la infraestructura, el edificio y demás, el hotel tiene un operador turístico, como la mayoría de los hoteles en el mundo. Los propietarios, generalmente, no son los que se encargan de la operación del hotel, otras empresas hacen un proceso similar al arrendamiento, que incluye la operación completamente del hotel, y como tal asumen todos los gastos operativos e inversiones derivadas.

Al hacer el negocio entre Díaz y Bolívar, es el operador del hotel quien asume el pago de facturas y gastos como el contrato de Díaz.

Es indudable que Gustavo Bolívar es una ficha clave dentro del equipo de Petro y uno de los senadores más reconocido del país. Bolívar es un contrincante peligroso para la derecha, específicamente para el Centro Democrático, que para las próximas elecciones no van a tener un Uribe que les arrastre la lista y llene el congreso de senadores de su partido por su alta votación. Algo que si va a lograr Bolívar si continúa en el congreso.

Colombia es el país de la tergiversación y el montaje. La estrategia común es desprestigiar al otro, volver trizas la honra y dignidad del que cae mal, de la competencia… Es el pan de cada día en la farándula, política y en la vida cotidiana, en las oficinas, en la universidad… la clásica estrategia del colombiano promedio, de ese que justifica que se roben millones, que la fuerza pública asesine a miles de inocentes y que vota por incompetentes para que dirijan este platanal.

Y ese tipo de colombiano, pero en este caso con poder, políticos poderosos que saben que Bolívar es una dura competencia, aprovecharon la situación difícil que ocurrió con el hijo de Bruno Díaz para armar este show mediático, lo triste es que Díaz se preste para esto.

Es evidente que el vídeo tiene una intención más allá de denunciar una situación difícil y dolorosa, más allá de la indignación que puede sentir Bruno por la deuda. Ya Díaz ha involucrado a Petro, sí, a Petro que no tiene nada que ver con los negocios de Bolívar. Bruno Díaz pide polígrafo, no entiendo para qué, si Bolívar jamás a dicho que es mentira lo de la deuda, de hecho, demostró que, aunque el operador se atrasó con el pago, porque quebró como los otros 167 hoteles que han quebrado en Colombia debido a la pandemia, según Cotelco, Bolívar va a asumir la deuda.

En el segundo 41 del video, Bruno canta lo siguiente: “hoy necesitamos más que nunca hacer que el respeto al otro sea un valor arraigado en nuestras almas”. Y en el minuto 1:15sg, comienza a cantar un listado de ofensas y groserías. Y en resumen eso es el vídeo, una lista de ofensas y groserías contra Bolívar, habladas y cantadas; una breve dramatización de su dolor y cortas palabras sobre la deuda de Bolívar, el hecho contado con muy poca profundidad y sin nada contundente. No muestra contratos, la demanda que menciona, los supuestos mensajes no contestados de Bolívar y todo lo que afirma.

Pero, sí muestra un recibo de luz donde se evidencia que el servicio fue cortado ¿Qué esperaban que le ocurriera a un hotel quebrado? El operador no pudo pagar los servicios públicos, como seguramente les ocurrió a miles de negocios que quebraron en pandemia ¿Debe avergonzarse Bolívar por esto? Claro que no, deudas tiene cualquiera y más en esta difícil situación. El operador del hotel quebró y no pagó, a Bruno se le olvida (convenientemente) que el hotel estaba arrendado y el encargado de esos pagos era el operador no el senador.

Cuando se hace una denuncia pública, la lógica indica que se deberían presentar las evidencias contundentes que demuestren lo que se afirma. Que debería tener Díaz, como los contratos, las negaciones de pago, la demanda a instaurar, los mensajes no contestados, eso lo debió mostrar en el vídeo, pero no lo hizo ¿No les parece raro? Se dedicó, durante 24 minutos, a cantar y bailar ofensas musicales contra Bolívar.

Resulta que Bolívar si ha pagado la deuda, no es cierto lo que inicialmente afirmaba Díaz, que nunca el senador había pagado. El operador del hotel, encargado de la deuda, se atrasó en los pagos, debido a una crisis económica que se agudizó con la pandemia. Sin embargo, esto Díaz no lo menciona mucho, hace creer que Bolívar nunca pago, pasa rápido sobre este hecho, no hace énfasis en aclarar que es un atraso de cuotas, no un pago que nunca se realizó ni una negativa de pago.

Bruno Díaz insiste en que no culpa a Gustavo Bolívar del suicidio de su hijo, pero con sus canciones y la forma que utiliza para contar los hechos, pareciera que sí.

Díaz hace un vídeo muy bien producido, hasta con drones, que realmente parece financiado con la absoluta intención de desprestigiar al senador. Supongo que las mentes maquiavélicas de la corrupta política colombiana, no encuentran otra manera de dañar a Bolívar que escarbar entre la tierra a ver que encuentran y cizañar contra el senador, aprovechándose de cualquier situación para tergiversar, y destrozar la honra de alguien que ven como su competencia.

Y llegan parásitos políticos como la Claudia López, que utilizan cualquier pretexto para encabezar titulares hablando mal de Bolívar y metiendo a Petro en el asunto, cuando no tiene nada que ver.

Muchos medios y columnistas cuestionan el video tan elaborado con el que el actor expone la situación. Dicen que fue pagado, el mismo Bolívar dice que fue pagado por copartidarios para dañarle la imagen. Eso no lo sé, pero no me extrañaría que esta sea una situación que utilizarían para hacer una campaña de desprestigio contra el senador, de eso y de más son capaces los políticos colombianos para devorarse al otro que cree una peligrosa competencia.

Estas situaciones son vergonzosas, ver como utilizan el desprestigio como arma para tumbar la competencia política y como, a toda costa, quieren dañar a Gustavo Petro, involucrándolo en todo lo que se les ocurre. Al final siempre Petro tiene la culpa.

La competencia política se derrota en las urnas, limpia y decentemente, no utilizando situaciones difíciles de otros como estrategia de desprestigio.

Una parte de Colombia es una sociedad enferma, que ven correcto aprovecharse de las dificultades de los demás para dañar la reputación. Nadie está en una burbuja, a todos nos llegan momentos difíciles, eso incluye a los senadores como Bolívar y al operador del hotel. Hoy Colombia está en crisis, miles de empresas de todos los sectores quebradas, una clase media que se redujo, el 72% de los colombianos está entre pobres y vulnerables. Las microempresas son las más quebradas y las ayudas del gobierno no se ven por ninguna parte, los 40 billones de ayuda del estado no les ha llegado a las PYMES.

Tener deudas no es un delito, no se puede satanizar a alguien, senador o no, porque tiene deudas, porque su negocio quebró ¿Cuántas deudas tendrá Bruno Díaz? ¿Será que nunca se ha atrasado en pagos? Que Bolívar tenga deudas demuestra la honestidad del senador, comprueba que no se ha robado un peso, o ustedes creen que la gran mayoría de nuestros ilustres senadores están quebrados. Al contrario, salen más ricos después de ser senadores. Definitivamente, Gustavo Bolívar es un senador atípico, al que la pandemia sí lo afecto y no está mas millonario que antes, como muchos honorables senadores. Bolívar y sus negocios quebraron como los de cualquier ciudadano que está sufriendo los estragos de esta pandemia.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: