Cada vez más violentas las protestas antigubernamentales en Ecuador

Las autoridades informan de dos personas muertas, 74 heridos, 87 detenidos, a la vez que el ministro del Interior ecuatoriano agrega que 18 policías están desaparecidos, seis heridos en medio de los choques que cumplen diez días.

Por: Laura Gamba  – Anadolu

Tras el fracaso en el establecimiento de una mesa de diálogo entre el Gobierno de Ecuador y la agremiaciones indígenas y participantes en los 10 días de paro nacional, la crisis social y política se ha vuelto más violenta en diversas ciudades como Quito, Puyo o Guayaquil

Si bien este miércoles se iniciaron conversaciones para establecer la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), líder convocante de la movilizaciones, ésta publicó un comunicado rechazando encuentros para poner fin a más de una semana de fuertes manifestaciones.

El gremio indígena afirmó que no existen condiciones para llevarlo a cabo y señaló a la Administración de Guillermo Lasso de «engañar» con conversaciones previas.

Por su parte, el ministro del Interior de Ecuador, Patricio Carrillo, dijo habló de preocupantes cifras, 18 policías desaparecidos y seis capturados por manifestantes en la ciudad amazónica de Puyo.

La creciente violencia ha dejado hasta el momento dos muertos, en cifras oficiales, uno de ellos presumiblemente víctima de la explosión de una bomba en la cabeza, según informó el Gobierno a última hora de la noche del miércoles.

La policía ha pedido «que la autopsia se realice con transparencia con médicos forenses que no pertenecen a la institución», aseguró el ministro Carrillo.

«Intentaron prender fuego al personal policial dentro de los vehículos de patrulla», agregó Carrillo. «Estos actos no son protestas sociales, son actos criminales».

Carrillo también dijo que seis agentes han resultado heridos y 18 vehículos han sido incendiados.

«La gente en estado de ebriedad generó turbas impresionantes que no permitieron que la gente recibiera atención médica, ambulancias, alimentos. La escasez en la ciudad ya alcanzaba niveles intolerables», dijo Carrillo en una conferencia de prensa.

Las protestas se tornaron violentas el martes cuando los manifestantes se enfrentaron a la policía y a los soldados con explosivos y armas. La policía antidisturbios se enfrentó a los manifestantes utilizando gases lacrimógenos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos instó a los estadounidenses este miércoles 22 de junio a reconsiderar los viajes a Ecuador, citando el crimen y las actuales manifestaciones antigubernamentales.

«Reconsidere viajar a Ecuador debido a disturbios civiles y delincuencia. Algunas áreas tienen un mayor riesgo», según un aviso de viaje del Departamento de Estado. La dependencia exhortó a los estadounidenses a no viajar a las provincias de Carchi, Sucumbíos y el norte de Esmeraldas, incluida la ciudad de Esmeraldas, así como a Guayaquil, al sur de la avenida Portete de Tarqui, debido a la delincuencia que afecta las zonas.

Las protestas antigubernamentales en Ecuador entraron en una segunda semana y las tensiones están aumentando entre la policía y los indígenas, que entraron el domingo en la capital del país, Quito.

Indígenas, estudiantes y organizaciones sociales piden al presidente Guillermo Lasso que baje los costos de la gasolina y los productos agrícolas, que revierta la privatización de los servicios públicos y que detenga el desarrollo petrolero y minero adicional, entre otras concesiones.

Lasso ha dicho que está abierto al diálogo, pero ha subrayado que las autoridades no permitirán que los grupos políticos desestabilicen el país.

Los líderes indígenas han impuesto una serie de condiciones para las conversaciones y han advertido que las protestas continuarán hasta que Lasso ceda a sus demandas.

Ecuador se ha visto inundada de masivas protestas que exigen al presidente  Lasso que baje los precios de la gasolina y mayor apoyo a la venta de productos agrícolas, revertir la privatización de los servicios públicos y detener la explotación de petróleo y minería, entre otras.

El país declaró a última hora del viernes el estado de excepción en tres provincias. «Me comprometo a defender nuestra capital y nuestro país», dijo el presidente Lasso en la televisión ese día.

Los indígenas representan alrededor de un millón de los 17,7 millones de habitantes de Ecuador.

A %d blogueros les gusta esto: