¿Cómo funcionará la ley que permite llevar primero el apellido materno en Chile?

Esta normativa abre la posibilidad para que las personas puedan cambiar el orden de sus apellidos como una manera de reconocer la labor de sus madres en su crianza.

Por: Andrea Aguilar Córdoba / Anadolu

Monserrat Ríos Montecino tiene 24 años y está a pocos meses de graduarse de la universidad. Su mayor deseo es que su título profesional como periodista lleve el apellido de su madre antes que el de su padre, con quien nunca ha tenido una relación cercana.

“Yo conozco a mi padre, pero nunca he generado un vínculo con él. No tengo idea de quiénes son mis abuelos paternos, solo llevo su apellido cuando toda mi vida he estado con mi familia materna y es la que siempre se ha hecho cargo de mí”, cuenta Ríos a la Agencia Anadolu.

El caso de esta joven es el de miles de chilenos que ahora tendrán la posibilidad de decidir qué apellido quieren llevar primero, como un reconocimiento a la labor de las madres en la crianza, luego de que el Gobierno de Sebastián Piñera promulgara la ley que permite invertir el orden de los apellidos para quienes lo deseen.

“Esta ley contribuye al cambio cultural que estamos impulsando en materia de igualdad entre hombres y mujeres. Al mismo tiempo se revela el importante rol que cumple la mujer dentro de la familia, permitiendo que su apellido pueda ir en primer lugar si así se decide», aseguró desde el Palacio de La Moneda la ministra de la Mujer y Equidad de Género de Chile, Mónica Zalaquett.

La ley promulgada es parte del proyecto ingresado al Legislativo chileno desde el 2005 y que, 16 años después, finalmente fue despachado por la Cámara de Diputados el pasado 29 de abril y posteriormente promulgado por el Ejecutivo en el marco de las celebraciones del Día de la Madre.

El diputado Iván Moreira, uno de los promotores de la iniciativa, destaca que en principio el proyecto solo buscaba dar la posibilidad a los padres para que al momento de inscribir el nacimiento de sus hijos en el registro civil pudieran alterar el orden de los apellidos, una posibilidad que ya se otorga en países europeos como en Francia. Sin embargo, decidieron ampliar los alcances de la legislación chilena.

“El contenido del proyecto se amplió a que las personas adultas puedan cambiar el orden de los apellidos o establecer un apellido compuesto o solo el apellido de quien elijan. También está en las normas legales que las partes en las que se diga apellido paterno y materno se cambie simplemente a apellidos”, señaló Moreira a la Agencia Anadolu.

La nueva ley establece que si es el primer hijo de ambos padres, ambos deben decidir de común acuerdo el orden de los apellidos, mientras que los mayores de 18 años pueden ir al registro civil para hacer una solicitud de cambio en el orden de los apellidos, un proceso que solo excluye a personas condenadas o procesadas por delitos sexuales, quienes nunca podrán cambiar el orden de sus apellidos, y a condenados a una pena aflictiva, los cuales deberán pasar por un juez que decidirá si es posible hacer este cambio.

Un reconocimiento a las madres

La posibilidad de invertir los apellidos abre, para muchos chilenos, una puerta al reconocimiento de la labor materna en la crianza y permite rendir un homenaje a las mujeres solteras que han sacado solas a sus hijos adelante en familias en las que los padres han estado ausentes.

“Mi mamá me puso el apellido de mi papá sin que él estuviera presente. Pero después pensé que por qué debo llevar su apellido si nunca estuvo y mis hijos tendrían que llevar ese apellido. Yo prefiero que lleven el de mi madre”, cuenta a la Agencia Anadolu Bastián Moya, quien decidió iniciar el proceso tras el fallecimiento de su madre en diciembre del año pasado.

Para la diputada Maite Orsini, presidenta de la comisión de Mujer y equidad de género, la nueva ley responde a la realidad de las múltiples historias de abandono por parte de padres que lo único que han dejado a sus hijos es un apellido.

“El nombre es una forma de contar la historia de uno, de quienes estuvieron antes de uno y quienes nos esperaron al nacer. Pero lamentablemente esa historia ha estado escrita con el lápiz del patriarcado, donde los hombres han estado por obligación primero en la vida histórica de nuestros hijos cuando somos las mujeres quienes los cargamos en nuestros vientres”, aseguro Orsini a la Agencia Anadolu.

Esta normativa entrará en vigencia en cuatro meses, aproximadamente, ya que se debe dictar un reglamento para regular los procesos en el Registro Civil, algo que se prevé que suceda antes del próximo 10 de septiembre.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: