Alimentos y IVta. Revolución Industrial (I)

El G20 (grupo de países líderes mundiales), se enfocará en el próximo encuentro de fines de este año, y a propuesta del país organizador (Argentina), al examen del futuro del Trabajo y lo que implica pensar en una Educación que brinde la igualdad de Oportunidades, Infraestructura para el Desarrollo y un futuro Alimentario disponible.

Alfredo Oliveros. Egresado como Contador Público de: Universidad de la Rep. del Uruguay y Universidad de Buenos Aires (Argentina). Master en Economía Internacional de la Universidad de Belgrano (Argentina). Docente en Economía en distintas Universidades de América Latina. Contratado como asesor por distintos Gobiernos de América y asesor de distintos programas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo)

La Revolución Industrial está cambiando la forma en que cultivamos, compramos y elegimos lo que comemos. O sea, los alimentos, Nos lo señala Juergen Voegele Director Senior del Banco Mundial, del cual extraemos los siguientes comentarios, por su proyección en la vida del Mundo.

La tecnología ha revolucionado la agricultura a intervalos regulares, desde la invención del arado tirado por bueyes en el antiguo Egipto, hasta el primer tractor a gasolina de principios del siglo XX, En la década de 1960, se empezó a desarrollar la llamada Revolución Verde, que consistió en la siembra de variedades de semillas de alto rendimiento, al igual que: fertilizantes químicos y pesticidas,

En 2017, una granja robótica en el Reino Unido hizo su primera cosecha, totalmente a máquina. Vehículos autónomos sembraron, fertilizaron y cosecharon cinco toneladas de cebada. Las tecnologías digitales, en la Agricultura, tendrán una cobertura considerable en todo el mundo. Llegó la Cuarta Revolución Industrial, pero subsisten problemas en el Consumo.

En enero del 2018, un informe del Foro Económico Mundial, desarrollado en colaboración con McKinsey & Company identificó 12 sectores de tecnología emergente, que tienen el potencial de tener éxito en varias dimensiones del sistema alimentario. Podrían cambiar la forma de demanda de alimentos, a través de considerar proteínas alternativas y nutrición personalizada.  Sería, por ejemplo, promoviendo los vínculos a lo largo de la cadena de valor de los alimentos, Utilizando: Big Data, Internet de las cosas y Trazabilidad habilitada con cadena de bloques. Formando sistemas de producción, mediante sensores de agua, modificación genética y otros avances científicos que hagan que la agricultura sea de mayor rendimiento.

Aunque las innovaciones transformarán un sector pero que se caracteriza en demasiadas partes del mundo por la Pobreza y el Desperdicio. Pero el potencial de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial para promover el desarrollo sostenible en las zonas rurales no puede omitirse. Aunque la producción mundial de alimentos se cuadruplicó entre 1960 y 2010, en gran parte gracias a la tecnología y la expansión del comercio, esto no dio lugar a mejores resultados para: los productores de alimentos, los consumidores o el medio ambiente. Los agricultores se encuentran cada vez más en un equilibrio de alto volumen y bajo precio, donde las ganancias que podrían sacarlos de la pobreza se ven parcialmente erosionadas por los precios más bajos asociados con el aumento de la oferta.

Algunas de las tecnologías, especialmente aquellas que automatizan las tareas rutinarias, en la producción de alimentos, pueden desencadenar pérdidas de empleo. Los gobiernos deben crear condiciones que permitan a los productores de alimentos introducir las innovaciones, ayudando con mejores servicios a los ciudadanos. Se requiere: Oportunidades, Educación, Infraestructura para el Desarrollo y un futuro Alimentario disponible.                                       (Seguiremos con estos temas en la próxima entrega)

Cuéntanos lo que piensas

A %d blogueros les gusta esto: