Cien millones de niños más quedarán sin competencias lectoras

Por Corresponsal de IPS

PARÍS, 26 mar 2021 (IPS) – El cierre de escuelas, debido a la covid-19, aumentará en 100 millones el número de niños que quedarán por debajo del nivel mínimo de competencias en lectura, de acuerdo con un nuevo estudio que la Unesco presentó este viernes 26.

Antes del inicio de la pandemia el número de niños que carecían de competencias básicas en lectura se encontraba en una curva descendente, y se preveía que en 2020 bajaría de 483 a 460 millones, según el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Sin embargo, el número de niños con dificultades lectoras se disparó el año pasado hasta los 584 millones, un aumento de más de 20 por ciento, indicó el reporte divulgado en la sede de la Unesco en esta capital.

Con esa pérdida en capacidades lectoras “se borran los avances logrados en las dos últimas décadas con el esfuerzo en el campo de la educación”, señaló el informe.

Los cierres totales o parciales de las escuelas provocaron que el promedio de interrupción escolar desde el comienzo de la pandemia fuese de 25 semanas y se considera que las mayores pérdidas de aprendizaje correspondan a las regiones América Latina y el Caribe, Asia central y Asia meridional.

Las escuelas están completamente abiertas en aproximadamente la mitad de los países del mundo (107 Estados), principalmente en África, Asia y Europa, y atienden a 400 millones de alumnos desde la educación preprimaria hasta la secundaria.

En cambio, permanecen cerradas en 30 países, lo que afecta a unos 165 millones de estudiantes. En 70 países, están parcialmente abiertas en determinadas regiones, para determinadas clases o con una presencia reducida.

Estas condiciones afectan aproximadamente a dos tercios de la población escolar y estudiantil del mundo, casi 1000 millones de estudiantes.

Ante esta situación, la Unesco convocó para el 29 de marzo a una reunión –virtual- con los ministros de Educación de todo el mundo, con una agenda sobre tres ejes: reabrir las escuelas y apoyar a los profesores, mitigar el abandono y las pérdidas de aprendizaje, y acelerar la transformación digital.

El 3 de marzo, para llamar la atención internacional sobre la necesidad de reabrir las escuelas en beneficio de 168 millones de alumnos, la Unesco colocó ante la sede de las Naciones Unidas en Nueva York 168 pupitres e igual número de mochilas escolares vacías.

La reunión de ministros abordará el criterio de la Unesco según el cual retomar el camino anterior a la covid puede tomar una década, pero que la recuperación podría producirse en 2024 si se llevan a cabo esfuerzos excepcionales para ofrecer clases de recuperación y estrategias de puesta al día.

Datos en poder de la Unesco y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) permiten prever que, hasta ahora, solo una cuarta parte de los estudiantes se beneficiarían de esos programas de mejora.

Para limitar los abandonos y las pérdidas de aprendizaje, se debe dar prioridad a la instrucción cuando se reanuden las clases, aunque 65 por ciento de los gobiernos de los países de bajos ingresos han recortado los fondos para la educación, en comparación con 35 por ciento de los de altos ingresos.

Medidas tributarias podrían inyectar más recursos a la educación, pero la Unesco calcula que solo dos por ciento está destinado a la instrucción en los planes de estímulo fiscal con miras a la recuperación pospandemia.

La reunión ministerial del día 29 también apreciará logros de la Coalición Mundial por la Educación, con 170 socios, activos en 100 países, de los sectores público, privado y de la sociedad civil.

La coalición desarrolla trabajos como facilitar el acceso a plataformas en línea, recursos educativos, currículos y formaciones digitales de nueva creación de los que se benefician unos 400 millones de estudiantes y 12 millones de profesores.

A-E/HM

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: