¿Cómo hablar con los niños sobre el racismo?

Por Julia Kirchner (dpa)

Miles se manifiestan en Estados Unidos y en muchas ciudades de otros países contra el racismo y la violencia policial. En Instagram se postearon una y otra vez imágenes completamente negras con el hashtag #BlackoutTuesday en señal de solidaridad.

Pero ¿de qué manera pueden hablar los padres sobre este tema omnipresente con sus hijos? ¿Y de qué forma quizás ellos mismos transmiten actitudes racistas en la vida cotidiana?

La investigadora Josephine Apraku se manifiesta en una entrevista concedida a dpa a favor de que los niños vivan ejemplos de la diversidad desde temprana edad, por ejemplo en forma de libros y juguetes.

HANDOUT – Josephine Apraku dirige junto con Jule Bönkost el Instituto para la Educación No Discriminatoria en Berlín. Foto: Lars Walther/dpa-tmn

Pero, al mismo tiempo, los padres deben tomar posición sobre el racismo y poner a debate una y otra vez las propias opiniones con la familia.

dpa: ¿Cómo hablo con mi hijo sobre los acontecimientos actuales en Estados Unidos, la muerte de George Floyd?

Josephine Apraku: Creo que el tema del racismo no debe ser tan fuertemente asociado a un único acontecimiento. La situación en Estados Unidos no es única ni nueva. Un asesinato es allí solamente la punta del iceberg. Lo importante es abordar el tema del racismo en su conjunto con mi hijo o hija, para lo cual el debate actual puede ser, por supuesto, un punto de partida.

dpa: ¿Cuánto entienden los niños pequeños sobre racismo?

Apraku: Los niños perciben desde muy pequeños qué lugar ocupan dentro de una jerarquía. O sea, si pertenecen a un grupo privilegiado o al grupo de aquellos que son reprimidos. Esto lo saben más tardar a partir de la escuela primaria. Los niños absorben muchísimo de su entorno, miran las cosas de los demás, consumen medios de comunicación.

Los niños naturalmente perciben desde muy temprano las características externas de los otros y también sus diferencias. Pero no solamente esto es el problema, sino la asociación de características externas con una jerarquización de grupos. Por ejemplo: “Ese niño es negro y por eso tengo miedo de jugar con él”. Esta asociación es la quintaesencia del racismo.

dpa: ¿Cómo pueden reaccionar los padres ante esto?

Apraku: Lo importante no es solamente hablar de estas cosas con el niño. También es decisivo el ejemplo que se le da. ¿Cuánta diversidad le muestro a mi hijo o hija en la vida cotidiana? En plataformas como Tebalou, por ejemplo, hay numerosos libros para niños en los que la diversidad está representada naturalmente, pero también varios juguetes, lápices de colores de diferentes tonalidades de piel.

dpa: ¿Qué pasa si mi hijo o hija no quiere jugar con una muñeca negra, porque otros tienen la típica muñeca de ojos azules?

Apraku: Lo esencial es la oferta. Los niños pueden realizar una primera elección cuando tienen delante suyo objetos diferentes. Está bien que luego determinados juguetes estén en foco durante un tiempo y sean usados más frecuentemente.

Pero es importante que los niños también vean a las personas de color en un contexto positivo, con el que tienen una conexión directa. Por ejemplo un libro para niños en el que aparece una odontóloga negra.

dpa: ¿Cuáles son las normas o las acciones racistas de la vida cotidiana que se viven en las familias frecuentemente de manera inconsciente?

Apraku: Allí pueden estar por ejemplo refranes como “Esos se parecen a los hotentotes (un término racista utilizado originalmente para ciertas tribus de Sudáfrica y Namibia)”, pero también rimas con la palabra N (“N” Word). O felicitar a personas negras porque hablan tan bien alemán.

Sin embargo, es mucho más básica la suposición de que todas las personas cuentan con las mismas condiciones, por ejemplo en el acceso a la educación. Y ni que hablar de que los niños y niñas negros son calificados con una nota peor por el mismo rendimiento escolar.

JOSEPHINE APRAKU: Conduce junto con Jule Bönkost el Instituto para la Educación No Discriminatoria en Berlín. Apraku es especialista en estudios africanos y dicta cursos en la Escuela Superior Alice Salomon de Berlín.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: