Cómo evitar deslumbramientos al volante

El sol bajo, al amanecer o al anochecer, puede deslumbrar a los automovilistas y convertir la conducción en un peligro, por eso el Auto Club Europa (ACE) alemán aconseja tomar algunas precauciones.

Si el conductor se encuentra de repente en este caso, debe reducir la velocidad, aumentar la distancia con el vehículo precedente y conducir con mayor cuidado.

En el caso de que el conductor siga sin ver bien al volante, es mejor detenerse y tomarse un breve descanso. También es recomendable realizar este tipo de paradas si la carretera se convierte en una superficie altamente reflectante después de llover al amanecer.

Gafas de sol y ventanas del coche limpias

Según ACE, las gafas de sol con nivel de tintado 2 ó 3 son una ayuda. Sin embargo, los expertos recuerdan que sus lentes y también las ventanas del coche deben estar siempre limpias.

La suciedad favorece la dispersión de la luz, un efecto que puede acrecentar todavía más el deslumbramiento.

No hay que olvidarse de los depósitos de líquidos bajo el capó: hay que asegurarse de que hay agua suficiente para los limpiaparabrisas y de que estos están en buen estado. Dependiendo del ángulo que se le aplique, el uso de la visera parasol también puede ser de ayuda.

Peligro de deslumbramiento sin sol

Por la noche, los conductores también pueden sufrir deslumbramientos con los faros de vehículos que vengan en dirección contraria. Esto puede ser debido al uso indebido de la luz de carretera o un mal ajuste de los faros.

No obstante, si un conductor se da cuenta de que experimenta una sensibilidad permanente a los resplandores, debe visitar a un médico para diagnosticar una posible deficiencia visual.

Según ACE, en términos legales, un deslumbramiento causado por otro vehículo no constituye un eximente tras un accidente. Y, en
definitiva, el estilo de conducción siempre debe adaptarse en cada momento a la situación del tráfico.

dpa

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: