Apps y autocontrol: ¡A no exagerar!

Hoy en día las apps pueden medir cualquier cosa: desde la cantidad de pasos que damos hasta las fases del sueño y…¡las emociones! Todas prometen una vida más saludable y un mayor bienestar.

”La auto-optimización puede generar estrés si uno está permanentemente midiendo y evaluando si vive de un modo sano”, advierte Iris Hauth, miembro del directorio de la Asociación Alemana de Psiquiatría y Psicoterapia, Psicosomatismo y Neurología.

Las aplicaciones que cuentan los pasos que damos, miden el pulso y el tiempo y documentan los éxitos o fracasos de nuestro entrenamiento están tan difundidas como las herramientas que monitorean el sueño. Es más, existen sensores que miden el humor y proponen dar impulsos de pensamientos positivos cuando detectan momentos críticos. ¿Podemos confiar en estas propuestas?

”Puede decirse que forman parte de un intento de ‘objetivizar’ estados emocionales”, comenta Iris Hauth. Las aplicaciones intentan reconocer cómo está una persona monitoreando marcadores biométricos como la transpiración, la actividad motriz, la resistencia de la piel y las pulsaciones. “Traducir esos estados, interpretarlos bien y ponerlos en contexto es un desafío que también se plantea la ciencia”, explica la especialista.

Hauth opina que la utilización de ese tipo de apps “puede ayudar para promover la salud y combatir el estrés, pero que por el momento existen muy pocos resultados que demuestren realmente su utilidad”.

dpa

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: