Aprenda a insultar con Vicky Dávila

Vicky Dávila llevó a un nuevo nivel la forma de insultar a alguien. Ya el hijueputa, malparido y come mierda, son ofensas obsoletas y carentes de creatividad.

La señora Dávila en su entrevista a Hassan Nassar nos hizo todo un tutorial de como insultar a alguien muy rápido, sin parar y con una gran cantidad de palabras ofensivas creativamente usadas.

Es sorprendente el amplio vocabulario de insultos que maneja Vicky y la rápida capacidad de expresarlos. Ya tiene técnica y parece que tiene mucha experiencia, sólo alguien que ya ha practicado y lo hace frecuentemente tiene tanta elocuencia a la hora de insultar. Ni siquiera se detenía a pensar en el próximo insulto, le salían natural y de corrido.

De todo lo negativo hay que sacar algo positivo, es una premisa que nos dicen siempre para ser optimistas y aprender de situaciones malas. Así que podemos convertir la entrevista de Vicky a Hassan en un tutorial para aprender a insultar, no a modo dummie sino en nivel experto.

Por supuesto, si vas a discutir con alguien y necesitas insultarlo u ofenderlo, que sea en tu vida privada. Este tutorial no es apto para aplicarlo en el trabajo, en lugares públicos, en redes sociales, delante de niños y si usted es periodista, evite aplicar este tutorial en su entorno laboral y en sus productos periodísticos. Nunca utilice lo que Vicky nos enseñó en los anteriores escenarios, no importa cual sea la situación.

Pero no seamos hipócritas, todos alguna vez hemos discutido con alguien o viceversa. Y hemos insultado al sujeto con el que peleamos. Como mínimo se nos a escapado un “idiota” o hasta un “hijueputa”.

No somos Budas en constante namasté. Aunque lo ideal y lo correcto es intentar serlo, seguir ese camino de amor, comprensión, tolerancia y paz interior.

Pero como humanos imperfectos hemos discutido e insultado a alguien y/0 seguramente podrá sucedernos en el futuro y quizás perder el autocontrol. Por eso es útil el tutorial de Vicky Dávila, ella logró insultar a Hassan sin vulgaridades, sin mentar la madre, sin maldecir, no utilizó palabras o expresiones referentes a acciones fisiológicas y sanitarias.

Vicky insultó con términos regionalistas, palabras en desuso y una creativa combinación de adjetivos. Como el objetivo del escrito es aprender a insultar exitosamente sin vulgaridades, voy a darles una gran cantidad de términos nuevos para ofender a alguien con altura y creativamente, quizás el pobre no sabrá que está siendo insultado, porque es posible que no conozca el significado de algunas palabras o expresiones. A continuación, los más relevantes utilizados por Vicky, algunos que yo misma empleo y otros que juiciosamente investigué.

  • VOCABULARIO DE VICKY-

Lamberica Uribista: con estas dos palabras juntas se ofende a alguien de manera multidimensional, en muchos aspectos de su vida personal.

Con Lamberica le está diciendo que es un arrodillado, doble moral, acomodado, sapo lambón, capaz de adular al que sea por mera conveniencia. También una persona pobre de espíritu que lambe la suela del que adula y por lo tanto un hipócrita.

Con Uribista ¡Huy! Es ingresar en territorio complejo y sensible. Para los opositores del innombrable significa:

Primero: bruto, inepto, descerebrado y carente de sentido común, nadie con dos dedos de frente seguiría una figura tan siniestra. Aunque también podría ser alguien demasiado inocente, susceptible y fácil de engañar, porque es muy confiado o en su defecto carece o tiene un débil criterio propio.

Segundo: en el caso que no sea nada de lo mencionado en el primer punto y sea un seguidor de innombrable, sabiendo a cabalidad lo que supuestamente es e hipotéticamente representa, entonces para Vicky y los detractores del Uribismo, sería un ladrón, asesino, siniestro, despiadado, corrupto, egocéntrico, carente de empatía, con ansías de poder insaciables, arribista y casi sectario.

Pero ese insulto también puede usarse desde la otra orilla. Lamberica Petrista. Para los opositores de la Colombia Humano y todo lo que representa, ser Petrista podría significar:

Primero: un izquierdista, bruto, tarado, mamerto, inepto, sólo alguien carente de neuronas puede creer en el comunismo. Un flojo, que todo lo quiere regalado, un ignorante, ordinario, pobretón, corriente, vago, vándalo, bandido y hasta con problemas psiquiátricos.

Segundo: por aquello de la guerrilla, pues también podría significar ser un asesino terrorista.

Desafortunadamente en este país histéricamente polarizado, apoyar a uno o a otro es un insulto y una brutalidad. Señalándose entre sí y despedazándose para defender cada quien, a su bando, desmeritando a los contrarios.

Badulaque: que es un bruto, ignorante, desobediente, llevado de su parecer, “la cabra tira para el monte”, pero esta cabra además de ser necia es bruta.

Lagarto: podría ser un sinónimo de Lamberica, pero lleva otros ingredientes adicionales. Un lagarto es en esencia un arribista consumado, que a punta de lambonería quiere ascender socialmente, dentro de un grupo, en el trabajo o ser aceptado dentro de un grupo social considerado elite dentro de su entorno.

Ser lagarto te convierte en un ser despreciable, porque no lo eres circunstancialmente, el lagarteo es un estilo de vida.

El lagarto es aprovechado, codicioso, “el vivo” del paseo, capaz de sacar ventaja no sólo a punta de hipocresía y lambonería, sino usando también la estafa, mentira, trampa y todo tipo de técnicas siniestras y casi delictivas.

Definitivamente, un lagarto en su máximo nivel termina siendo un delincuente. Los lagartos son peligrosos, cizañeros, venenosos y vengativos.

Tipejo Peludo: es una interesante combinación. Tipejo es una persona, usualmente de género masculino, que es despreciable, no vale nada, pusilánime, fracasado y ordinario. Y el Peludo, pues si lo asimilamos a los hombres peludos de los inicios de la evolución humana, sería entonces un troglodita, neandertal, con un grado de ineptitud e involución irreversible. También un cochino, desaseado y desagradable.

Cobarde Fracasado: ambos adjetivos juntos son explosivos. Es humillante ser una persona carente de valentía, de escasa fortaleza, que huye ante la adversidad, problemas o ante los nuevos retos. Y peor aún es ser un fracasado, alguien ninguneado porque no vale nada, incapaz de hacer algo bien porque carece de talento o capacidades mentales.

“Esta Cosa”: no llamar a alguien por su nombre es un acto de desprecio. Una ninguneada en su máximo nivel. Ser una cosa es no tener valor, ser una basura insignificante, una porquería ambulante e inservible.

Tarzán: para mí no sería un insulto, eso depende de la óptica con la que se mire. La positiva podría ser que es un sobreviviente, valiente, capaz de vencer la adversidad. Recordemos que Tarzán quedo, cuando era bebé, huérfano y abandonado en una selva, pero sobrevivió y salió adelante. También puede significar alguien con una gran fortaleza y habilidades físicas, con una mágica conexión y sensibilidad hacia los animales.

Pero dudo muchísimo que a eso se refiriera Vicky cuando le dijo tarzán a Hassan. Analizando el término desde la óptica negativa, le estaría diciendo nuevamente bruto, debido a la poca capacidad inicial de comunicación que tuvo Tarzán con los humanos. También le estaría diciendo un salvaje ordinario, otra vez le estaría diciendo cochino, no sé si es que Hassan huele mal o qué.

Tarzán a todos les cae bien. Así que la efectividad de este insulto está en discusión.

Archibaldo: no entiendo este insulto. Este personaje de Plaza Sésamo es adorable. Supongo que a Vicky no le gusta Archibaldo, se traumó de niña con él o algo así. Le parecerá feo, en fin… para Vicky ser un Archibaldo es un insulto.

El resto de palabras y expresiones utilizadas por Vicky suelen ser comunes. Sin embargo, aquí se las nombro:

Inepto

Patán

Vergüenza de la profesión

Tipo vergonzoso

Fracasado: varios insultos después ella le dijo cobarde fracasado, supongo que para ser más ofensiva.

Bárbaro

Payaso

Indecente

Hipócrita (utilizada por ambos para ofenderse entre sí)

También lo importante del tutorial en vídeo de Vicky insultando a Hassan es analizar y utilizar sus expresiones corporales, que le dan contundencia a las ofensas. Tal y como la señora Dávila lo hizo:

  1. Tienen que señalar, con el dedo bien firme, casi como si quisieran sacar un ojo.
  2. Mirar de frente, sin titubear, sin bajar la vista, que la furia se vea en los ojos, tratando de obligar al otro a bajar la mirada.
  3. Golpee la mesa bien duro, después de un cobarde fracasado dé un puñetazo en la mesa. En caso de no tener mesa, en la pared, la puerta o lo que tenga cerca. Es para generar miedo, seguramente el insultado pensará, si le contesto me casca.

Tener un amplio léxico es necesario, incluso a la hora de insultar. Yo misma he ido sofisticando y ampliando, con el paso de los años, los términos o expresiones que podría utilizar a la hora de insultar a alguien en una hipotética discusión. Les comparto algunos:

Filipichín de poca monta: es un hombre promedio, físicamente normalito, pero tiene un alma tan desagradable que lo hace ver feo. Es bastante inepto. El Filipichín sabe que es un inepto y se esfuerza porque nadie lo note. Para eso crean super ego, como armadura para protegerse y que no se noten las múltiples inseguridades que lo carcomen.

Y esto empeora su condición de filipichín, se vuelven ridículos, más ignorantes y arrogantes. Los filipichines son muy mediocres, para lo único son buenos es para mover la lengua, sea para chismosear o para lambonear. Tienen por costumbre destruir a las personas que no les agradan a través de chismes, inventando todo lo que puede de ellas. Le gusta destruir la imagen de las personas más inteligentes, capaces y mejores personas que ellos.

Una Brinca Ojo: son mujeres que sale con el primero que les sonríe. Con todo el que le propone tiene un affaire. Todos los hombres le gustan, especialmente los que tienen pareja. Le gusta robarse el marido ajeno, es como un pasatiempo para ellas.

No suelen tener relaciones sentimentales estables, cambian de pareja cada ciclo lunar. Hoy les gusta mucho uno, pero mañana les gusta otro.

Sátiro ridículo: hombre de muy baja estatura, que se cree un conquistador de mujeres, trata de “enamorarlas” a todas las que ve, es desagradablemente morboso. No se da cuenta que además de enano, es muy feo, mal vestido, ordinario y con mal gusto.

Buñuelita: en resumen, es una quita marido. Bastante desvergonzada, que se ponen en “promoción” en épocas festivas cuando abunda el dinero para regalos.

Galán de vereda: un hombre muy feo, tanto por dentro como por fuera, pero que tiene un ego muy elevado y se creen una versión criolla de Keanu Reeves o Brad Pitt. Debido a su ego inflado, imaginariamente piensan que poseen un gran e irresistible encanto. En su mente piensa que todas las mujeres caen rendidas a sus pies. Pero en realidad lo que genera es fastidio, desprecio y burla.

Con moral pitillo o moral relativa: alguien con dudosos valores morales, de doble moral, hipócrita, capaz de hacer el mal, justificando sus acciones a su conveniencia ética del momento.

Cínica San José: una mujer rezandera (no importa la religión profesada), se creen más santas que los santos a los que le rezan, una hostia sagrada e inmaculada. Pero lo grave es que piensan que si pecan y rezan empatan. Por lo tanto, están convencidas de que cualquier pecado, error o daño que le hagan a algo o alguien se arregla rezando, no pidiendo disculpas al perjudicado o enmendando el error sino rezando de rodillas en la iglesia. Rezan y son libres de pecado.

Una Cínica San José piensa que es santa, inmaculada, favorita y escogida de Dios… y los demás somos pecadores impuros con residencia permanente en el infierno.

Caballero de papel de aluminio: hombres que fingen ser buenas personas, príncipes azules o caballeros. Son en realidad unas víboras muy venenosas. Inicialmente son muy respetuosos para ganarse la confianza, pero luego se muestran como son machistas, maltratadores, infieles y demás.

Tiene las neuronas deshidratadas: es una persona inepta, con capacidades mentales casi nulas, tiene la inteligencia en cuidados intensivos en estado vegetativo.

Ridículo Pincher: los perritos de esta raza son brabucones por naturaleza, ladran, gruñen, corretean e intentan atacar. Se creen unos rottweilers, pero son tan pequeñitos que dan mucha risa verlos gruñir. Entonces cuando una persona es un Ridículo Pincher, quiere decir que es un cobarde que se envalentona, finge tener valor y ser peligroso, cuando en realidad no aguanta ni la mitad de una tanda de insultos de Vicky Dávila. Se suele usar también para hombres bravucones de baja estatura.

Santa Marucha: una mojigata que se cree la más digna, pura y santa, cuando en realidad es una desvergonzada, que sale con todo el que le sonríe, rompe parejas e infiel. Aparenta castidad y buen comportamiento.

Una abre fácil: una mujer peligrosamente promiscua.

Baranda de escalera: un hombre peligrosamente promiscuo, manoseado por todas las que pasen. Llenos de virus, bacterias y se puede convertir en una enfermedad.

Papanatas arrodillado: es parecido al lamberica de Vicky. Pero un papanatas es una persona insignificante bueno para nada, común y silvestre, tan poquita cosa que es invisible. Y arrodillado es un lambón, adulador extremo, se convierte en la mascota de quien adula.

Un Patiño: es una analogía de Los Simpsons, específicamente al compañero de Krusty. Ser Un Patiño significa que eres el mejor amigo ridículo de alguien, porque eres útil, usado mas no valorado. Es aquel que anda pegado a una persona, pero que es visto con fastidio, como el lambón y adulador de su Krusty. Es un masoquista que le gusta que lo humillen, desconoce su propio valor, no tiene criterio, no piensa por si mismo y necesita la aprobación de su payaso. Es la remora del tiburón.

Suripanta: mujer despreciable, malévola y ruin.

Analfabeta funcional: alguien que sabe leer, escribir y hablar, pero deficientemente. Puede que haya terminado una carrera universitaria, pero uno no se explica como lo logró. Tiene el cerebro como un coco, lleno de agua.

Eres como la P de Psicólogo: una persona que no aporta nada de provecho, no sirve para absolutamente nada ni de adorno.

Payaso de circo de mala muerte: un ser extremadamente ridículo, en un nivel que causa asombro. Se cree astuto y gracioso, pero en realidad produce lastima, burla y desprecio.

Atolondrado: bruto, idiota e inútil. No es así de nacimiento, elige serlo o va involucionando con el tiempo.

La creatividad e imaginación son muy importantes en la vida de los seres humanos, el mismo Einstein lo decía constantemente. Si usted quiere insultar exitosamente y que quizás el ofendido no sepa ni que responder, aquí les dejo otros términos y expresiones que investigué. Algunos aceptados por la Real Academia de la Lengua, pero que están en desuso y otros son coloquiales.

Zurumbático: alguien lento, tonto y lelo de manera natural. Vino de fabrica así.

Zascandil: un vago o vaga, sin oficio, bueno para nada. De esos que les da pereza trabajar y le sacan a sus padres dinero para montar “emprendimientos”, los cuales todos fracasan o se aburren de ellos. Conozco muchos zascandiles. Hoy quieren ser joyeras, mañana diseñadoras de moda, nutricionistas empíricas, un día amanecen con que quieren ser profesoras de baile.

El viernes montan una tienda de variedades, luego una boutique de ropa, más tarde venden juguetes sexuales, después descubren que quieren ser modelos, al día siguiente descubren que son animalistas y quieren ser veterinarias. No saben que hacer con su vida, ni quieren saberlo, son como una veleta pérdidas y sin rumbo. Y lo peor es que les gusta serlo.

Petimetre: sin personalidad. Que siguen las modas ciegamente, aparentadores. Todo lo tienen que comprar de marca o sufren crisis existenciales, dejan de ser gente sino usan cosas de marca. Son ostentosos, algunos al estilo narcotraficante. Su expresión corporal es potiza y fabricada. Sonrisa falsa, selfis planeadas para aparentar absoluto éxito y felicidad a niveles de nirvana.

Mangurrián: un salvaje, corriente, ordinario y poco civilizado.

Crapuloso: un soberano sinvergüenza.

Caracunda: una persona muy anticuada y extremadamente conservadora.

Cagalindes: un completo cobarde.

Bultuntún: habla sandeces de manera constante, todo lo que sale de su boca carece de sentido, habla puras estupideces.

Mentecato: un idiota, demasiado tonto que asombra.

Deslenguado: una persona muy descarada y sinvergüenza.

Espero que les haya servido este pequeño tutorial. Si conoce diferentes, nuevos y creativos insultos, por favor compártalos en los comentarios, seguramente serán útiles para alguien.

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: