Carta a un corrupto por el “Día de la madre”

Quizás pienses que te escribo en el “Día de la madre” porque te la quiero mentar, no te preocupes, no es nada de eso, sino todo contrario. Sé que estas líneas te parecerán ridículas porque para ti la “vaina” es normal, crees que quien no lo hace es un tonto, un cojudo moralista que no se da cuenta cómo funciona el mundo y que está condenado a ser “misio” por no ser “pendejo”* como tú.

Podría haber elegido semana santa, navidad o cualquier otra fecha dependiendo de tu religión, creencia, doctrina o si lo prefieres ateísmo, pero era mejor hacerlo hoy porque tal vez estás en reflexión.

Fernando Vera-Revollar Mar. Tecnopólitico peruano, experto en turismo y desarrollo.

Creo que el amor más grande y a lo único que puedes querer de verdad es a tu madre, por ello es que elegí este día, día en el que quizás la atiborres de regalos, la llenes de besos y le saques una sonrisa, le cuentes tus éxitos y ella se sienta algo feliz. Pero mientras eso sucede dentro de ti hay una mentira que recorre, que te corroe y te mata aunque pretendas ser fuerte, ser cínico o sinvergüenza, ese bicho que te traga es el saber que todo lo que le das a tu madre, lo que tus hijos disfrutan y le dan a su madre, a tu esposa, lo que le das a tu suegra o cualquier persona a la que quieras complacer, sorprender o hasta impresionar, todo eso no es producto de trabajo limpio, no es fruto de esfuerzo pleno, no es algo de lo que realmente se sienta orgullosa tu madre o cualquier madre del mundo.

Dicen que el dinero no compra la felicidad, otros dicen que ayuda a conseguirla, yo soy de los que piensa que depende de donde provenga el dinero, si es bien obtenido la felicidad estará basada en la tranquilidad y la alegría, si el dinero es chueco habrán sonrisas y goces pero tarde o temprano todo se volverá lágrimas.

Cuando eras niño soñabas con hacer feliz a tu madre, que ella se sienta orgullosa de ti, y mírate ahora, solo mírate y piensa si lo has conseguido. Tu madre no es tonta, y te ama así como eres, pero quizás por dentro piense que hubiera preferido que seas más correcto aunque eso signifique tener menos, al final lo que ella quiere es felicidad no dinero.

No sé si seas jefe de una banda, si actúes sólo, quizás seas simplemente un secuaz, un cómplice o alguien que ni se mete pero que al callar lo permite, al final da lo mismo, igual tienes madre y sientes exactamente lo mismo.  Tal vez el miedo que intentas infundir, la amenaza, el poder que quieres demostrar te sirvan en un país lleno de miedo, con tantas necesidades y con tantos vacíos morales, pero sabes qué, puedes asustar, intimidar y coaccionar a todos, menos a tu madre, ella te vio con el culo embarrado, te vio llorando por cualquier cosa, te curo las fiebres y te ayudó a crecer, por todo eso piensa y mírala, arrepiéntete y pídele perdón, aunque fuera en silencio o con una mirada.

Tal vez seas mujer tú que lees estas líneas y te sientes identificada. Quizás  te identifiques, con el remitente o con el destinatario, y en este “Día de la madre” sabes que no hay mejor regalo para los hijos y mayor satisfacción para una madre que legar un mundo algo mejor al que nos tocó vivir, menos corrupto y más feliz, más valiente, en suma, una sociedad donde cada quien pueda cumplir sus sueños dependiendo de su esfuerzo, de su capacidad y de su honor, no una sociedad donde todo se compra, donde todo favor se consigue con favor, no un país como el que venimos observando y nada hacemos por cambiar.

No quiero quitarte más tiempo, porque prefiero lo pases al lado de tu madre, sea en tu casa, en un cementerio o en recuerdo. Por eso solo me despido deseando hayas leído estas líneas, creyendo que harás algo al respecto, así sea reírte, porque de lo contrario tendrás otros 365 días esa espina en el alma, esa espina de no poder mirar a tu madre, sonreírle y sentir que ella te mira con amor y dice “Eres mi orgullo”.

  • tramposo

Un comentario

  • Rafael Briceño

    Evidentemente que lo antes leído lo que refleja no otra cosa sino una triste realidad,y muchos de nosotros lo vivimos a diario pero como el Avestruz o sea con la cabeza metida dentro de la tierra para tapar y taparnos esta triste vivencia,sin moral de ningún tipo y haciéndole daño no importa a quien porque El fin justifica los medios(NICOLAS M)tristemente pero es la verdad

Cuéntanos lo que piensas